Traducido por el equipo de Sott.net

El presidente ruso ha confirmado el lanzamiento de una gran operación contra las infraestructuras ucranianas en respuesta al ataque del puente de Crimea
Putin

10 de octubre de 2022. El presidente ruso Vladimir Putin celebra una reunión operativa con los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la Federación de Rusia por videoconferencia.
El presidente ruso, Vladimir Putin, ha advertido que cualquier nuevo ataque "terrorista" ucraniano en suelo ruso será respondido con una importante operación militar. Se pronunció después de que una oleada de misiles impactara en Ucrania el lunes por la mañana.

Putin confirmó que las tropas rusas llevaron a cabo "ataques masivos con armas de precisión de largo alcance contra objetos ucranianos de energía, y de control y comunicaciones militares". La respuesta se produjo dos días después de que una explosión dañara el estratégico puente de Crimea, cuya responsabilidad fue reivindicada por las autoridades de Kiev.
"Si hay más intentos de llevar a cabo ataques terroristas en nuestro suelo, Rusia responderá con firmeza y en una escala correspondiente a las amenazas creadas contra Rusia", añadió Putin.
A primera hora del día, múltiples regiones de Ucrania fueron objeto de ataques con misiles, con al menos 11 instalaciones de infraestructura clave dañadas, según el primer ministro ucraniano Denis Shmygal. Putin declaró que Rusia estaba tomando represalias por una serie de intentos de atacar infraestructuras rusas que se han atribuido a Kiev.

Entre otras cosas, Ucrania ha dañado las líneas eléctricas de alta tensión que transmiten la electricidad generada por la central nuclear de Kursk, ha intentado sabotear el gasoducto TurkStream y está detrás de la explosión del sábado que dañó el puente de Crimea, declaró Putin.

"El régimen de Kiev lleva mucho tiempo utilizando métodos terroristas", dijo el presidente ruso, citando como ejemplos de estas acciones los asesinatos selectivos de personalidades, el bombardeo indiscriminado de ciudades de Donbass y de la central nuclear de Zaporozhye.

"De facto, el régimen de Kiev se ha puesto a la altura de los grupos terroristas internacionales, los más odiosos. Dejar tales crímenes sin respuesta se ha convertido en algo imposible", subrayó, antes de confirmar que Rusia había atacado infraestructuras ucranianas.

Además de culpar a Ucrania de la serie de ataques a infraestructuras rusas, Putin mencionó la inutilización de los gasoductos submarinos Nord Stream. Dijo que las naciones europeas impedían a Rusia investigar el sabotaje y reiteró que "todos conocemos bien al beneficiario final de ese crimen."

Putin hizo estas declaraciones mientras presidía una reunión del Consejo de Seguridad Nacional de Rusia.

El sabotaje de las líneas eléctricas conectadas a la central nuclear de Kursk fue denunciado a mediados de agosto. Según la agencia de seguridad rusa, el FSB, agentes ucranianos lanzaron una serie de ataques y derribaron seis torres de transmisión, poniendo en peligro el suministro de energía a la región fronteriza de Kursk y a otras partes de Rusia.

El intento de destruir la infraestructura energética rusa utilizada para suministrar hidrocarburos a Türkiye y al sur de Europa fue denunciado por el FSB el mes pasado. A diferencia de los incidentes en la región de Kursk, se capturó al posible saboteador y se reunieron pruebas de que el sospechoso estaba cumpliendo las órdenes de Ucrania, según las fuerzas del orden.

La explosión del sábado en el puente de Crimea, un enlace clave entre la península y la Rusia continental, mató a varios civiles y derrumbó parcialmente la parte del puente utilizada por los vehículos. Aleksandr Bastrykin, jefe del Comité de Investigación ruso, informó a Putin el domingo de que Ucrania estaba detrás del crimen, y el líder ruso coincidió en que no había "ninguna duda" al respecto.