Traducido por el equipo de Sott.net

En una rara expresión de unidad entre figuras de la coalición y de la oposición, el ministro de Defensa, Benny Gantz, y el líder de la oposición, Benjamin Netanyahu, expresaron el martes su falta de voluntad para modificar la política de Israel de no enviar equipos de defensa a Ucrania.
Gantz Netanyahu
© Amos Ben Gershom/GPO
El ministro de Defensa Benny Gantz y el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu
Tel Aviv • May 1, 2021
"No estamos vendiendo armas a Ucrania", dijo Gantz a la emisora de radio ultraortodoxa Kol Chai, señalando en cambio la ayuda humanitaria que Israel ha estado proporcionando, y prometiendo continuar con tales envíos meses después de la invasión rusa de Ucrania.

Gantz también subrayó que Israel no había vendido armas al país anteriormente.

Yevgen Korniychuk, embajador de Ucrania en Israel, dijo el martes al periódico Maariv que Gantz había cancelado inesperadamente una esperada llamada con su homólogo ucraniano, Oleksii Reznikov, sin ninguna explicación a principios de esta semana. Korniychuk añadió que Ucrania estaba "decepcionada" por la medida, y que no creía que los funcionarios de su país fueran a hablar con el ministro de Defensa en adelante.

Sin embargo, el primer ministro Yair Lapid y el ministro de Asuntos Exteriores ucraniano Dmytro Kuleba tienen previsto hablar por teléfono el jueves, según informan varios medios de comunicación hebreos. Korniychuk dijo que Ucrania estaba sorprendida por la llamada telefónica programada, dadas las próximas elecciones y el papel de Lapid como primer ministro.

Mientras tanto, en una entrevista con MSNBC el martes, Netanyahu elogió el enfoque "prudente" del gobierno de coalición hacia Ucrania, destacando la absorción de refugiados por parte de Israel y otras iniciativas humanitarias. También se refirió a la preocupación israelí por la venta de armas a Ucrania.

"En la cuestión de las armas siempre existe la posibilidad -y esto ha ocurrido una y otra vez- de que las armas que suministramos en un campo de batalla acaben en manos iraníes y se utilicen contra nosotros. Las fuerzas respaldadas por Irán en los Altos del Golán suelen utilizar armas de fabricación israelí en los enfrentamientos con el Estado judío".

Netanyahu añadió que temía que se produjera este tipo de contagio si Israel vendía armas a Ucrania, y que la postura "circunspecta" de la coalición de no vender armas a Ucrania era "importante".

El ex primer ministro también añadió que temía que la invasión rusa de Ucrania pudiera convertirse en un conflicto nuclear potencialmente mundial, en lo que describió como un "umbral que no se ha cruzado en 77 años".

Anteriormente, el martes, Kuleba dijo que su país planea presentar una petición formal a Israel solicitando asistencia inmediata en materia de defensa aérea, un día después de que Moscú atacara con drones sitios de energía e infraestructura en toda Ucrania.

Desde los primeros días de la invasión, altos funcionarios ucranianos han pedido a Israel que envíe sus sistemas de defensa antimisiles, especialmente la Cúpula de Hierro, en discursos públicos y en conversaciones privadas con responsables de la toma de decisiones en Jerusalén.

Israel ha rechazado repetidamente las peticiones de Kiev de armas defensivas, concretamente los sistemas de defensa antimisiles que podrían utilizarse para rechazar los ataques aéreos rusos, a pesar de expresar su simpatía por la situación del país.

El ministro de Asuntos de la Diáspora, Nachman Shai, dijo a principios de esta semana que creía que Israel debería enviar armamento a Ucrania, en una opinión que no comparten la mayoría de los responsables del gobierno.

El jueves pasado, Korniychuk expresó su consternación por el hecho de que Israel no haya reconsiderado su postura sobre la guerra, a pesar de llevar siete meses solicitándolo.

"Nos dicen que están considerando la posibilidad, pero son un país democrático y la decisión la ha tomado el gabinete de defensa", dijo.