"El mundo se enfrenta a una "crisis de profundidad y complejidad sin precedentes", sostiene el organismo.
Energia
© Stimmungsbilder1 / Legion-Media
Imagen ilustrativa.
Es posible que las exportaciones rusas de energía nunca vuelvan al mercado energético debido a las sanciones occidentales impuestas en respuesta a la operación militar de Rusia en Ucrania, según el informe 'World Energy Outlook' publicado el jueves por Agencia Internacional de la Energía (AIE).

Para septiembre de 2022, los suministros de gas ruso a la Unión Europea se han reducido en un 80 % en comparación con los últimos años, de acuerdo al informe.

"Todos los lazos comerciales de Rusia con Europa basados en combustibles fósiles se habían visto socavados, en última instancia, por las ambiciones netas cero de Europa [...]. Ahora, la ruptura se ha producido a una velocidad que pocos imaginaban posible", indica la agencia. "Las exportaciones rusas de combustibles fósiles nunca volverán, en ninguno de nuestros escenarios, a los niveles vistos en 2021", asegura.

Además, recuerda que Moscú ha sido el mayor exportador mundial de combustibles fósiles, pero el corte del suministro del gas ruso a Europa y las sanciones del bloque comunitario a las importaciones de petróleo y carbón del país euroasiático "están cortando una de las principales arterias del comercio mundial de energía".

En general, según la agencia, el mundo se enfrenta a una "crisis de profundidad y complejidad sin precedentes" en términos de energía, mientras que ya se produce una "profunda reorientación del comercio internacional" de recursos energéticos. Además, el informe sostiene que los países europeos podrían verse obligados a acelerar su transición hacia "fuentes de energía limpias", ya que la energía solar y eólica se consideran menos vulnerables a las crisis políticas y las sanciones.

EE.UU. exporta volúmenes récord de petróleo

Mientras tanto, Washington está exportando cantidades récord de petróleo y asumiendo un papel cada vez más importante como proveedor mundial en medio de la crisis energética global, informó esta semana Financial Times.

La semana pasada, las exportaciones estadounidenses de petróleo y derivados alcanzaron los 11,4 millones de barriles diarios, la cifra más alta jamás registrada. Según el diario, uno de los factores que provocaron la crisis energética global fueron las sanciones impuestas por Occidente contra Rusia.

Perspectivas para 2023

En este contexto, el director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol, afirmó a principios de octubre que la crisis energética puede agravarse aún más en 2023, después de que Europa agote sus reservas durante el invierno.

"Con las reservas de gas hasta casi el 90 %, Europa sobrevivirá al próximo invierno con solo algunos golpes, siempre que no haya sorpresas políticas o técnicas", dijo. El problema, sin embargo, podría agravarse en febrero o marzo, cuando haya que volver a llenar los almacenes después de que el consumo durante el invierno haga disminuir las reservas hasta el 25 % o el 30 %.

Mientras tanto, otro informe reciente de BloombergNEF advierte que Europa no puede confiar en el gas de EE.UU. para cubrir la escasez de entregas rusas. A pesar de que los suministros estadounidenses representan el 40 % de las importaciones europeas de gas natural licuado, solo compensarán parcialmente un déficit que será aún más "notable" el próximo año.