El mandatario afirmó que Washington no satisface todas las solicitudes armamentísticas de Kiev.
Joe biden
© Susan Walsh / AP
El presidente de EE.UU., Joe Biden, durante una rueda de prensa en la Casa Blanca, el 9 de noviembre de 2022.
Comentando el anuncio del repliegue de las tropas rusas de la orilla derecha del río Dniéper en la provincia de Jersón, el presidente de EE.UU., Joe Biden, ha afirmado este miércoles que queda por ver si Ucrania "está dispuesta a comprometerse con Rusia".
"Me parece interesante que [los rusos] hayan esperado hasta después de las elecciones [intermedias] para hacer ese juicio, que sabíamos desde hace tiempo que iban a hacer, y es una prueba del hecho de que tienen algunos problemas reales", declaró el mandatario.
El repliegue de la orilla derecha del río Dniéper, donde se ubica la ciudad de Jersón, fue propuesto por el comandante de la Agrupación Conjunta de Tropas rusas, Serguéi Surovikin. El alto militar explicó que la ciudad y los asentamientos aledaños no pueden abastecerse por completo debido a los constantes bombardeos ucranianos y propuso formar una posición defensiva en la margen izquierda del río. El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, aceptó la propuesta y ordenó empezar la retirada.

La provincia de Jersón, la mayor parte de la cual fue tomada bajo control por los militares rusos a principios de marzo, poco después del inicio del operativo militar en Ucrania, pasó a formar parte de Rusia a finales de septiembre, junto con las dos repúblicas del Donbass y la provincia de Zaporozhie, tras la celebración de referéndums de adhesión en estos territorios.

"Hay muchas cosas que Ucrania quiere, pero no las hicimos"

En cuanto al futuro de la ayuda a Ucrania, el inquilino de la Casa Blanca espera que los republicanos y los demócratas, independientemente de los resultados finales de las elecciones, se atengan al enfoque bipartidista que han seguido hasta ahora.

Paralelamente, destacó que Washington no satisface todas las solicitudes armamentísticas de Kiev, como la creación de una zona de exclusión aérea o el suministro de lanzamisiles HIMARS con proyectiles de largo alcance.

"Por cierto, no hemos dado a Ucrania un cheque en blanco", comentó el mandatario en referencia a las declaraciones del líder republicano en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, quien dijo el mes pasado que su partido no escribiría "un cheque en blanco" a Kiev de hacerse con la mayoría en la Cámara Alta.
"Hay muchas cosas que Ucrania quiere, pero no las hicimos. Por ejemplo, me preguntaron mucho si proporcionaríamos aviones estadounidenses para garantizar los cielos de Ucrania. Dije 'no', no vamos a hacer eso, no nos vamos a meter en una tercera guerra mundial, enfrentándonos a los aviones rusos y participando directamente", remarcó.

Posible canje de prisioneros

Entre otros temas relacionados con Rusia, Biden se refirió a un posible canje de prisioneros que incluiría a la baloncestista estadounidense Brittney Griner, condenada en el país euroasiático a 9 años de cárcel por contrabando de aceite de cannabis.

El mandatario precisó que Washington ya ha tenido discusiones con Moscú al respecto y expresó su esperanza de que las autoridades rusas estarán interesadas en tratar el asunto "más específicamente" tras la finalización de las elecciones intermedias. "Mi intención es llevarla [a Griner] a casa. Estoy decidido a traerla a casa sana y salva, junto con otros, debo añadir".

En julio, se reportó que la Casa Blanca ofreció al Kremlin intercambiar a Griner junto con Paul Whelan, un exmarine sentenciado por espionaje, por el ciudadano ruso Víktor Bout, acusado de tráfico de armas y condenado en 2012 a 25 años de cárcel en EE.UU.