Son las víctimas olvidadas del temporal.

La sucesión de borrascas que estamos padeciendo en el norte de la Península ibérica, asociadas a fuertes marejadas, está causando importantes desperfectos en las localidades costeras. Pero mar adentro las cosas no están mucho mejor.
Imagen
© David Álvarez
Varios álcidos recogidos ayer mismo en Xagó.
Los temporales en la mar están arrastrando a muchas aves marinas a la costa y los cadáveres de algunas especies, como araos, alcas o frailecillos, empiezan a aparecer en grandes cantidades en nuestras playas.

Imagen
© David Álvarez
Arao nadando dentro del puerto del musel, en Xixón.
Estas aves se reproducen en el norte de Europa y durante los meses de invierno llegan a nuestras aguas, aunque son pocos los que se aproximan a la costa en condiciones normales,comparados con los que pasan esos meses mar adentro. En esa zona, en el límite de la plataforma continental, encuentran el alimento necesario hasta que retornen a sus colonias de reproducción.

Ayer viernes, hice una inspección costera en la playa de Xagó (Gozón) y pude localizar los cadáveres de 7 araos y 1 alca, a los que hay que sumar los 20 araos encontrados unos días atrás. Ninguno de ellos tenía manchas de fuel, como suele ocurrir tras las mareas negras, pero todos estaban extremadamente delgados. La falta de alimento o la dficultad para conseguirlo hace que estas aves se debiliten en exceso, además, producen menos grasa necesaria para impermeabilizar su plumaje, por lo que acaban empapados y llegan a morir de hipotermia.
Imagen
© David Álvarez
Arao muerto en la playa de Xagó (Gozón).
Es difícil calcular la cantidad de aves que habrán muerto durante este mes, pero seguramente muchos miles, ya que hay que tener en cuenta que sólo se contabilizan una mínima parte de todos las víctimas, como ocurrió después del vertido del Prestige. Sólo en las costas francesas se han recogido 5000 cadáveres de aves marinas en las últimas semanas, la mayoría frailecillos. Aunque la LPO llega a la conclusión de que la mayoría de las muertes pueden ser debidas a las condiciones climáticas, tampoco descartan que parte de las muertes se deban al accidente del carguero Luno, que se partió en dos frente a Bayona el 5 de febrero, vertiendo 15 Tm de fuel a la mar.

Tampoco es fácil predecir el efecto de esta mortalidad masiva sobre la dinámica poblacional de estas especies. De los 7 araos que encontré en Xagó, 4 eran adultos y 3 jóvenes y teniendo en cuenta la baja natalidad de los álcidos, ya que sólo ponen un huevo en cada temporada de cría, la muerte de adultos reproductores podría afectar gravemente a sus poblaciones.

Colaboración ciudadana

La mayoría de las aves marinas, entre ellos los álcidos, son especies protegidas. Si alguien encuentra una de estas aves vivas en tierra lo mejor es avisar al 112 y explicarles el caso para que la recojan y la intenten recuperar, aunque es muy dificil.

Otra manera de colaborar es participar en las Inspecciones Costeras de aves orilladas (ICAO), que forman parte del proyecto europeo FAME, que en España coordina SEO/Birdlife. Básicamente se trata de recorrer una playa apuntando las aves orilladas que se encuentran. Para ello hay unas fichas que os podéis descargar en este enlace de la COA y se deben rellenar para enviarlas al coordinador del grupo. Una vez rellenada la ficha, se deben retirar los cadáveres y tirarlos a un contenedor de basura para evitar conteos dobles. Lo más indicado sería realizarles una autopsia para conocer las causas de la muerte, pero como siempre, para eso se necesita la implicación de las autoridades competentes, lo que no ocurre actualmente.

Para identificar a las distintas especies de álcidos, así como para determinar su edad, se puede descargar este documento, en el que se indican los rasgos claves para distinguirlos.