Pedro Sánchez ha renovado este miércoles el apoyo del PSOE al Gobierno frente al órdago independentista en Catalunya, un día después de que el 'president' de la Generalitat, Carles Puigdemont, compareciera en el Parlament para anunciar que dejaba en suspenso la declaración unilateral de independencia (DUI).
© Archivo
Para el líder socialista, el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ha tomado la decisión adecuada al requerir, como paso previo a la posible aplicación del artículo 155 de la Constitución, al Govern para que explicite si el martes llegó o no a promulgar la secesión de la autonomía. Pero Sánchez ha insistido en que la respuesta no se puede quedar ahí. Ahora, ha dicho, es el momento de impulsar la reforma de la Carta Magna.


Comentario: La última vez que PP y PSOE se pusieron de acuerdo en reformar la Constitución fue para vender la soberanía de España a los intereses extranjeros (artículo 135). Así que tiemblen con lo que pueda pasar ahora. Y no esperen un debate público, ni que esta reforma sea votada por todos los ciudadanos.


Y lo más importante: Rajoy, hasta ahora reacio a dar este paso, ha accedido a explorar la modificación de la ley fundamental.


Comentario: ¿Qué intereses foráneos están detrás de este cambio de actitud en Rajoy? ¿Hacia dónde quieren dirigir España?




"El PSOE siempre va a estar con el Estado de derecho frente a la quiebra constitucional, siempre va a estar en una respuesta proporcional. Pero nosotros consideramos que la mejor manera de defender la Constitución es también su reforma", ha señalado Sánchez en rueda de prensa tras la reunión de la ejecutiva del PSOE.
El debate sobre la actualización de la Carta Magna tendrá dos fases. Primero, la comisión parlamentaria para la evaluación y modernización del Estado autonómico, ya constituida a propuesta del PSOE. El organismo se pondrá a trabajar desde la semana que viene o la siguiente durante seis meses. Después, se activará la subcomisión constitucional, donde se abordará a fondo la reforma. "Hemos compartido que ha llegado la hora de que impulsemos la reforma de la Constitución", ha dicho el líder socialista, satisfecho por haber logrado atraer a Rajoy a su terreno.

La interpretación del 155

Al mismo tiempo, el Gobierno recibe a cambio el apoyo del PSOE para activar el artículo 155 de la Constitución, que permite suspender competencias de la autonomía, una iniciativa con la que el principal partido de la oposición se había mostrado hasta ahora crítico. "Es evidente que se está activando el 155. El PSOE tiene una interpretación del 155. Se la he trasladado al presidente del Gobierno y espero que la tenga en cuenta", ha continuado Sánchez, sugiriendo que era partidario de una respuesta laxa que no ha querido concretar. "Cada cosa a su tiempo", ha dicho. Lo que sí ha dejado claro es que la responsabilidad de lo que ocurra será todad de Puigdemont. "En función de lo que responda, será él el responsable de los mecanismos que active el Estado", ha argumentado.
"Lo que ocurrió el martes en el Parlament fue una ceremonia del absurdo. Pero es verdad que la sociedad respiró aliviada. Aparentemente al menos, la amenaza de la declaración unilateral de independencia quedaba aparcada por parte del bloque soberanista. Empatizamos con el sentir de millones de españoles y catalanes que se fueron anoche a la cama tranquilos. Pero la situación corre el riesgo de quedarse aún más empantanada, porque lo que el bloque soberanista busque sea un poco más de tiempo para imponer su proyecto. Por eso comparto con Rajoy la necesidad de que Puigdemont aclare lo que dijo", ha continuado el líder de la oposición.
Poco antes, en una comparecencia sin preguntas, Rajoy había señalado que ante la "deliberada confusión sobre la entrada en vigor" de la presunta DUI, se necesitaba una aclaración. El presidente del Gobierno no ha explicado cuánto tiempo concede a Puigdemont para que le traslade una respuesta, y en función de eso activar o no el precepto de la Carta Magna, pero según el presidente del PP catalán, Xavier García Albiol, el margen será de "cinco días", plazo que la Moncloa no confirma. Rajoy, en principio, lo aclarará este miércoles por la tarde, durante su comparecencia sobre la situación en Catalunya.

También el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha aplaudido el tono empleado y las decisiones del jefe del Ejecutivo. "Valoro mucho la prudencia y la mesura de la declaración de Mariano Rajoy. Espero que la respuesta a su requerimiento esté a la misma altura", ha escrito Iceta en su cuenta de Twitter. Según Sánchez, "si ha habido algo durante estos meses ha sido una absoluta coordinación entre el PSOE y el PSC".