La utilización de la capacidad instalada en la industria de Argentina se redujo al 56,2% en el último mes de enero, según un informe difundido este martes por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), que depende del Gobierno nacional.
La planta de gas Malvinas del Consorcio Camisea, liderado por la compañía argentina Pluspetrol, Cuzco, Perú.
© Enrique Castro-Mendivil / Reuters
La planta de gas Malvinas del Consorcio Camisea, liderado por la compañía argentina Pluspetrol, Cuzco, Perú.
Se trata del nivel más bajo desde julio del 2002, y expresa la abrupta caída de la producción industrial en ese país sudamericano, que había registrado en diciembre del 2018 una bajaba del 14,2%.

En cuanto a la capacidad industrial utilizada, el indicador de enero resultó 5,4 puntos porcentuales inferior al registrado en el mismo período del 2018 y un 0,4% menos que en diciembre pasado.

De acuerdo al Indec, de los doce sectores manufactureros, casi la mitad utilizó menos del 50% de sus instalaciones productivas, siendo la industria automotriz uno de los rubros más afectados, con un nivel de actividad de apenas el 15,7%, y la textil, con solo un 31,4%.

Otros sectores que en enero registraron niveles inferiores al promedio general de utilización de su capacidad instalada fueron la metalmecánica, con un 38,4%; y productos de caucho y plástico, con el 48,4%.

La economía de Argentina se contrajo un 2,6% el año pasado, la peor caída desde el 2009, de acuerdo a cifras oficiales difundidas por el INDEC.

Se trata de la peor contracción de los últimos diez años, y estuvo empujada por algunos efectos negativos vinculados a la crisis cambiaria, las altas tasas de interés y una fuerte retracción del consumo.

También se registró un índice de inflación del 47,6 %, el más alto desde 1991.