Bienvenido a Sott.net
sab, 14 dic 2019
El Mundo para la Gente que Piensa


Eye 2

Stalin, el gran delincuente. Los caracterópatas en el génesis del mal

Este artículo está basado en extractos del comentario de libro intitulado "Stalin, el gran delincuente", de Anthony Beevor, Daily Telegraph

Imagen
© Desconocido
El historiador Anthony Beevor elogia en esta reseña la investigación de Simon Sebag Montefiori, quien acaba de publicar su segundo texto sobre el dictador soviético, acerca de su juventud. En él se recuerda un episodio en que Stalin dice: "Mi mayor placer es escoger una víctima, preparar un plan minucioso, llevar a cabo la venganza y luego ir a la cama".

El libro "Young Stalin" (el joven Stalin) es la precuela de La Corte del Zar Rojo, un evento excepcional en el negocio de las biografías. (...) El Joven Stalin es apasionante. La prosa es un poco asfixiante a veces, pero la investigación de Simon Sebag Montefiore, especialmente en los archivos Georgianos, es brillante. El libro ofrece una riqueza de detalles serios y grotescos, creando un retrato memorable de uno de los monstruos más grandes del siglo XX.

Vale la pena citar el resumen de Montefiore sobre los constrastes de este ganster revolucionario: "Inspirado por un hambre de aprender y el instinto de enseñar, él estudió fervientemente novelas e historia, pero su amor por las cartas era abrumado por su ambición por mandar y dominar, derrotar a sus enemigos y vengar los desaires. Paciente, calmado y modesto, él podría ser al mismo tiempo un vanidoso, agresivo e irritable, con arrebatos de crueldad (que cambiaba) de un momento a otro...".

Eye 1

Más allá de la locura

Traducido por C.N.

Imagen
© sanfranciscosentinel.com
Solíamos llamarlos psicópatas, esas criaturas que aparecieron en nuestro planeta con forma humana, pero que no son seres humanos.

Notamos que son amorales. Eso debió darnos una pista.

Notamos que no SIENTEN. Eso debió instruirnos.

Notamos que no tienen corazón. Eso debió activar las alarmas.

Estas criaturas carecen de los elementos que distinguen al ser humano. No muestran conexión ni entendimiento con lo que llamamos "moralidad", "honestidad", "decencia", "juego limpio", etc. Carecen de la facultad que llamamos "empatía". Carecen de lo que llamamos "introspección".

La humanidad ha pasado siglos tratando de entender a estas criaturas como alguna forma del ser humano. Todo en vano. No sólo en vano, sino que a un costo en curso enorme para nuestra civilización. Estas criaturas no son seres humanos equivocados. Son una especie diferente... dedicado al asesinato de los valores humanos... como un preludio al asesinato de seres humanos... por ejemplo, la táctica usada por Nazis, pasada y presente.

Heart - Black

Contexto: El sol negro de la psicopatía

El Sol negro: un psicópata en la familia

Imagen
© astroinfo.org
La familia básicamente es un sistema. Y todo sistema que permanece es porque de alguna manera beneficia a sus miembros.

Por suerte, la mayoría de los psicópatas demuestra su psicopatía por fuera de la familia. A tal punto que muchas veces la familia ni se entera de las actividades psicopáticas del individuo. Tienen familia pero no descargan la psicopatía en ella. Un porcentaje escaso lo hace dentro de la familia.

Hace poco consultó una señora que había estado casada 25 años y hacía 2 años que estaba separada. Quería saber que pasó con ella que en 27 años no se enteró que estaba con un psicópata. Lo descubrió por azar. En un momento revisó algunas cosas de la casa que compartió con este hombre y encontró una caja llena de fotografías de mujeres adolescentes en actitudes eróticas con él. Él siempre andaba con una cámara fotográfica, pero ella tomó esto como un hobby inocente. De vez en cuando él salía a cazar con unos amigos. Investigó a estos amigos y se dio cuenta que todos participan de la misma perversa afición. Dice que con ella un par de veces él intentó tomar fotografías en posturas especiales, y por eso las reconoció cuando vio las fotos, eran las mismas posturas. Se preguntaba cómo no pudo detectar la psicopatía. Fuera de esto, era hombre trabajador, buen padre, etcétera.