Bienvenido a Sott.net
mar, 24 ene 2017
El Mundo para la Gente que Piensa

La Ciencia del Espíritu
Mapa

Headphones

Vivimos en la Era de la Ignorancia : ¿Por qué los jóvenes son cada vez más ignorantes?

Un destacado poeta y profesor universitario ha notado una preocupante tendencia: los jóvenes que llegan a la universidad cada vez saben menos

© Reuters / Mike Segar
En un efusivo artículo de 2012 publicado en el New York Review of Books el poeta Charles Simic declaraba que estamos viviendo en la Era de la Ignorancia. Desencantado por las manifestaciones culturales de su país, donde en algún momento el grueso de la población llegó a creer que Saddam Hussein había sido responsable de los ataques del 11 de septiembre o que Obama era musulmán, Simic denunció lo que considera es una "rebelión de mentes opacas en contra de la inteligencia", por lo cual es acertado concluir "con Sidney Hook que la estupidez es una de las grandes fuerzas de la historia", todo lo cual es bastante conveniente para la clase política que "resiente a todo aquel que muestra la habilidad de pensar de manera seria e independiente".

Lo que más me llamó la atención de leer el artículo de Simic, un destacado poeta amigo de Octavio Paz, es su diagnóstico puntual, basado en su observación como profesor universitario de literatura, de que los jóvenes son cada vez más ignorantes, pasan de la escuela a la universidad sin estar preparados y sobre todo adoleciendo en conocimientos de historia. Esto mismo lo detecta Rushkoff en cierta forma en su libro Present Shock: inundados por enormes cantidades de información noticiosa, perdemos las noción de las grandes narrativas, de la continuidad del tiempo y la memoria. Todo es un perpetuo y atiborrado "ahora". Simic escribe sobre la notable carencia que tienen los jóvenes de las grandes ideas de otros tiempos:
Hemos necesitado muchos años de indiferencia y estupidez para hacernos tan ignorantes como somos hoy. Cualquiera que haya enseñado en una universidad los últimos 40 años, como yo lo he hecho, puede decirte que los estudiantes que salen de la preparatoria cada año saben menos. Primero fue desconcertante, pero ya no sorprende a ningún instructor universitario que los amables y entusiastas jóvenes que se enrolan en las clases no tienen la habilidad de retener la mayoría del material que se enseña. Enseñar literatura inglesa, como yo he hecho, se ha vuelto más difícil cada año, ya que los estudiantes leen menos literatura antes de entrar a la universidad y carecen de la más básica información histórica del período en el que una novela o un poema fue escrito, incluyendo las ideas y los asuntos que ocupaban a las personas de ese momento.
Tengo la impresión de que esto es un fenómeno global. Hablo desde lo que observo en México, pero podemos citar también al exprofesor de Cambridge, Terry Eagleton, quien en un artículo en el mismo tenor que el de Simic denunció la influencia neocapitalista sobre la educación superior, considerando que las universidades son administradas como negocios y que las humanidades están al borde de desaparecer puesto que no pueden competir en la producción de capital con otras carreras. Las impresiones de Simic son sobre los estudiantes en Estados Unidos, el país con la presencia mediática más incisiva del mundo, a la vez también, el país que más influencia tiene el mundo, siendo una especie de oficina central de adoctrinamiento cultural global. Algunos países obtienen lo peor de los dos mundos, son colonizados culturalmente y económicamente, pero no reciben los beneficios materiales de la libre economía y se ven obligados a consumir objetos (como ropa o gadgets) y productos culturales de baja calidad.

Simic hace hincapié en que una de las cosas que se está perdiendo es el conocimiento de la historia --encandilados por el nuevo smartphone que hace desechable todo lo demás (incluyendo nuestra memoria); sin una noción histórica, el pueblo es fácilmente manipulable ya que no tiene el alcance de visión para percibir que los políticos están recurriendo a los mismos trucos o a las mismas falsas promesas que han utilizado antes sin entregar nunca resultados. Como dijo el filósofo George Santayana, "aquellos que no recuerdan el pasado, están condenados a repetirlo". Me pregunto si, correteando las actualizaciones incesantes que nos hacen llegar nuestros aparatos, no nos estaremos programando para repetir los mismos errores del pasado, pensando que éste ya no existe, que ya lo hemos superado y con él los grandes desafíos de la condición humana. Simic considera que nuestra ignorancia, en el mundo real, nos hace presa fácil de la manipulación política e ideológica. "Para empezar, hay más dinero que ganar de los ignorantes que de las personas educadas, y engañar al pueblo es una de las pocas industrias que seguimos manteniendo en este país. Un pueblo verdaderamente ilustrado sería malo para los políticos y los negocios".

Cómo explicarnos este incremento en la ignorancia --incremento al menos en lo referente a las bellas artes, a las tradiciones religiosas, a la historia. Simic culpa en Estados Unidos a la educación. "No hay duda de que el Internet y la televisión por cable han permitido que variados intereses políticos y corporativos diseminen desinformación a una escala antes imposible, pero para que eso sea creído es necesaria una población malamente educada y desacostumbrada a verificar las cosas que se le dicen". Me pregunto si no existe una especie de loop de retroalimentación entre los medios electrónicos y la carencia educativa, uno magnificando el efecto de la otra. Pasamos grandes cantidades de tiempo consumiendo contenido electrónico en forma de snack, pedacería diseñada para atrapar nuestra atención y ante este contenido --hecho a la medida de nuestra dopamina-- las películas de cine de arte, los libros de filosofía clásica o las novelas de autores de hace más de 50 años nos parecen aburridas. En inglés se ha creado el término "infotainment" para referirse a la información y al entretenimento como una misma (y ubicua) cosa. Hoy en día todo tiene que ser entretenido, fácil de usar y útil (en el sentido de que nos brinde un capital, algo que podamos presumir que sabemos o que podamos vender).

Hace unos días me encontré con esta increíblemente popular app llamada Blinkist, la cual tiene cientos de miles de usuarios y decenas de millones de seguidores en las redes sociales. Me pareció sintomática de lo que Simic llama la Era de la Ignorancia a la vez que, paradójicamente, denota un fuerte deseo de saber. Blinkist ofrece resúmenes de miles de libros que puedes leer en 15 minutos, una especie de resumen ejecutivo compuesto de puros "insights" de populares obras de no ficción. Promete hacerte más inteligente y ahorrarte toda la paja y la molestia de tener que realmente leer el libro. En nuestra era todos queremos ser CEOs, todos traducimos el tiempo en dinero y todos nos preparamos para pasar el examen (no para realmente aprender, sino para parecer que sabemos lo suficiente para pasar el punto de control y obtener el beneficio social o económico).

Brain

Pensar con el cuerpo: embodied cognition

Desde el "pienso, luego existo" de René Descartes ha llovido mucho, y sin embargo su manera de entender el ser humano parece haberse aferrado a la historia del pensamiento. El planteamiento cuerpo - mente que Descartes ayudó a proyectar hacia la Edad de la Razón ha creado una tradición dualista muy fértil en la que han participado tanto la psicología como la neurociencia. Hoy sigue siendo habitual establecer una distinción entre cerebro y cuerpo, al menos a la hora de explicar la cognición y el carácter pensante del ser humano.
Embodied Cognition o pensar con el cuerpo

De ahí que en algunas líneas de investigación se intente buscar en el interior del cráneo las causas primordiales del comportamiento humano apelando a componentes neurales cada vez más pequeños en una progresión infinita que suele denominarse reduccionismo.

Sin embargo, a esta concepción cerebrocentrista del pensamiento le ha salido una rival. La idea de embodied cognition, que se podría traducir como "cognición en el cuerpo" o "pensar con el cuerpo", pone el énfasis en la coexistiencia entre cognición y funciones corporales, dos elementos que se funden y cuya relación va mucho más allá del simple esquema recipiente - contenido.

Comentario:
Artículos recomendados:



Magnify

Dan a conocer el tipo de neurosis más común de la actualidad. Y tú... ¿la padeces?

La abundancia de información en el mundo de hoy, así como el progreso tecnológico, nos hacen tener miedo de "perder algo", según un ensayo del periodista Jacob Burak publicado en el portal Aeon.
De acuerdo con Burak, la imposibilidad de ver las últimas actualizaciones en las redes sociales durante una cena familiar 'sin pantallas' resulta ser mucho más estresante para el Homo informaticus que la falta de tiempo durante un viaje turístico. Ahí radica la principal neurosis de la sociedad contemporánea.

En su artículo, el periodista cita a la psicóloga Sherry Turkle, de la Universidad Tecnológica de Massachusetts (MIT), quien afirmó en su libro 'Alone Together' ('Juntos y solos', en español) que internet y los 'gadgets' son las herramientas clave para crear vínculos sociales en la sociedad actual.

Comentario: Actualmente existen muchos factores que nos provocan estrés, depresión, ansiedad y sus variantes. Para poder controlar estas emociones y aprender qué está detrás de ellas, les recomendamos el programa de respiración y meditación Éiriú Eolas: Expansión del conocimiento.




Book

Escribir 750 palabras todas las mañanas : el hábito que podría transformar tu vida

Ahora y desde hace algún tiempo (¿pero cómo decir cuánto?) la escritura se considera un ejercicio reservado a unos cuantos. Si bien es posible que esté más presente y extendida que nunca en la historia, su uso es más bien instrumental o utilitario.

Escribimos un mensaje de texto, quizá una actualización en Facebook, un tweet, un recado, pero poco más que eso. Leemos lo que alguien más escribe (como ahora), ¿pero alguna vez nos detenemos a pensar que también cualquiera de nosotros podría escribir así? No con cierto estilo, sino escribir porque sí, escribir sin una utilidad manifiesta, escribir únicamente porque hace bien y es satisfactorio.

En los últimos meses han circulado reseñas sobre una práctica que al parecer es común entre personas de muy distintos ámbitos: actores, empresarios, periodistas y otros. Oliver Burkeman, por ejemplo, columnista en The Guardian y a quien hemos citado en Pijama Surf, también ha hablado al respecto.

Comentario: Lo invitamos a leer también:



Brain

Conozca más sobre la terapia de desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares

Hoy en día nos encontramos inmersos en la revolución de las Neurociencias, un periodo de progreso marcado por la continua aparición de descubrimientos científicos sobre nuestro cerebro y sobre su funcionamiento. Se han combinado las Neurociencias con campos como la economía, el marketing y la educación, naciendo así, la Neuroeconomía, el Neuromarketing y la Neuroeducación, respectivamente. Pero también las Neurociencias se pueden aplicar a la Psicoterapia.

Como alternativa a las corrientes psicoterapéuticas tradicionales como el Psicoanálisis, el Conductismos, el Cognitvismo o la Psicología Humanista, ahora se ha formado un nuevo cuerpo de terapias. Estas reciben el nombre de Terapias Neurocientíficas o de reprocesamiento y están orientadas a trabajar con trastornos psicológicos como las depresiones, las fobias, los trastornos de ansiedad, los trastornos sexuales y el insomnio, por poner algunos ejemplos.

Comentario: Vea también:



Butterfly

Pensar con las manos ayuda a resolver problemas

Un estudio ha demostrado que 'pensar' mientras usamos las manos ayuda a encontrar soluciones a lo que estamos intentando resolver. Además, usar las manos puede reducir la ansiedad matemática. Según los autores de la investigación, habría que redefinir por tanto cómo se produce el pensamiento.
© Pixabay
Una investigación realizada por Gaëlle Vallée-Tourangeau y Frédéric Vallée-Tourangeau, expertos en psicología cognitiva de la Universidad de Kingston (Londres), cuestiona la idea tradicional de que el pensamiento tiene lugar estrictamente en la cabeza; y ha demostrado que nuestra toma de decisiones está fuertemente influenciada por el mundo que nos rodea.

Comentario: Así mismo, lo invitamos a leer los siguientes artículos:



Books

¿Cómo recordar todos los libros que lees?

Sé que sabes cómo leer, si no probablemente no estarías aquí. Pero si eres como la mayoría de la gente, seguramente no has pensado mucho en cómo se lee y en si se puede mejorar dicha habilidad. Parece en primera instancia una destreza con tope. Aprendes a leer en la escuela y a excepción de adquirir un poco más de vocabulario y mejorar la ortografía, se cree que no se puede perfeccionar más. Pero esto es falso.
En anteriores artículos hemos analizado la relación que hay entre el hábito de la lectura frecuente y la consecución del éxito. También contamos con recomendaciones de lecturas por parte de personalidades famosas reconocidas por su mente innovadora o prodigiosa. Pero resulta que a lo mejor no basta con leer lo que ellos leen, tal vez sea necesario también, leerlo de manera correcta.

La razón por la que no somos capaces de recordar un libro leído hace unos meses, más allá de quizás los puntos generales y alguna frase que nos llamó la atención, es que el empacho de hechos sin entenderlos no se queda en la memoria. Y aún si se queda, no es que sirva de nada saberse el discurso del chofer.

Comentario: Artículos recomendados:


Heart

Piper: un entrañable corto sobre la capacidad de superación (Video)

Son muchos los medios de comunicación que en verano de 2016 se hicieron eco de "Piper", una historia que ilustra la vida de una cría de correlimos (una especie de ave común en zonas húmedas) que se aventura por primera vez a buscar comida.
Este trabajo dirigido por Alan Barillaro ha sido considerado por la crítica como uno de los mejores cortometrajes de Disney Pixar. Hoy, el equipo del Instituto de Asistencia Psicológica y Psiquiátrica Mensalus presenta la premiada obra y comparte con nosotros una interesante reflexión acerca de esta obra.

Comentario:
Artículos recomendados:



Hearts

De la importancia de usar el lenguaje de las emociones con los niños

Háblame bonito, sin levantar la voz pero con la firmeza de quien puede convencerme de todo lo que soy capaz. Háblame con sonrisas un vez más, para que aprenda rápido que en este mundo manda el amor y no el miedo. Regálame palabras de afecto siempre que puedas para que así domine cuanto antes el lenguaje de las emociones...

© Google
El lenguaje de las emociones

Comentario: Puede seguir leyendo:


Butterfly

Sistema nervioso parasimpático: funciones y recorrido

Existen múltiples estímulos que disparan nuestras reacciones de alarma. Estrés, amenazas potenciales nos alteran y provocan una activación del organismo. Dicha activación supone el consumo de gran cantidad de energía. Sin embargo, pasado el momento en que es necesario estar alerta, es necesario cesar ese gasto energético tranquilizándonos, relajando nuestros sistemas corporales y volviendo a un estado normal.
Este proceso, que al igual que en el momento de activarse es llevado a cabo a nivel fisiológico de forma inconsciente e involuntaria, es realizado por el sistema nervioso parasimpático.

Comentario: Así mismo lo invitamos a leer los siguientes artículos: