Bienvenido a Sott.net
lun, 23 oct 2017
El Mundo para la Gente que Piensa

La Ciencia del Espíritu
Mapa

Bulb

Enfoque 101: cómo mejorar la atención y la concentración

El enfoque y la concentración pueden ser muy difíciles de dominar. Hay toda una ciencia compleja detrás de afinar la mente y prestar atención a lo que importa. La mayoría de la gente quiere aprender a mejorar su concentración pero realmente vivimos en un mundo ruidoso y lleno de distracciones constantes que nos lo ponen difícil.

© Desconocido
Y bueno, empecemos por el principio, ¿qué es en realidad enfocarse en algo? Los expertos definen el enfoque como el acto de concentrar su interés en algo. Es una definición un tanto aburrida y poco concreta, pero hay una idea importante oculta dentro de esa definición: con el fin de concentrarse en una cosa hay que, por defecto, hacer caso omiso de muchas otras. En otras palabras, la eliminación es un requisito previo para concentrarse. Como dice Tim Ferriss, el autor de "The 4-Hour Workweek": "Lo que no haces determina lo que puedes hacer".

Comentario: Puede leer también:


Bulb

Estudio evidencia que es posible aprender mientras se duerme

A pesar de que muchos expertos lo consideran una fantasía antigua, se han realizado estudios científicos enfocados en determinar la capacidad de aprender mientras se duerme. Sin embargo, los resultados han tenido éxitos limitados o nulos. Esta escasez de resultados positivos contrasta con la vasta literatura que vincula el sueño con la consolidación de recuerdos preexistentes.

© Desconocido
Modelos actuales de la relación entre el sueño y la memoria, proponen mecanismos específicos para explicar esta discrepancia, como la hipótesis de consolidación activa y la hipótesis de homeostasis sináptica.

Aunque estos modelos proponen mecanismos que explican cómo la consolidación de la memoria puede afectar negativamente la formación de nuevos recuerdos, poco aportan sobre cómo el sueño y sus ritmos asociados modulan la capacidad de aprender.

Un equipo de investigadores del Departamento de Estudios Cognitivos de la Universidad de Investigación de París, reportó que finalmente descubrió la razón: el cerebro humano sólo puede aprender en ciertas fases del sueño.

Comentario: Puede leer también:


Butterfly

La Balsa: Esta chocante parábola budista nos muestra cómo malgastamos nuestra vida

"Supongan, dijo, que un hombre se encuentra frente a un gran río. Si necesita cruzar a la otra orilla, pero no hay ninguna barca para llevarlo, ¿qué haría? Cortaría algunos árboles, los ataría y construiría una balsa.

"Luego se sentaría en la balsa y usando sus manos o ayudándose de un palo, se impulsaría para atravesar el río. Al llegar al otro lado, ¿qué haría?

"Abandonaría la balsa porque ya no la necesita.

"Lo que no haría sería, pensando en lo útil que le había sido, cargarla sobre sus espaldas y continuar el viaje con ella a cuestas.

"De la misma manera, mis enseñanzas solo son un medio para alcanzar un fin. Son una balsa que os transportará a la orilla del otro extremo.

No son un medio en sí mismas, sino un medio para alcanzar la iluminación".
Esta fue la parábola que Gautama Buda le contó a sus seguidores para explicarles la importancia de practicar el desapego y no aferrarse a las cosas, las experiencias o las relaciones. Sin embargo, ¿cuántas veces nos aferramos a la balsa y la arrastramos con nosotros a lo largo del viaje, a pesar de que es completamente inútil?

© Desconocido

Comentario: Con respecto a este tema, recomendamos leer también:



Magic Wand

Aceptacion radical: La técnica para aliviar el sufrimiento innecesario

Imagina por un momento que llevas meses buscando un piso y finalmente encuentras el apartamento de tus sueños. Hablas con el propietario y te dice que te avisará apenas los inquilinos abandonen el piso. Esperas una semana, luego otro y otra, hasta que decides ir nuevamente al piso para descubrir qué ocurre. Entonces encuentras al propietario firmando un contrato de arrendamiento con otra pareja. Te enfadas y se lo haces saber, pero él simplemente se encoge de hombros desentendiéndose de la situación. Piensas que eso no debería estar pasando. ¡No es justo! Pero sucedió. Y por mucho que te enfades, no podrás cambiarlo.

Sin duda, es difícil aceptar lo que no quieres que sea verdad. Pero es aún más difícil no aceptarlo. No aceptar el dolor causa sufrimiento ya que este no es más que la interpretación que le damos a ese dolor y a las circunstancias que lo rodean. Ante situaciones de este tipo, es muy útil practicar la aceptación radical.

© Desconocido
¿Qué es la aceptación radical - y qué no es?
"Si acepto lo que sucedió, entonces significa que lo apruebo, que de cierta forma estoy bien con lo sucedido".

"Si perdono a la persona que me hizo daño, entonces significa que permito el abuso, que no me valoro lo suficiente".

"Si acepto la pérdida, significa que no puedo hacer nada para cambiar la situación. Y eso implica que me resigno a ser miserable, que me regodeo en el sufrimiento".
Muchas personas piensan que eso significa practicar la aceptación radical. Creen que aceptar es ceder o ser blando. Incluso hay quienes creen que si no aceptan la realidad no experimentarán tanto dolor. Obviamente, están equivocadas.

Practicar la aceptación radical simplemente significa que estás reconociendo la realidad, que reconoces lo que sucedió o está sucediendo, porque luchar contra ello solo intensificará tu reacción emocional.

Aceptar no significa agitar una bandera blanca y darte por vencido. Al contrario, cuando aceptas la realidad tomas el mando porque puedes valorar si quieres o vale la pena cambiarla. Puedes decir: "Vale, esto es lo que está ocurriendo. ¿Cómo puedo gestionarlo?"

En otras palabras, la práctica de la aceptación radical no significa sumisión ni resignación pasiva sino que abre el camino a la resolución de los problemas. Si no te gusta algo, lo primero que debes hacer es aceptar que está ocurriendo porque si estás demasiado ocupado luchando contra esa realidad, no tendrás suficiente energía para cambiarla o mejorarla.

Comentario: Asimismo, recomendamos leer también:


Bulb

Genial profesor universitario te da el método y la motivación correcta para dejar de procrastinar

El sencillo pero contundente método para dejar de procrastinar de Jordan Peterson.

Uno de los modelos para describir la personalidad de un individuo más utilizados en la psicología moderna es el "modelo de los cinco grandes". Como su nombre indica, este modelo clasifica la personalidad de un individuo en cinco grandes dominios (extraversión, apertura, responsabilidad, cordialidad y neuroticismo). El doctor Jordan Peterson, profesor de psicología de la Universidad de Toronto, ha encontrado que los dos mejores predictores para determinar el éxito de una persona a largo plazo en la vida (midiendo factores cualitativos tanto como cuantitativos) son si un individuo entra mayormente en el dominio de apertura (openness) o en el dominio de responsabilidad (conscientiousness). El apartado de responsabilidad (o la cualidad de ser concienzudo y diligente) está dividido en la cualidad de ser ordenado y en la industriosidad o productividad (siendo la industriosidad un mejor predictor, a su vez, del éxito a largo plazo), por lo cual Peterson considera que procrastinar es uno de los factores que más afectan negativamente el desarrollo y la felicidad duradera de la gente.

Comentario: Al respecto, recomendamos leer también: Para conocer más del trabajo de Jordan Peterson, puede ver:


Attention

¡Esta es la mayor amenaza para tu vida! Y no es una enfermedad...

El aislamiento social y la soledad son una amenaza más grande para la longevidad que la obesidad, según opinan los científicos de la Universidad Brigham Young (EEUU).
De acuerdo con los investigadores estadounidenses, la influencia de estos factores sobre los individuos es cada vez más inquietante, de tal modo que podría convertirse en un problema nacional en un futuro próximo. Los resultados del estudio fueron publicados en el portal especializado EurekAlert!.

"Tenemos que empezar a tomar nuestras relaciones sociales más en serio", declara Julianne Holt-Lunstad, la encargada del estudio.

Comentario:
Artículos recomendados:



Magic Wand

La preocupación no borra el dolor de mañana, solo elimina la fuerza de hoy

"Preocuparte no borra el dolor de mañana sino que elimina la fuerza de hoy" dijo Corrie ten Boom, una escritora y activista neerlandesa que sabía muy bien de lo que hablaba puesto que le brindó refugio a las personas perseguidas por el régimen nazi durante el holocausto.

© Desconocido
Sin embargo, a menudo dejamos que nuestras preocupaciones tomen el mando y nos lleven directo hacia las corrientes más peligrosas, justo las que nos pueden hacer encallar. Cuando no les ponemos coto, las preocupaciones se alejan de su propósito, que es ayudarnos a prepararnos para los posibles obstáculos e inconvenientes, y hacen que nos perdamos en un mar de cavilaciones, temores e inseguridades.

El principal problema es que normalmente no nos damos cuenta ya que se trata de un proceso que transcurre de manera semiautomática. Todo comienza con una pequeña preocupación, que se va haciendo cada vez más grande y da pie a otras preocupaciones. Es el pensamiento en caída libre, que ha ido encadenando una idea con otra, a menudo sin mucha lógica.

Comentario: Las preocupaciones pueden ser constructivas en tanto nos lleven a acciones concretas para resolver el problema que nos preocupa, pero a veces, el problema está fuera de nuestro control y preocuparnos por el mismo solamente nos sacará energía. Resulta más fácil decirlo que hacerlo, pero, existe un proverbio japonés que puede ayudar en estas circunstancias:
Si puedes resolver el problema, no vale la pena preocuparse por eso; si no se puede solucionar, no tiene caso.
Conclusión: deja de darle vueltas a las cosa, lo que será, será.
También puede ayudar la plegaria de la Serenidad, de Reinhold Niebuhr:
Señor, concédeme serenidad para aceptar todo aquello que no puedo cambiar,
fortaleza para cambiar lo que soy capaz de cambiar
y sabiduría para entender la diferencia.
Recomendamos leer también:


Bulb

4 problemas imaginarios que experimentas ahora mismo (y cómo resolverlos)

© Desconocido
Resolver los problemas que creemos tener siempre está más cerca de lo que parece.

Forma parte de la naturaleza humana creer que somos el centro del universo. Además, nuestras ganas, nuestra voluntad, nuestros sueños y deseos se mezclan con nuestros remordimientos, nuestro dolor y nuestra codicia para crear la nítida ilusión de un rompecabezas que debemos solucionar antes de emprender cualquier proyecto. También es verdad que miramos con más frecuencia nuestras carencias que lo que tenemos al alcance de la mano.

Así, por ejemplo, el exitoso director de una empresa transnacional que trabaja 80 horas por semana y cuyo sueldo anual se cotiza en millones de pesos codiciará la vida de un freelancer promedio que gana poco más del salario mínimo, pero que cada tarde tiene el tiempo para convivir con sus amigos y familia. De la misma manera, nuestro freelancer promedio deseará la abundancia económica del director exitoso, incluso si esto significa jornadas de trabajo más largas y mucho menos tiempo libre.

¿Cuál de los dos tiene la mejor calidad de vida?

Ambos y ninguno. Lo cierto es que los dos se quejarían de su situación sea cual sea, porque nunca nada resulta exactamente como lo queremos. También porque estamos acostumbrados a pensar que nuestras vidas mejorarían si algo fuera diferente. La imaginación desempeña en estos casos un rol contraproducente, pues nos fabricamos una realidad reducida a los problemas que sólo existen en nuestra cabeza.

Comentario: La violencia contra uno mismo es innecesaria, aunque cierta "dureza" para enfrentar estos hábitos mentales con disciplina puede realmente ser muy útil. A veces, estas rumiaciones mentales y distorsiones del pensamiento son bastantes difíciles de afrontar y las soluciones simples como la que propone el autor no serían suficientes. A continuación, pueden ver otros artículos que abordan temas similares y brindan algunas estrategias para lidiar con este tipo de problemas:


Hearts

El amor es una decisión y no un sentimiento

El amor no es un sentimiento, es una decisión

© Desconocido
"Este sentimiento que tengo es tan fuerte..." ¿lo han escuchado, verdad? es una de las cientos de frases trilladas acerca del amor que nos enseñan en la TV o en el cine. Nos han vendido la idea de que el amor es un conjunto de emociones. Es cierto que cuando uno está enamorado siente raro el estómago, sudas cuando la persona que te gusta está por llegar y todo, pero... ¿eso es el amor?

No, no lo es. El problema de definir el amor como un sentimiento es que por su propia naturaleza, un sentimiento es pasajero. Hoy puedo sentir cariño por alguien, mañana no. Hoy un compañero me puede caer antipático, algunas semanas más tarde no. Hoy puedo estar perdidamente enamorado, al séptimo año no.

(A lo anterior, ¿notan la diferencia entre "estar enamorado" y "amar a alguien"? el primero es una condición que involucra a una persona y es temporal. El segundo es un acto que necesariamente implica a otra persona y puede ser permanente).

Cabe mencionar que me estoy refiriendo a cualquier tipo de amor, no sólo al amor de pareja. El amor a tus padres, tus hijos, tu novia, tu esposa, tus amigos y quien quiera que te rodee no es una cuestión de sentimiento, sino de decisión.

Comentario: Estas ideas las desarrolló Erich Fromm a fondo en su libro clásico El Arte de Amar.
Amar a alguien no es meramente un sentimiento poderoso-es una decisión, es un juicio, es una promesa. Si el amor no fuera más que un sentimiento, no existirían bases para la promesa de amarse eternamente. Un sentimiento comienza y puede desaparecer. ¿Cómo puedo yo juzgar que durará eternamente, si mi acto no implica juicio y decisión?

Tomando en cuenta esos puntos de vista, cabe llegar a la conclusión de que el amor es exclusivamente un acto de la voluntad y un compromiso.

- Erich Fromm, El Arte de Amar.



Display

Ver pornografía en la infancia afecta la conducta de los hombres

Un estudio realizado por psicólogos de EE.UU. ha determinado que los hombres que vieron imágenes sexualmente explícitas a edades tempranas tienden a desarrollar conductas dominantes hacia las mujeres.

Los hombres que vieron pornografía por primera vez a edades tempranas tienden a mostrarse preponderantes con las mujeres, mientras que aquellos que lo hicieron más tarde tienen mayor probabilidad de llevar una vida sexual desordenada, revela un estudio presentado durante el 125.º congreso anual de la Asociación Estadounidense de Psicología.
© Jens Honore / www.globallookpress.com
Imagen ilustrativa

Comentario: ¡Qué dilema para los postmodernos y guerreros de justicia social! Para ellos, no debería haber restricciones en la conducta sexual (lo que debería incluir la pornografía, ¿correcto?) Pero ¡horror de horrores! Mirar pornografía a temprana edad lo convierte a uno en un macho y misógino. ¿Pero es de sorprenderse? La pornografía gira en torno a la fantasía masculina del dominio sobre la sexualidad de la mujer. Y en el mejor de los casos lo predisponen a uno a la promiscuidad.