Bienvenido a Sott.net
sab, 29 abr 2017
El Mundo para la Gente que Piensa

La Ciencia del Espíritu
Mapa

Info

Cada vez que dejas ganar a tu hijo, le arrebatas una oportunidad para crecer

"Hay que saber perder", es una frase que nos repitieron nuestros padres en nuestra infancia y que probablemente repitamos a nuestros hijos, con la secreta esperanza de que logren encajar mejor los golpes de la vida y asuman la derrota con espíritu deportivo. Sin embargo, no hay nada mejor para enseñarles a perder, que dejar que pierdan, algo que los padres no suelen hacer. La tendencia de los adultos a dejar ganar a los niños para que se sientan bien podría pasarles una factura en el plano psicológico.

© Desconocido
En muchas ocasiones, cuando jugamos con los niños, fingimos una derrota, para que no se entristezcan o no sufran una rabieta. De esta forma los pequeños son felices pues experimentan una agradable sensación de empoderamiento, pero también les arrebatamos la posibilidad de desarrollar esas estrategias psicológicas tan necesarias para lidiar con la derrota y el fracaso en la vida real, para minimizar el disgusto por haber perdido.

La tendencia a facilitarles la vida a los niños es normal y no resulta dañina, pero en ocasiones se nos puede ir la mano. Cuando intentamos facilitarles absolutamente todo, no pensamos en las consecuencias que ello acarrea en la formación de su personalidad.

En este sentido, un estudio realizado en la Universidad de Virginia con niños de 4 y 5 años reveló que los niños a los que se les regala una victoria no merecida desarrollan una percepción distorsionada sobre sus habilidades.

Estos psicólogos comprobaron que cuando los niños tienen mucho éxito en una tarea, son menos conscientes de la información relevante que podrían usar para aprender sobre el mundo ya que consideran que esta es menos importante pues alguien les está facilitando el camino. En práctica, resolver los problemas en su lugar les impide desarrollar las herramientas necesarias para solucionar los problemas por sí mismos.

Heart - Black

Victimismo Crónico: Personas que funcionan en "modo queja"

Todos, en algún que otro momento, hemos asumido el papel de víctimas. Sin embargo, hay personas que se convierten en víctimas permanentes, sufren lo que podríamos considerar como un "victimismo crónico". Estas personas se disfrazan de falsas víctimas, ya sea de forma consciente o inconsciente, para simular una agresión inexistente y, de paso, culpar a los demás, liberándose de toda responsabilidad.

En realidad, el victimismo crónico no es una patología, pero podría desembocar en un trastorno paranoide, cuando la persona insiste en culpar continuamente a los demás de los males que padece. Además, esta forma de afrontar el mundo, de por sí, conduce a una visión pesimista de la realidad, que produce malestar, tanto en la persona que se queja como en quien recibe la culpa.

Comentario: Otra pregunta que nos deberíamos hacer a nosotros mismos es: ¿cómo podemos lidiar con este problema cuando somos nosotros los que caemos en este patrón? Y con respecto a esto, lo invitamos a leer:


Books

La neurociencia te explica los beneficios de leer más libros al año

La lectura, guarida ficticia de la realidad, es una herramienta poderosa que puede convertir la ignorancia en razonamiento, la imaginación en creatividad y el estancamiento en empoderamiento. De alguna manera, la lectura, de libros, resulta ser esa clave que permite "abrir los ojos" ante la realidad desde la subjetividad, siendo capaz de proyectar grandes ideas en torno a un bienestar global y general.
Desgraciadamente la lectura no es una de las actividades más populares en la actualidad. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Lectura 2012 realizada por la Fundación Mexicana para el Fomento de la Lectura reveló que uno de cada dos hogares en México tiene entre uno y 10 libros no-escolares, el 54 por ciento de los encuestados no leen cotidianamente, y el 34 por ciento, no ha leído un solo libro en su vida. Pero, ¿qué pasaría si ese 88 por ciento comenzara a leer?

Comentario: Sobre los beneficios de leer puede ver también los siguientes artículos:



Roses

Viktor Frankl, la felicidad como apertura hacia los demás y el olvido de sí mismo

© Santiago Salvador
1.- La tendencia natural de la apertura

En diversos apartados de sus obras, V. Frankl, al analizar la estructura del ser humano, afirmará, siguiendo la línea de los pensadores clásicos, que está "diseñada" y concebida, tanto desde su dimensión físico-biológica, como desde su dimensión psico-racional, para abrirse al mundo de su entorno y relacionarse con los demás. Una actitud de apertura hacia los otros "tús" humanos que no requiere para su ejercicio ninguna especie de añadidura artificial y forzada, puesto que esta actitud responde a las exigencias más propias e íntimas de la persona, Frankl es consciente además, que son diversos los pensadores y psicólogos en el S. XX, que refrendan esta aspecto esencial de nuestra naturaleza, proyectada por su trascendencia, más allá de sí mismo:
Es propio de la naturaleza humana que sea abierta al mundo y a las cosas. En esto coinciden Max Scheler, Gehlen Portman y Allport. Su esencia yace en su autotrascendencia(1)
En estas épocas estresantes e hiperactivas en la que está inmersa gran parte de la sociedad occidental, son numerosas las personas que sepultadas en el ruidoso fragor de sus múltiples actividades, buscan su propia felicidad y autorrealización en la confirmación exitosa de sus logros profesionales, en el disfrute de sus placeres sensibles o en la aceptación social de su cuidada y edulcorada imagen externa. Se incrementan sin cesar las instituciones y clínicas médicas, arropadas por insistentes mensajes publicitarios, que nos ofrecen, si seguimos dócilmente sus instrucciones, hermosos y estilizados cuerpos para adquirir un "look" personal, que se ajuste a los criterios dictatoriales de la "moda" imperante. Frankl, invirtiendo este orden de valores, sostendrá que la soñada autorrealización y la plenitud existencial del ser humano, como preámbulos de la felicidad, no se obtiene poniendo un espejo de contención frente al mundo exterior para sestear en nuestra propia y narcisista imagen refractaria, sino que se obtiene en la medida que nos entregamos a los demás y nos olvidamos de nosotros mismos. Así lo describe en diversos párrafos de su obra El Hombre Doliente:
El ser humano se realiza a sí mismo en la medida que se trasciende. Sólo es plenamente cuando se deshace por algo o se entrega a otro y se olvida de sí mismo (2)

Comentario: Quizás podríamos decir que es importante un balance de la auto-observación, y que la misma se base en el desarrollo de una consciencia de uno mismo que está por encima de nuestras múltiples identificaciones, narrativas, expectativas y falsas ideas de nosotros mismos. Una tarea que sin duda resulta bastante difícil, claro, pero que no por eso deja de ser en sí misma una forma de trascenderse a uno mismo para poder, quizás, llegar a servir mejor a los demás. En otras palabras, la auto-observación debe estar enmarcada en el objetivo de servicio a los demás y auto-trascendencia para que realmente rinda los frutos que llevan a la auto-realización y el desarrollo humano.

Recomendamos leer:


Butterfly

"El monje equivocado": Después de este corto no volverás a ver la vida de la misma manera

A veces estamos demasiado imbuidos en los problemas de la vida cotidiana, los pequeños contratiempos nos absorben tanto que perdemos de vista las cosas realmente importantes y cuando nos damos cuenta, ya no podemos disfrutarlas.
Este maravilloso corto titulado "El monje equivocado" fue creado por Tom Long como proyecto final durante su especialización en animación en 3D en la Southampton Solent University. Versa sobre un monje eremita a quien un buen día, mientras practicaba sus ejercicios, le interrumpe un invitado inesperado. El viaje que nos propone es muy tierno y nos invita a reflexionar sobre lo que estamos haciendo con nuestra vida y cómo empleamos el limitado tiempo que tenemos a nuestra disposición.

Comentario: También recomendamos leer:



Heart - Black

¿Perdimos el "cónocete" a ti mismo por el "exhíbete" a ti mismo?

En nuestra época, el conocimiento y el cuidado de sí han perdido la importancia que habían tenido más o menos desde tiempos de la Antigua Grecia y hasta los días de Sigmund Freud, Carl G. Jung y otros filósofos y pensadores no menos importantes. Durante más de 2 siglos, ambas posturas frente a la existencia - conocerse y cuidarse - habían sido entendidas como elementos imprescindibles en la construcción y consecución de una vida plena.
De los dos, el cuidado de sí terminó por imponerse sobre el conocimiento de sí, pero bajo una forma muy específica: capturado por el capitalismo. Ahora y desde hace algunas décadas, el cuidado de sí se ha confundido con el cuidado personal, y por todos lados se nos insta a cuidar de nuestra salud, de nuestro cuerpo, de nuestra apariencia, pero no libremente, sino en el marco específico del consumo, con mercancías producidas específicamente para dicho fin y, en última instancia, para convertir nuestra propia salud, nuestro cuerpo y nuestra apariencia en mercancías expuestas en el aparador global del capitalismo contemporáneo.

Comentario: En la siguiente conferencia, la psicóloga Sherry Turkle nos hace la siguiente pregunta: ¿conectados pero solos?




Chess

Ocho beneficios del ajedrez para tu cerebro

1. Eleva tu cociente intelectual

¿La gente inteligente tiene predisposición al ajedrez o las personas se hacen más listas gracias al juego? Algunos estudios afirman que el CI puede mejorar al jugar al Ajedrez. Una investigación realizada con 4.000 estudiantes venezolanos comprobó que después de cuatro meses jugando, estos estudiantes tenían un aumento de su CI significativo en las pruebas realizadas.
Otro estudio realizado por el doctor Peter Dauvergne, de la Universidad de Sidney habla de los efectos del ajedrez en sus practicantes, y las mejoras en la capacidad para resolver problemas, habilidades lectoras, de lenguaje, matemáticas y memorísticas, de desarrollo de un pensamiento creativo y original, toma de decisiones más precisas y rápidas bajo presión..., Según afirma Dauvergne los estudiantes mejoran sus notas en los exámenes, aprenden a elegir mejor entre varias opciones, se concentran mejor, etc.

Comentario: Así mismo puede leer también:



Brain

El GPS desactiva regiones cerebrales

El uso del GPS para llegar a un destino desactiva regiones cerebrales que usamos generalmente para circular o caminar por una ciudad, ha descubierto un estudio. El hipocampo y la corteza cerebral, que se activan cuando debemos orientarnos en un entorno, permanecen pasivos si usamos la tecnología, limitando el aprendizaje.un GPS para llegar a un destino "apaga" partes del cerebro que de otra manera serían usadas para simular diferentes rutas, revela una nueva investigación de la UCL.
© Foundry
El estudio, publicado en Nature Communications, involucró a 24 voluntarios que circulaban por calles de un barrio de Londres en una simulación informática, mientras se sometían a exploraciones cerebrales.

Comentario: Estos días que estamos tan arraigados a la tecnología nos olvidamos de todos los daños que este tipo de dispositivos pueden causarnos, por ello lo invitamos a leer:



Hearts

El amor no es una batalla de poder, sino un esfuerzo por comprender

Amar no es solamente querer, es sobre todo comprender. Esta comprensión implica comunicación, y esto último es lo que falla en la mayoría de la parejas que acuden a las consultas de Psicología. La comunicación en la pareja determina, no solo la calidad de la relación, sino también una parte importante en nuestra calidad de vida.
El planeta está poblado de parejas que han perdido su espacio de entendimiento y se ven abocadas a un círculo vicioso de reproches y negatividad. Esto, hace que presten excesiva atención a lo que les molesta del otro y a lo que les gustaría cambiar en su forma de ser. Más que pretender solucionar los problemas que asolan su relación, buscan que su pareja se amolde a sus deseos.

Uno de los mayores enemigos de las relaciones de pareja es dar por hecho que si la otra persona nos quiere, tiene que saber lo que queremos y necesitamos sin que tengamos que pedírselo. Piensa que una buena comunicación nos ahorraría los incontables problemas que se producen en las parejas por falta de entendimiento.

Nuestra pareja no puede ni tiene por qué comportarse igual que nosotros. Enfadarnos por todo lo que hace sin tratar de entenderla o intentar cambiarla constantemente es un error. Aunque es importante tener cierta afinidad, no tenemos por qué pensar igual. Entender esto nos ayudará a ser mucho más comprensivos el uno con el otro, más tolerantes y justos.
"Solo el desarrollo de la compasión y la comprensión de los demás nos puede traer la tranquilidad y la felicidad que todos buscamos" —Dalai Lama XIV.

Comentario: Y esto no solamente es en cuestiones de relaciones de pareja, sino también con nuestros amigos, familiares y conocidos. Lo importante es ser empáticos con las personas que nos rodean y sólo podemos llegar a serlo cuando aprendemos a ser empáticos con nosotros mismos.

Recomendamos leer también:


Brain

¿Quieres pero no quieres? Los sentimientos encontrados no son signo de indecisión sino de riqueza emocional

Quieres pero no quieres, algo te entusiasma pero también hay algo que te detiene, te gusta pero no del todo... Si has experimentado estos sentimientos en alguna ocasión y se lo has comentado a alguien para que te ayude a desenredar esa madeja emocional que tienes en tu mente, es probable que te haya dicho que eres una persona indecisa. Y que eso no es bueno.
Sin embargo, la ciencia tiene buenas noticias para ti: los sentimientos encontrados no son necesariamente sinónimo de indecisión sino de complejidad emocional. Las personas que tienen un universo emocional muy rico también son más propensas a experimentar esa gran variedad de sentimientos, muchas veces antagónicos. Además, son mejores gestionando sus emociones y tienen menos riesgo de sufrir depresión.

Comentario: Lo que se menciona en el artículo sobre ver los sentimientos "negativos" como algo totalmente malo, es una cuestión que nos ha hecho mucho daño como sociedad. Estamos tan bombardeados por todas partes con que tenemos que ser felices o perfectos, que cuando hacemos a un lado nuestras emociones negativas estamos dejando ir posibles lecciones que pueden ayudarnos a lo largo de nuestra vida. Lo importante, como se menciona, es reconocer por qué y de dónde surgen estas emociones y así poder trabajar con ellas, no encasillarlas en bueno o malo ni ver todo como blanco o negro.

Así mismo recomendamos ampliamente: