En el acto de botadura del crucero, en 2006, la habitual botella que se emplea para su bautismo no se rompió, sinónimo de gafe.
Costa Concordia
© EFE
Imagen del barco poco después de encallar cerca de la costa italiana.
Sucedió en 2006. En la botadura del 'Costa Concordia', una persona se dispone a cumplir la tradición: lanzar una botella contra el casco del buque. Es la forma de 'bautizar' un barco, la manera de 'bendecirlo'. Y el 'recipiente' no se rompió, lo que significa mala suerte, gafe para la embarcación, que embarrancó en la madrugada del viernes cerca de la costa italiana, junto a los arrecifes de entrada al puerto de la isla del Giglio.