- El 80% de los profesores encuestados por The Guardian asegura que los síntomas de hambruna por las mañanas en los alumnos son frecuentes.
- La pobreza en general y el costo de la vida son los principales problemas, así como la falta de disciplina alimenticia.

profesores británicos lleva comida para alumnos
© Desconocido
Niñas almorzando en un colegio
Jefes de estudio y médicos han solicitado a las autoridades de Gran Bretaña que garanticen que los niños con pocos recursos económicos puedan desayunar gratis, ya que la mayoría acude a la escuela sin tomar alimento. El periódico The Guardian realizó un sondeo publicado en el blog Breadline Britain (conocido con este nombre por ser el primer estudio de pobreza realizados en el siglo 19) que ha investigado el hambre en las escuelas y cómo las medidas de austeridad del Gobierno afectan a diferentes sectores de la sociedad.

En Gran Bretaña, alrededor de 3,6 millones de familias están en un alto riesgo de caer en la pobreza y los resultados del estudio, publicados por el tabloide, son menos esperanzadores: la mitad de los profesores ha reveleado que lleva comida a sus alumnos porque estos llegan de casa con el estómago vacío. Este dato supone un grave problema, ya que el trabajo, la concentración y las relaciones con los compañeros de clase se ve afectada.

Alrededor del 80% de profesores encuestados ha asegurado que los síntomas de hambruna son frecuentes entre el alumnado de la escuela por las mañanas, y el 55% ha mostrado que el hambre ha aumentado en los dos últimos años. Frente a ellos, un 2% niega que tales efectos se produzcan.

Una de las causas que explica las causas de este aumento del hambre, según el diario, podría ser la pobreza general (así lo afirmaron el 62% de los encuestados), mientras que el 59% atribuye los problemas al costo de la vida. La mitad del profesorado encuestado (el 49%) ha manifestado que alguna vez han llevado comida a sus alumnos y el 78% ha defendido los almuerzos escolares gratuitos en la misma forma que las comidas escolares gratuitas. Estas cifras muestran que el hambre en las escuelas es un verdadero problema.

Los alumnos comen demasiados dulces y alimentos con azúcar. Eso es otro de los problemas que los profesores han recalcado en el estudio. Muchos de los niños llevan para almorzar patatas fritas, batidos o refrescos y esto hace que haya una falta de hidratos de carbono en su dieta. Uno de los profesores explica que una buena medida sería la impartición de cursos para que los padres tomen conciencia de los efectos de la nutrición.

Los profesores aseguran que cada vez ven a más niños desnutridos, y los signos de pobreza se hacen evidentes en la ropa y las medias, ya que presentan rotos o agujeros, o también llevan varios días la misma ropa, de tal forma que muchos alumnos no se sienten cómodos con ellos en el aula y rehusan de estar con ellos en la misma sala.

Aunque, a pesar de las cifras, la comida no es el único problema. Según un profesor con el que habló The Guardian, las situaciones en las que se ha descubierto a alumnos con droga son cada vez mayores. Muchos alumnos han sido excluídos de academias por problemas con estas sustancias, y también cuentan las diferentes situaciones que provocan que los niños tengan una falta de educación. En el hogar, en muchas ocasiones, se viven situaciones de desintegración familiar, violencia doméstica o alcoholismo.

La falta de tiempo de los padres, por el trabajo, o la falta de educación o disciplina son varios de los límites que hacen que repercuten negativamente en la educación de los niños, aunque estos problemas están presentes indistintamente en todos los niveles de la sociedad.