El bloqueo unilateral de Yemen por parte de Arabia Saudita desde finales de marzo de 2015 ha causado una crisis humanitaria de proporciones épicas en la península arábiga. Es extremadamente difícil el acceso al país para los periodistas, trabajadores humanitarios y diplomáticos, pero por la poca información que se filtra, es evidente que la situación allí es grave.
Niños yemenies Arabia Saudta
© Desconocido
En agosto, el jefe del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Peter Maurer, declaró después de visitar el país: "Yemen después de cinco meses se parece a Siria luego de cinco años."
De una población de 25 millones - casi la misma que la de Siria antes del 2011 - por lo menos 16 millones de yemeníes no tienen agua potable, hay una escasez crítica de medicamentos, y 6,5 millones de civiles están en riesgo de morir de hambre, incluyendo 1,7 millones de niños que actualmente están en riesgo de desnutrición. Peter Maurer, jefe del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), dijo después de visitar el país en agosto pasado: "Yemen después de cinco meses se parece a Siria luego de cinco años."

El bombardeo aéreo generalizado por las fuerzas aéreas de los estados de Arabia Saudita y del Golfo - con significante ayuda militar directa e indirecta de los EE.UU. y del Reino Unido - ha matado a miles de civiles yemeníes. Durante una rueda de prensa a principios de este año, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos informó que "el número de víctimas civiles registrado entre el 26 de marzo y el 31 de diciembre de 2015 [es] 8.119 personas, incluyendo 2.795 muertos y 5.324 heridos." Sin embargo, la doctora Judith Brown, quien trabajó en Yemen para la Alta Comisión para Refugiados de la ONU, señala que el número de muertos como consecuencia de esta intervención militar es probablemente mucho mayor que lo reportado.

obama Saudis
© Carolyn Kaster / AP
El Presidente Obama y el Rey Salman se reúnen en Riad, Arabia Saudita, en enero de 2015.
¿Pero, de quién es esta guerra de todos modos? En la narrativa de los medios occidentales, las monarquías de la Casa de Saud y del Golfo están interviniendo [aguante la respiración] "en defensa del líder legítimo y democráticamente electo de Yemen contra un golpe inconstitucional dirigido, o al menos facilitado, por el régimen iraní. En este contexto, el bombardeo de objetivos civiles por parte de los saudíes son solo pequeños "errores".

En realidad, sin embargo, la situación es un tanto diferente.

Yemen en el contexto geopolítico

Yemen es esencialmente un país que nunca ha escapado a las ataduras del colonialismo, primero bajo el dominio británico, y actualmente bajo el dominio subsidiario de Riad (en nombre de Washington). Con una población de tamaño similar a la de Arabia Saudita, pero también el país más pobre de la región MENA (Oriente Medio y el Norte de África), el gobierno "independiente" de Yemen siempre ha sido fuertemente influenciado por el dinero saudí y su interpretación wahabí derechista del Islam.

Arabia Saudita se siente perseguida por los perros del infierno al observar que Irán se libera de las sanciones de Wall Street y vuelve a entrar en el comercio mundial de energía. Irán tiene tres veces la población de Arabia Saudita, casi la misma cantidad de petróleo y gas, y una alianza de seguridad y comercio en ciernes con Rusia y China. Entre tanto, Arabia Saudita es igual de dependiente de los EE.UU. y del Reino Unido, como lo son estos últimos de Arabia Saudita, por lo que la única manera de ir "hacia delante" es cumpliendo su voluntad.

Donde los intereses de la Casa de Saud y las Casas de Wall Street, Londres y París se fusionan es en el comercio de energía, y más específicamente, en el control de las arterias del transporte marítimo mundial. Aún con todos los artilugios de alta tecnología utilizados en la actualidad, algo de tecnología muy antigua aún domina nuestras vidas: los barcos cargueros y buques - el 90% de todo el comercio mundial se realiza sobre el agua. Y así, como los británicos (y como lo descubrieron otros marineros europeos antes que ellos), quienquiera que gobierne las olas, gobierna al mundo.

estrecho saudi
© Desconocido
Los dos cuellos de botella claves de la navegación en ambos lados de la península arábiga.
Es evidente que con una vía rápida a la modernización de su infraestructura, es sólo una cuestión de tiempo que Irán tome su lugar legítimo como el jugador dominante en el Medio Oriente. Irán está ejerciendo así su influencia sobre la ruta de transporte de petróleo más transitada del mundo, que pasa por el cuello de botella más importante del estrecho de Ormuz. Irán sabe que los buques de guerra estadounidenses no estarán patrullando esas aguas para siempre, y que sin la 'protección' de los EE.UU., la Casa de Saud y los estados del Golfo no tendrán más remedio que aceptar la entrada de Irán en los mercados, y en sus propios términos.

Riad está decidido a impedir la instauración de un nuevo régimen, independiente, en Yemen, porque esto significaría la pérdida de influencia sobre el otro cuello de botella fundamental para el transporte de la región: el estrecho de Mandeb entre Yemen y Djibouti, donde el Mar Rojo se encuentra con el Golfo de Adén. Es por esto que ven la mano de Irán detrás de la rebelión Houthi: los saudíes están proyectando sus propios planes maquiavélicos sobre los iraníes. Si estuvieran en el lugar de Irán, ellos prepararían una rebelión de sus correligionarios. De hecho, esta es precisamente la estrategia que Arabia Saudita ha seguido para extender su influencia en todo el mundo musulmán durante el último medio siglo.

A pesar de que los americanos y los franceses tienen bases militares a lo largo del Mar Rojo en Djibouti, los chinos han anunciado recientemente sus intenciones, en voz alta y clara, por medio de las bases de un acuerdo para construir una base militar propia en la zona. China tiene grandes planes para poner su marca en toda la longitud de la 'Ruta Marítima de la seda del siglo 21', con bases y centros comerciales, extendiéndose por todo el camino desde China hasta el Océano Índico, el Golfo de Adén y el Mar Rojo a través del Canal de Suez al Mediterráneo.

Las naciones a lo largo de esta ruta están expresando su interés en la sociedad, e incluso los grandes inversores en Occidente están entusiasmados por la posibilidad de obtener dólares adicionales. El problema es que los 'Amos del Universo' en ciertas capitales occidentales preferirían incendiar al mundo antes de que el control del monopolio sea perdido en los mares (y por tanto del comercio mundial y la banca). Por consiguiente, el caos total y la anarquía que vemos, se extiende como cáncer en la actualidad, sobre todo en los dos países a ambos lados del Golfo de Adén, Somalia y Yemen. Estos dos países deberían ser guardianes prósperos de la gran ruta marítima de Europa y China. En vez de esto, son yelmos humanos, el subproducto de la loca búsqueda de Washington por la total hegemonía mundial.

El levantamiento de Yemen


Los 'golpistas' en Yemen son de hecho miembros de la tribu Houthi liderando una revolución popular. Aunque son predominantemente chiítas, y por lo tanto correligionarios con la secta islámica mayoritaria en Irán, los Houthis han recibido apoyo mayoritario entre las comunidades nacionales e interreligiosas desde la aparición del movimiento en la década de 1990. Con una agenda que busca la reforma democrática y la justicia social para todos, los Houthis han sido comparados con el Hezbollah en el Líbano. Sus conexiones con Teherán terminan allí, pero sin embargo: no hay ninguna evidencia de apoyo militar iraní para su causa. La participación de Irán se limita al apoyo moral para la revolución y los esfuerzos para entregar ayuda humanitaria al país asediado.

al-Houthi
© Desconocido
Hussein Badreddin al-Houthi, 1956 - 2004, fue un líder religioso Zaidi y ex miembro del parlamento Yemení para el partido islámico Al-Haqq entre 1993 y 1997. Jugó un papel decisivo en la insurgencia Houthi contra el gobierno de Yemen, que comenzó en el año 2004 . El movimiento tomó su nombre después de su muerte en la batalla contra las fuerzas del gobierno.
La Casa de Saud ataco previamente a los Houthis en 2009, a instancias de su antiguo aliado, el presidente de Yemen Abdullah Saleh, quien generalmente a aplacado a Riad desde que llegó al poder en 1994. La colaboración entre Saleh y Arabia Saudita para reprimir las reivindicaciones democráticas yemeníes para la erradicación de los Houthis fue apodada 'Operación Tierra quemada', un movimiento que incluso los diplomáticos estadounidenses describieron en aquel momento como "peligroso y delirante".

Nunca tímido en comportarse de una manera implacable y delirante, los EE.UU., sin embargo, bajo el presidente electo Barack Obama, participaron en 'Tierra Quemada' mediante la realización de 80 operaciones dirigidas - desde aviones, bombarderos y buques de guerra - en el norte de Yemen, y matando a por lo menos 473 personas, de acuerdo a Human Rights Watch. La justificación para hacerlo fue que una nueva organización terrorista llamada 'Al-Qaeda en la Península árabe' había surgido súbitamente en Yemen, desde donde estaba induciendo de alguna manera a los hijos adolescentes de ricos nigerianos a empacar explosivos en su ropa interior y luego abordar aviones con destino a la Tierra de la Libertad. Sí, efectivamente, la farsa del 'bombardero de la ropa interior' se trataba en realidad de la supresión de la democracia en Yemen.

Los occidentales prácticamente no escucharon sobre los rebeldes Houthi en aquella oportunidad, pero el levantamiento de 2011 en Yemen (una de las revoluciones de la 'Primavera Árabe' que no se suponía debería ocurrir) cambió todo eso. Para satisfacer las demandas de los manifestantes, los saudíes sustituyeron a Saleh con su antiguo número 2, Abd Rabbuh Mansur al-Hadi, un líder débil, cuyos esfuerzos para formar un gobierno de unidad no pudieron aplacar la marejada por un cambio real en todo el país. Con las reformas constitucionales aún no concertadas, los Houthis tomaron el poder en la capital, Saná, en enero de 2015. Al-Hadi y su gobierno renunció y huyó a Arabia Saudita.

Por un momento demasiado fugaz, parecía que el pueblo de Yemen finalmente se había librado de la maldición del colonialismo para empezar a trazar su propio curso. Pero la Casa de Saud tenía otros planes. Después de haber huido a Riad, el ex Presidente Al-Hadi luego rescindió su renuncia y declaró su derrocamiento por un 'golpe de Estado inconstitucional'. El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó la Resolución 2201, la cual hacia la petición a los Houthis a que se retiren inmediatamente de las instituciones gubernamentales, y que todas las partes estuvieran de acuerdo en un plazo de tiempo para: 1) la redacción de la reforma constitucional, 2.) la celebración de un referéndum para ratificar la nueva constitución, y 3.) la realización de elecciones bajo la nueva ley electoral.

Uno se pregunta qué estaba pasando por la cabeza de la delegación rusa, ya que se abstuvieron en la votación de la UN, teniendo en cuenta la posición de Estados Unidos vis a vis sobre la 'legitimidad' de los presidentes Assad y Yanukovich. Al justificar el violento golpe de Estado en Ucrania en 2014, la portavoz estadounidense Jen Psaki afirmó que Yanukovich había perdido toda legitimidad debido a que "abdicó a sus responsabilidades huyendo a Kiev durante una crisis política". No lo hizo; corría por su vida, a diferencia de al-Hadi, que estaba bajo arresto domiciliario, pero no bajo la amenaza de hacer frente a un pelotón de ejecución Houthi.

'Shock e intimidación', al estilo Obama


En cualquier caso, lo siguiente que supimos, fue que el embajador saudí en los EE.UU. está anunciando - en una conferencia de prensa en Washington, DC - que la fuerza aérea de su país ha comenzado los ataques aéreos en la 'Operación Tormenta Decisiva' contra objetivos Houthis. Nueve países habían sido reclutados para proporcionar apoyo militar y las tropas de Arabia Saudita - Egipto, Marruecos, Jordania, Sudán, los Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Qatar y Bahrain. También el espacio aéreo somalí fue puesto 'a disposición' de la coalición, una hazaña notable de la diplomacia internacional dado que Somalia es un estado fallido, sin gobierno central.

bomba yemen
© Desconocido
El eje del mal Saudí-EE.UU-Golfo ha estado utilizando algunas municiones exageradamente grandes contra objetivos civiles en Yemen.
La rueda de prensa del embajador saudí apenas había terminado antes de que el gobierno de Estados Unidos emitiera un comunicado diciendo que estaría dando "apoyo logístico y de inteligencia" para la campaña de Arabia, así como el establecimiento de una "célula de planificación conjunta" con Arabia Saudita para coordinar los ataques aéreos . El gobierno británico ha reconocido recientemente que sus 'especialistas' están presentes en el interior de los centros de mando de Arabia Saudita, donde su 'experiencia' invaluable - obtenida por diezmar a Irak, Libia y Siria - asiste al régimen militar wahabí en la selección de objetivos. Todo había sido obviamente pre-organizado por el gobierno de Estados Unidos, y detrás de puertas cerradas, sin mandato de la UN o con base en el derecho internacional requerido.

Lo que realmente está sucediendo en Yemen es más o menos el escenario que los EE.UU. alega que está llevando a cabo en Siria; un levantamiento popular siendo brutalmente reprimido. Excepto que, en este caso, los EE.UU., a través de sus marionetas monárquicos en la región, está jugando el papel de 'dictador brutal que mata deliberadamente a civiles'. Una vez más vemos que la verdad no sólo difiere radicalmente de la narrativa occidental; está totalmente invertida. Mientras que pone posturas sobre la 'legitimidad democrática' de Al-Hadi, Arabia Saudita, un país que no reconocería la democracia aunque fuese tirado en ella en forma de un cometa de fuego, ha utilizado todos los trucos sucios en el libro para derrocar al gobierno sirio.

Y así, Arabia Saudita y los Estados del Golfo, utilizando armas británicas y estadounidenses recién compradas, y guiados por 'asesores' británicos y estadounidenses, repentina y violentamente intervinieron en Yemen. No sólo eso, su ejército está compuesto por oficiales del Reino Unido y de otros lugares. Qatar, por ejemplo, sólo recientemente comenzó a entrenar a sus propios pilotos; su fuerza aérea es casi en su totalidad equipo de la OTAN - bombarderos franceses, bombas estadounidenses, pilotos y técnicos británicos.

Así como los países europeos fueron empujados al frente para la destrucción de Libia en 2011, la 'Operación Tormenta Decisiva es la 'conducción tras bambalinas' por parte de EEUU, que forma parte de la era Obama de re-formulación 'liberal' de la política exterior agresiva del imperio post 11/9. Es el mismo 'shock e intimidación' llevado a cabo por el régimen de Bush, excepto que es entregado de forma encubierta a través de las estructuras militares de sus vasallos, permitiendo al gobierno de Estados Unidos de esa forma tirar de los hilos detrás de la flagrante violación de la soberanía de Yemen por parte de Arabia Saudita.

Crímenes de guerra Saudí-Occidentales

Entonces, ¿qué objetivos son los que los británicos y estadounidenses están proponiendo a los saudíes atacar? Pues bien, los ataques aéreos no están claramente sólo dirigidos a los rebeldes, sino también a grandes sectores de la población de Yemen. Sólo podemos concluir de ello que su propósito es desestabilizar toda la nación. Escuelas, hospitales, mezquitas, casas, campos de refugiados, guarderías, mercados, fábricas, centrales eléctricas, depósitos de almacenamiento de alimentos, y barrios enteros han sido pulverizados. El aeropuerto de Sana, el puerto de Hudaydah, carreteras, embajadas y bodas también han sido blanco de ataques. El 24 de julio del año pasado, los saudíes destruyeron una central eléctrica y las casas circundantes de la ciudad portuaria de Mokha, matando al menos a 120 civiles. Bagil Jafar Qasim, Director General de la central Mokha, informó:
Las bombas los alcanzaron [a los residentes], sin ninguna advertencia. No sabemos por qué. Nos quedamos muy sorprendidos. Nunca esperamos que apuntaran a una zona residencial llena de niños, mujeres y trabajadores. Sesenta fueron asesinados en el complejo de viviendas.
Varias horas después de este ataque, los saudíes anunciaron un 'alto el fuego humanitario' de cinco días, la segunda tregua de cinco días durante el año pasado. Tres días después, aviones de combate Saudis atacaron varias provincias, golpeando - entre otros sitios - mercados y hoteles. El último 'alto el fuego' se anunció el 15 de diciembre de 2015 y estaba destinado a durar siete días. Poco antes de que esta tregua debía entrar en vigor, los saudíes lanzaron dos ataques contra la localidad de Bani al-Haddad, y poco después, lanzaron ataques aéreos en el norte de la provincia de Hajjah. Lo qué podemos concluir de esto es que los saudíes están proponiendo y abusando de los alto el fuego con el fin de ganar "ventaja militar", es decir, para aterrorizar a la población civil a abandonar su apoyo a los rebeldes.

Un panel de la ONU que investiga el bombardeo terrorista en Yemen anunció la semana pasada que la coalición liderada por Arabia Saudita está llevando a cabo ataques "generalizados y sistemáticos" contra civiles y objetivos relacionados con la población civil. Sintiéndose bajo presión para el cese de envío de armas por valor de miles de millones a los saudíes, el gobierno británico respondió de la única manera que sabe: haciendo que su Ministro de Medio Oriente, Tobias Ellwood, dijera al Parlamento del Reino Unido que el informe del panel de la ONU se basó en 'mentiras' propagadas por los Houthis.

mercenarios hindmarsh yemen
© Desconocido
El hombre de la izquierda - sí, la izquierda - es el comandante de la Guardia Presidencial en los EAU, soldados de élite de ese país, y está al mando de las tropas de 1500 hombres entrenados por la Marina estadounidense que forman parte de las fuerzas corporativas invasoras occidentales en Yemen. Su nombre es Mike Hindmarsh, ex jefe del SAS australiano.
Obviamente bien entrenados por los maestros del terrorismo, los aviones de la coalición saudíes también han estado llevando a cabo ataques aéreos de doble toque (donde un bombardeo inicial tienta a los equipos de rescate, familiares y vecinos a acercarse al sitio y buscar entre los restos a sobrevivientes, sólo para que todo el mundo en las proximidades sea aniquilado por un segundo bombardeo, con una bomba más grande). Mientras las bombas de fabricación estadounidense llueven desde aviones fabricados en el Reino Unido, operativos extranjeros del EI / al-Qaeda (que operan básicamente como fuerzas de tierra de Arabia Saudita y de Catar) se aseguran que no haya refugio para los civiles haciendo explotar las mezquitas en las que se refugian, y cometiendo asesinatos puntuales de líderes locales que apoyan la revolución Houthi.

Una combinación de cobardía, falta de experiencia, y 'afluenza' significa que los saudíes tienen poco estómago para la realización de cualquier trabajo sucio de participación militar directa con los rebeldes determinados. Así que el Reino ha subcontratado 'botas sobre el terreno' de ejércitos privados como Blackwater (también conocidos como Xe, Academi, y ahora Constellis). Totalmente ignoradas en Occidente, son las muertes de Británicos, Estadounidenses, Franceses, Sudafricanos, Australianos y los nacionales Colombianos en Yemen en los últimos meses, todos ellos mercenarios extranjeros traídos para sofocar la rebelión.

Los saudíes sedientos de sangre pueden esperar el disfrute de otro año de apoyo militar de Egipto, Kuwait y de los Emiratos Árabes Unidos, más aviones de combate de los EE.UU., del Reino Unido e Israel, y bombas de racimo de los EE.UU.. En un período de nueve meses, Arabia Saudita gastó más de $ 60 millones de dólares en esta campaña. En ausencia de una intervención ruso-iraní o de algún otro milagro, el alivio para la gente de Yemen puede venir en el hecho de que el colapso del precio del petróleo en un 70%, ha recalado el presupuesto del Reino, que pronto podría estar frente a un default ante a sus deudas. El FMI advierte que - al ritmo en que actualmente sigue esta hemorragia de dinero - Arabia Saudita puede llegar al default, gorra en mano, para los préstamos en 2020.

Creando refugiados


Los occidentales han sido ajenos a los gritos yemeníes, en parte porque están enfocados en lo que es inmediatamente visible: 'la crisis de refugiados' - específicamente la 'crisis de los refugiados Sirios'. Esa corriente de refugiados en particular, se ha politizado para avanzar en la agenda occidental de forzar un cambio de régimen en Siria - y, posiblemente, el desmembramiento de ese país. Y sí, se puede ser que a los líderes europeos se les haya dado esencialmente órdenes el año pasado de 'retirarse' y de súbitamente dejar entrar - en contra de la práctica habitual - grandes cantidades inusuales de personas que huyen del Daesh en Siria.

Pero el propósito de que esto no fue el no permitir que las 'hordas Musulmanas' se hagan cargo e instauren la 'Ley Sharia en Europa' o para 'destruir la civilización occidental'. El propósito fue hacer avanzar el programa de largo plazo post 11/9 de fomentar un 'choque de civilizaciones' que justifica la imposición de medidas de estado policial en todas partes. Ya sea te identifiques como musulmán, cristiano, europeo, libertario, socialista, tradicionalista, ateo, o lo que sea, en lo que se refiere a la élite global, todos somos 'hordas' para 'destruir la civilización' y por lo tanto debemos ser aterrorizados, histerizados y anestesiados con órdenes cada vez más sutiles de control.

Mientras tanto, Europa es dejada para recoger los pedazos de guerras que son principalmente obra de Washington - cuyos resultados son que están aumentando el caos en las ciudades a las que los refugiados están migrando, y un ambiente tóxico que está lleno de histeria y ultraje, en parte justificado, pero gran parte del mismo enriquecido con el olor del fascismo.
refugiados Yemen
© Felsal Omar/Reuters
Yemeníes en movimiento: Otro millón de refugiados en dirección hacia ustedes, cortesía de las psico-guerras occidentales corporativas para el control de todo.
En medio de este 'duro despertar', sin embargo, parece que ha quedado olvidado por los occidentales que los refugiados 'que vienen aquí a empañar nuestros valores europeos blancos' son el resultado de, precisamente, este tipo de empresas conjuntas corporativas occidentales por causa de la destrucción permanente de Yemen. Hay un peligro real de que toda la ira generada en contra de la clase política en la última década - después de que rescataron a los banqueros e hicieron al pueblo pagar por ello - sea 'transmutada' en rabia hacia los refugiados.

El ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) estima que el ataque contra Yemen ha generado 140.000 refugiados dentro de Yemen hasta ahora - un número que se espera que llegue a 250.000 a finales de 2016. A continuación, hay que tener en cuenta los 246.000 refugiados registrados en Yemen antes de la intervención dirigida por los saudítas, el 95 por ciento de los cuales son somalíes que los yemeníes protegieron después de la intervención de los apoderados occidentales en Somalia en la década del 2000. Esto es otro medio millón de personas. Arabia Saudita y los ricos estados del Golfo no los dejaron entrar, así que ¿a dónde cree que van a empezar a migrar en última instancia?

ayuda humanitaria rusa
© AFP Photo/Mohammed Huwais
Un guardia de seguridad de Rusia permanece cerca de un avión que Moscú dice que está llevando 20 toneladas de ayuda, en la capital Yemeni, Saná, el 5 de noviembre de 2015.
Aparte de Irán, que envió su segundo barco de ayuda humanitaria en junio de 2015, el único país que parece preocuparse por la población de Yemen es Rusia, cuyo gobierno envió dos aviones con 46 toneladas de alimentos y tiendas de campaña en julio de 2015, y otro avión hace dos meses con 23 toneladas de ayuda. Ambos han tratado de ofrecer más, pero el bloqueo aéreo y naval impuesto por Arabia Saudita ha obligado a los aviones y barcos a dar marcha atrás. Actualmente, Rusia ha hecho un llamado a todas las partes a cesar las hostilidades y las negociaciones sobre el futuro constitucional de Yemen volverán a empezar. No se ve como que la intervención rusa está sobre la mesa, pero, de nuevo, todo está en proceso de cambio.

El presente es un infierno para Yemen, y el futuro no se ve nada mejor. Es otro campo de la muerte en un mundo picado de viruelas, con ellos sacrificados en el altar del departamento de la hegemonía de la OTAN.

Si hay algo que podemos hacer, es al menos estar al tanto de la situación y darnos cuenta de que los gobiernos occidentales están causando, apoyando y alentando, el asesinato masivo de miles y miles de civiles inocentes. Es especialmente de nuestra incumbencia reconocer su hipocresía y su mentira cuando dicen que quieren 'protegernos' del caos y la anarquía al tiempo que es eso lo que precisamente ofrecen. Otras formas en que podemos contribuir es mediante el intercambio de información en los medios sociales sobre lo que ocurre en Yemen, y boicoteando los productos hechos en Arabia Saudita. No hay que mirar hacia otro lado como la mayoría en el 'mundo libre' lo hace cuando se producen este tipo de crímenes de guerra, ya sea cerca de casa o en una tierra lejana.