No desaproveche este ejemplar gratuito de nuestra destacada "Guía ilustrada del gran lamebotas". En la entrega de hoy 2 consejos simples y muy efectivos para entregar su patria a intereses foráneos, sea que se trate de gobiernos, corporaciones, o alguna de las grandes bancas internacionales.
macri lamebotas
© Sott.net
El maestro de la lamebotez pule los zapatos de sus amos estadounidenses mejor que nadie...
El maestro de la lamebotez pule los zapatos de sus amos estadounidenses mejor que nadie... El maestro de la lamebotez pule los zapatos de sus amos estadounidenses mejor que nadie...Póngalos en práctica y disfrute de ser el sujeto más rastrero e innoble del mundo sin morir en el intento.

Consejo 1:

Imagine que su agrupación política acaba de ganar las elecciones y tras el ascenso al poder, al cabo de un corto período, todas las promesas de campaña rápidamente quedan en evidencia como viles mentiras. Las inversiones que prometieron lloverían a montones y la abundancia de hermosos billetes verdes (que según habían garantizado a la población serían hasta defecados por las propias mascotas) que harían de su país un vergel digno de la envidia de los mismos dioses del Olimpo, no aparecen por ningún lado.

En medio de este escenario usted es designado Ministro de Hacienda y tiene en sus manos la economía de una nación sumamente rica en recursos al mismo tiempo que sabe que el gobierno al que usted pertenece y representa no considera una buena idea invertir en desarrollo e industria, y consecuentemente transformar a la nación de un modelo abastecedor de las economías ricas primermundistas a un modelo productor de bienes de consumo y que se ponga de igual a igual con ellas.

La misión: ¡Hay que conseguir esos fondos a como dé lugar!... ¿Qué hacer?... Pues bien, ponga en acción la Ley Número 1 del gran Lamebotas:
"Bese tantos traseros como pueda, su dignidad y la del país que usted representa no tienen importancia alguna".
La estrategia detallada a continuación es una de las más sencillas, tan sencilla que el 99% de la veces ni siquiera da los resultados esperados, es decir las inversiones brillan por su ausencia... ¿Pero quién le quita lo bailado? Ha humillado a su país, haciendo un ridículo espantoso y demostrando que está dispuesto a sacrificar su nación por migajas, y todo eso por algún eventual billete verde en su bolsillo...

Vea uno de nuestros más destacados instructores en acción:
  • Sujeto: Alfonso Prat-Gay, Ministro de Hacienda de Argentina
  • Escenario: Encuentro de empresarios españoles organizado por Nueva Economía Forum
  • Situación: El ministro, al disertar ante el grupo de empresarios, pidió disculpas por lo que han sufrido los capitales españoles los últimos años y sostuvo que la Argentina les ofrece ahora grandes oportunidades. También lamentó la expropiación (justa por cierto) en 2012 del 51% de las acciones de YPF (empresa petrolera estatal argentina) entonces en manos de la española Repsol quien en los 90 la había adquirido a precio de ganga y luego explotado durante décadas sin invertir un solo centavo en ella. Como frutilla del postre, directivos de Repsol fueron responsables del vaciamiento de la empresa, hecho que incluso llevó a algunos de sus ex gerentes a la cárcel. El ministro, digno alumno emérito de nuestro programa de estudio y catedrático en la facultad de Lamebotología, puso un sello de calidad a su discurso al arrastrarse como un abyecto reptil repitiendo varias veces: "La Argentina está de vuelta", una clara referencia a que el país vuelve a ser la prostituta barata de las potencias depredadoras que estén dispuestas a usar sus "servicios".

Un aplauso para el Doctor en Lamebotología Alfonso Prat-Gay, uno de nuestros más preciados expertos y co-autor de la "Guía ilustrada del gran Lamebotas".

Consejo 2:

Imagine que usted es el flamante presidente de una nación en vías de desarrollo y que debe presidir el primer acto patrio en conmemoración de la independencia del yugo colonial lograda hace siglos. ¿Cómo hace un experto lamebotas para transformar un acto tan orgulloso e impregnado del vivo recuerdo de la valentía y el coraje de los más preciados próceres de la patria en una fiesta portentosa de la lamebotez?... Pues bien, usa la Ley Número 1 del gran Lamebotas:
"Bese tantos traseros como pueda, su dignidad y la del país que usted representa no tienen importancia alguna".
y la combina con la Ley Número 2 del gran Lamebotas:
"Tome cualquier ícono que represente los valores más elevados y preciados de su pueblo, y atribúyales con confianza y convicción los valores más bajos, viles, indignos, despreciables, infames y mezquinos de la lamebotez".
Esta estrategia es conocida como la maniobra "Rey Midas Reloaded", en clara alusión a una versión más renovada del mítico rey, en la que en vez de convertir en oro todo lo que toca lo convierte en estiércol.

Vea a nuestro instructor estrella en acción:
  • Sujeto: Mauricio Macri, presidente de Argentina
  • Escenario: Acto del 9 de julio del 2016, fecha en que se conmemoraban los 200 años de la declaración argentina de la independencia de España.
  • Situación: El presidente debe acudir a una fiesta patria única e irrepetible en donde los valores más temidos y odiados por un buen lamebotas, es decir independencia, autodeterminación y soberanía, resuenan más fuerte que nunca. ¿Qué hacer para no exacerbar estos indeseables sentimientos en la población y no morir en el intento?... Mauricio Macri, Doctor en Lamebotología y especialista en Besatraserismo nos explica cómo. Primero: Si se trata de una nación que rompió el yugo colonial más o menos al mismo tiempo que otras naciones hermanas (como es el caso de Argentina y varios países latinoamericanos) no invite a ningún mandatario ni exmandatario de estas naciones al festejo, eso sería una muestra nada conveniente de orgullo y podría servir de inspiración para el pueblo al mismo tiempo que causaría cierto malestar en los propietarios de los traseros que usted acostumbra besar. Segundo: Nada como un buen balde de gélida agua para shockear a su pueblo. Si su país festeja la independencia de la Corona Española ¿quién sería el invitado más conveniente para un eximio lamebotas si pretende humillar al país que representa y dar una muestra magistral de lamebotez?... Pues el mismo Rey de España, ¿quién más si no?... Pero aguarde, el trabajo no estaría completo si durante su discurso no le arrojara unos lindos piropos al Rey y no transformara a los Padres de la patria en lamebotas tan destacados como usted mismo (uso de la Ley Número 2 del gran Lamebotas).
Véalo por usted mismo:


¿Escuchó?...Dijo el presidente: "Estoy acá [NdE: en Tucumán, provincia argentina donde se declaró la independencia de España] tratando de pensar y sentir lo que sentirían ellos [NdE: con "ellos" se refiere a los próceres que declararon la independencia] en ese momento. Claramente deberían tener angustia de tomar la decisión, querido Rey, de separarse de España".

¡Una obra maestra de la lamebotez!... Tenga en cuenta que la verdad histórica es completamente distinta, de hecho es contraria. Según aclaró en su página web el historiador argentino Felipe Pigna:
La "angustia" de San Martín en 1816 tenía su origen en lo que se demoraba la declaración de Independencia de España, no precisamente en tener que separarse de ella. Así se lo dejaba en claro a uno de sus hombres en el Congreso de Tucumán, el diputado cuyano Godoy Cruz en una célebre carta:
"¡Hasta cuándo esperamos declarar nuestra independencia! ¿No le parece a usted una cosa bien ridícula, acuñar moneda, tener el pabellón y cucarda nacional y por último hacer la guerra al soberano de quien en el día se cree dependemos? ¿Qué nos falta más que decirlo? Por otra parte, ¿qué relaciones podremos emprender, cuando estamos a pupilo? [...] Ánimo, que para los hombres de coraje se han hecho las empresas".
Y para que no queden dudas sobre cómo los verdaderos sentimientos de aquella gesta patriótica, es decir la valentía, el coraje, y unas profundas ansias de libertad, son en una maniobra soberbia transformadas por un lamebotas experto en una simple y rastrera "angustia", citamos aquí el texto literal el Acta de la Independencia:
"Nos, los representantes de las Provincias Unidas en Sud América, reunidos en Congreso General, invocando al Eterno que preside al universo, en el nombre y por la autoridad de los pueblos que representamos, protestando al cielo, a las naciones, y hombres todos del globo, la justicia, que regla nuestros votos, declaramos solemnemente a la faz de la tierra que, es voluntad unánime e indudable de estas provincias romper los violentos vínculos que las ligaban a los reyes de España, recuperar los derechos de los que fueron despojadas, e investirse del alto carácter de una nación libre e independiente del rey Fernando VII, sus sucesores y metrópoli..."
El monarca vitalicio, Juan Carlos I de España, invitado a la ceremonia es miembro de la dinastía de los Borbones al igual que el Rey Fernando VII.

¡Una obra maestra!... Mauricio Macri es sin duda el Miguel Ángel de la lamebotez, un ejemplo y una inspiración para todo aquel que aspire a ser un Lamebotas de excepción.