© Pixnio
Según explican los periódicos locales, un turista belga de 34 años llamado Denis Andre Dasoul fallecíó en el Canggu Medika Hospital después de ser alcanzado por un rayo mientras asistía a una clase de surf.

La clase era en la playa de Batu Bolong (Bali, Indonesia), donde el surfista belga estaba con un instructor cuando un rayo cayó en el agua. Los testigos cuentan que sacaron a ambos del agua y pudieron salvar rápidamente con los primeros auxilios al instructor, pero en cambio se temían lo peor con el alumno, al que no fue posible reanimar. Aguantó el trayecto en ambulancia hasta -por desgracia- fallecer oficialmente en el hospital.

Todavía no está claro qué causó su muerte, pero seguramente será una suma de todo lo que puede llegar a provocar un rayo: parada cardíaca y/o respiratoria, convulsiones y quemaduras de tercer grado.

El incidente tuvo lugar en Batu Bolong Beach, también conocida como Old Man's, una playa situada en el sur de la región de Canggu (Bali). La zona es especialmente indicada para longboard, SUP y principiantes del surf, además de ser un lugar turístico.

© CEphoto, Uwe Aranas (Wikimedia Commons)
Batu Bolong Beach, Bali (Indonesia)

¿Algo poco habitual?

Sí. Que te caiga un rayo es muy poco probable. Hay varios factores que pueden aumentar el riesgo de que eso ocurra (no es lo mismo estar en el mar durante un atormenta que ponerse a cobijo), pero los estudios que se han hecho al respecto indican que es de una entre cada 3 millones. Curiosamente, eso sí, es más probable que no que te toque el Euromillón: una por cada 75 millones.


Comentario: Aunque, a juzgar por las noticias en los últimos años, creeríamos que la probabilidad de que le caiga a uno un rayo han aumentado.


Una vez te alcanza, las posibilidades de morir son del 32%. El otro 68% sobrevive, aunque con graves secuelas físicas y/o mentales.

Además de este caso del surfista belga, en el mundo del surf se recuerdan otros casos como el de un surfista sudafricano, Pierre Tostee, alcanzado en 1987 en Australia durante una competición del circuito mundial; otro surfista de 20 años fue alcanzado en Venice Beach en 2014 y en 2015 ocurrió algo parecio en Byron Bay.

Cabe decir que en alguna ocasión se ha podido capturar cómo un rayo alcanzaba una persona. No surfeando, pero sí en la playa, como en el conocido caso de esta chica en Praia do Sonho (Sao Paulo). Tras pasar por el hospital... sobrevivió.

Sea como sea, ante cualquier indicio de que pueda haber tormenta eléctrica, salir del agua es tomar la precaución correcta.