Una nube de material radioactivo se desplazó por 28 países de Europa, registraron informes.

© Google Maps
La nube se detectó por primera vez en Italia, el pasado 3 de octubre. Desde entonces se fue disipando, aunque su procedencia fue rastreada en la frontera entre Rusia y Kazajstán.

La zona es conocida por tener instalaciones nucleares, y además fue escenario de múltiples accidentes, incluido uno a gran escala en 1957 que compite con el incidente de 2011 en Fukushima, y el desastre de Chernobyl de 1986.

Además en esa zona, una instalación se utilizó una vez para convertir combustible nuclear usado en material de armas nucleares durante la Guerra Fría. De momento la búsqueda de la procedencia de la nube radioactiva todavía no terminó.

Es una radioactividad muy baja y no plantea ningún problema para la salud y el medio ambiente en Europa", afirmó Jean-Christophe Gariel, director de salud del Instituto de Radioprotección y Seguridad Nuclear de Francia.


Comentario: Bueno, la verdad es que cuando se trata de radiactividad, nunca podemos estar seguros acerca de los problemas que puede plantear y cuáles son los niveles verdaderamente seguros.


Gariel afirmó que los funcionarios de seguridad rusos no cuestionan los datos, pero dicen que no escucharon noticias sobre un accidente en ninguna de las plantas.

La radiactividad es indicada por monitores que detectan el isótopo rutenio-106 en el aire.

"Es un isótopo inusual", dice Anders Ringbom, director de investigación de la Agencia Sueca de Investigación de Defensa, a través de NPR. "No creo que lo hayamos visto desde el accidente de Chernobyl".

Según NPR, las personas que se encontraban a pocos kilómetros de la liberación del isótopo habrían necesitado buscar protección.

Gariel agrega que las autoridades francesas llevarán a cabo controles fortuitos de los alimentos y productos afines de la zona.

"Si hubiera sucedido en Francia, habríamos tomado medidas para proteger a la población en un radio de pocos kilómetros", destacó.

El funcionario cree que el tamaño de la emisión es indicativo en un accidente. El análisis del Instituto de Radioprotección y Seguridad Nuclear indica que podría tratarse de reprocesamiento químico del combustible nuclear para fines médicos, según el informe de la NPR.

"No era una liberación autorizada, estamos seguros de eso", enfatizó Gariel.