El Pentágono ha gastado al menos 70 millones de dólares en experimentos militares que incluyen pruebas con virus y agentes químicos mortales en Porton Down, el laboratorio militar del Reino Unido cerca de la ciudad de Salisbury. La instalación secreta de investigación biológica y química está situada a 13 km del banco donde fueron encontrados inconscientes el 4 de marzo el ex espía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia tras una supuesta intoxicación por el agente nervioso Novichok.
Porton Down skripal novichok
© Peter Nicholls / Reuters
Carteles que prohíben el acceso cerca del Laboratorio de Ciencia y Tecnología de Defensa de Porton Down, cerca de Salisbury, Gran Bretaña, 19 de marzo de 2018.
porton Down laboratory
porton down skripal map
© Google Maps

La información obtenida del registro de contratos federales de EE.UU. revela que la Agencia de Reducción de Amenazas para la Defensa del Pentágono (DTRA, por sus siglas en inglés) ha financiado varios proyectos militares realizados en el Laboratorio de Ciencia y Tecnología de Defensa del Reino Unido (DSTL, por sus siglas en inglés) o Porton Down durante la última década. Entre ellos: infección respiratoria experimental de primates no humanos (titíes) con ántrax, virus del Ébola, virus de Marburg, virus de la encefalitis equina venezolana, virus de la encefalitis equina occidental y virus de la encefalitis equina oriental. La Agencia de los Estados Unidos para la Reducción de Amenazas para la Defensa (DTRA) también ha financiado experimentos con animales expuestos a agentes químicos como la mostaza azufrada y el gas fosgeno. El gas fosgeno fue utilizado como arma química durante la Primera Guerra Mundial, donde fue responsable de cerca del 85% de las 100.000 muertes causadas por armas químicas.

A la DTRA también se le ha concedido el acceso ilimitado a las funciones científicas y técnicas de la DSTL y a los datos de sus ensayos, en virtud de un contrato del 2011 para colaborar e intercambiar capacidades científicas y técnicas con el Ministerio de Defensa del Reino Unido.

Al menos 122.000 animales utilizados para experimentos químicos y biológicos militares en Porton Down

Los experimentos con animales se consideran confidenciales en el Reino Unido. En virtud del artículo 24 de la Ley de Animales (Procedimientos Científicos) de 1986, la divulgación de ciertas informaciones sobre experimentos con animales en el Reino Unido constituye un delito penal.

Sin embargo, los datos obtenidos a través de la Ley de Libertad de Información dan una idea de la dimensión de los experimentos químicos y biológicos militares llevados a cabo en Porton Down. Un total de 122.050 animales han estado expuestos a patógenos mortales, productos químicos y enfermedades incurables durante la última década (2005-2016).
porton down experimental animals

Monos usados en ensayos de agentes químicos de guerra en Porton Down en el pasado.
Los animales utilizados incluyen ratones, cobayas, ratas, cerdos, hurones, ovejas y primates no humanos. Algunos de los experimentos mortales han sido patrocinados por el Pentágono bajo contratos entre el DSTL y la DTRA. Los científicos de Porton Down han infectado o envenenado animales para medir el tiempo transcurrido hasta la muerte y la dosis letal de exposición. En la práctica, la posibilidad de utilizar como arma el virus o gas químico investigado.
porton down chemical weapons experiments
© Vic Pigula
Monos titíes son infectados experimentalmente en Porton Down con Ébola, Ántrax, Virus de Marburg y otros patógenos mortales. Los científicos miden el tiempo transcurrido hasta la muerte y la dosis letal de exposición al agente biológico.
El Ébola como un arma biológica

Doce monos titíes fueron infectados experimentalmente con el virus Ébola, vía aerosol, en Porton Down en el marco de un proyecto financiado por el Pentágono: Infección respiratoria experimental de titíes con el virus Ébola Kikwit (la cepa Zaire del virus Ébola que mató a más de 245 personas en Zaire, ahora República Democrática del Congo, en 1995). El proyecto formaba parte de un programa de la DTRA por valor de 6,3 millones de dólares que se llevó a cabo en Porton Down de 2012 a 2016: Desarrollo de modelos comunes en monos titíes para patógenos de categoría A/B y evaluación de productos en monos titíes.[1]
ebola experiments Porton down bioweapons
© The Journal of Infectious Diseases
El objetivo declarado del experimento era medir la dosis letal de exposición y el tiempo transcurrido hasta la muerte, lo que significa que el virus Ébola Kikwit fue investigado por su potencial como arma biológica. Todos los monos titíes infectados murieron entre 6 y 10 días después de la exposición al virus del Ébola.

El Pentágono también financió estudios sobre el mortal virus de Marburg: un proyecto por valor de 2,6 millones de dólares (Infección experimental de fiebre hemorrágica por el virus de Marburg respiratorio en el tití común) y otro proyecto por valor de 1,4 millones de dólares (Desarrollo del modelo del virus de Marburg), que se llevaron a cabo en Porton Down en 2017. Este virus causa fiebre hemorrágica viral y está clasificado como agente de bioterrorismo de categoría A. Todos los monos infectados murieron a los 8 o 10 días. El objetivo de los estudios fue examinar la dosis y el tiempo de muerte de los animales expuestos al virus de Marburg en aerosol.[2]
porton down marburg virus experiment
© International Journal of Experimental Pathology
Bajo otro proyecto por valor de 4,8 millones de dólares, financiado por la DTRA, los científicos de Porton Down junto con el contratista del Pentágono Mapp Biopharmaceutical probaron la susceptibilidad y letalidad del virus de la encefalitis equina occidental en ratones infectados por vía de aerosol. Mapp Biopharmaceutical es una compañía farmacéutica estadounidense que ha desarrollado una vacuna contra el Ébola a partir de la planta de tabaco. Según el estudio, la infección por aerosol es la vía probable de exposición al virus de la encefalitis equina occidental en un escenario de guerra biológica.

Doce monos titíes fueron infectados con ántrax en Porton Down durante un experimento financiado por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa de los Estados Unidos (DARPA, por sus siglas en inglés). El estudio, titulado Infección experimental por ántrax respiratorio en el tití común (Callithrix jacchus), tenía como objetivo determinar la dosis letal necesaria para matar al 50% de los animales, o el llamado indicador LD50. El valor de LD50 para una sustancia es la dosis necesaria para matar a la mitad de los miembros de la población sometida a prueba después de una duración de ensayo especificada. Seis de los monos murieron de ántrax en el período de 40 a 140 horas[3].
porton down anthrax experiments
© US National Library of Medicine
Ensayos con agentes químicos

Científicos militares británicos fueron financiados por la DTRA para realizar pruebas del Sistema de Agentes Químicos como parte de un programa de 39,7 millones de dólares del Pentágono (2012-2017) en Porton Down. Documentos prueban que el Departamento de la Agencia de Defensa de Estados Unidos (DTRA) financió experimentos con animales con agentes químicos en el misterioso laboratorio militar británico.

En 2016, los científicos de Porton Down, junto con sus colegas del Instituto de Investigación Médica de Defensa Química del Ejército de Estados Unidos, publicaron los resultados de un estudio conjunto sobre el perfil de expresión génica aguda del tejido pulmonar después de la exposición a la inhalación de mostaza de azufre en cerdos anestesiados de gran tamaño. Según la información sobre la financiación, este trabajo fue apoyado por dos contratos con la Agencia de Reducción de Amenazas para la Defensa (Departamento de Defensa de EE.UU.). Durante el experimento en Porton Down, 16 cerdos fueron expuestos al gas mostaza durante unos 10 minutos, a las 12 horas de la exposición los animales fueron sacrificados (tres de ellos murieron durante el experimento debido a complicaciones) y se realizó un examen post mortem completo para determinar el daño pulmonar causado por la inhalación del gas mostaza azufrado.

El gas mostaza de azufre es un agente de guerra química que se utilizó por primera vez en el campo de batalla en la Primera Guerra Mundial. Se ha clasificado como carcinógeno humano de Clase 1, lo que significa que también puede causar cáncer. Los agentes mostaza estaban regulados por la Convención sobre las Armas Químicas de 1993 como sustancias sin ningún otro uso que la guerra química.

El último uso de la mostaza de azufre en la batalla se confirmó en Siria en 2016. Según la BBC, los yihadistas del Estado Islámico (ISIS) utilizaron gas mostaza contra las fuerzas gubernamentales en Deir-ez-Zor. Se confirmó que el mismo gas químico fue utilizado por ISIS contra los kurdos en el norte de Irak. Según The Independent, la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) confirmó que las pruebas de laboratorio habían dado positivo para el gas mostaza de azufre, después de que alrededor de 35 tropas kurdas se enfermaron en el campo de batalla en agosto de 2015.
isis iraq chemical weapons
© Ed Alexander/BLACKOPS Cyber
Soldados iraquíes encuentran un depósito de armas químicas del Estado Islámico.
Los soldados iraquíes capturaron un arsenal de armas químicas del EI en Qayarah, Ira. Los misiles resultaron positivos para el gas mostaza de azufre, en octubre de 2016.

De acuerdo con información obtenida del registro de contratos federales de los Estados Unidos, los científicos de Porton Down completaron hace 5 meses un programa militar de 2 millones de dólares que involucra experimentos con gases químicos en animales. Este programa fue financiado por el Departamento del Ejército de los EE.UU. en nombre del Instituto de Investigación Médica de Defensa Química del Ejército de EE.UU. (USAMRICD, por sus siglas en inglés) y fue lanzado en 2008 y ampliado en 2012. El trabajo en el programa incluyó pruebas de gas fosgeno. Entre ellos - Desarrollo continuo de modelos para establecer lesiones de fosgeno reproducibles en 24 horas. De acuerdo con los documentos del programa, el propósito era observar el desarrollo de lesión pulmonar aguda después de la exposición al fosgeno. El gas fosgeno se utilizó ampliamente como arma química, sobre todo durante la Primera Guerra Mundial.

Coincidencia: Conejillos de Indias en Porton Down y en la casa del exespía envenenado

En Poton Down, en 2015, se realizaron pruebas con agentes nerviosos VX y VM en cobayas. El proyecto fue financiado por el Ministerio de Defensa del Reino Unido. Curiosamente, también se encontraron conejillos de indias en la casa de Sergei Skripal en Salisbury, a pocos kilómetros del misterioso laboratorio militar químico y biológico. Una foto de las mascotas de los Skripal, un gato y conejillos de indias, fue publicada por su hija Yulia en Facebook.
Skripal pets
© Yulia Skripal/Facebook
En un informe de 2015 al Parlamento del Reino Unido, el Ministerio de Defensa del Reino Unido confirmó el uso de animales para experimentos militares químicos y biológicos. El ministerio dice:
"DSTL se enorgullece de ofrecer ciencia y tecnología de vanguardia en beneficio de la defensa y la seguridad nacionales. Parte de su labor consiste en adoptar contramedidas seguras y eficaces contra la amenaza que representan las armas químicas y biológicas y mejorar el tratamiento de las víctimas convencionales en el campo de batalla, lo que actualmente no podría lograrse sin la utilización de animales".
Científicos de Porton Down ensayan gases químicos con pasajeros del metro de Londres

Los documentos revelan que se lanzaron gases químicos a miles de pasajeros desprevenidos durante un experimento militar en el metro de Londres. Estas pruebas químicas fueron realizadas en 2013 por un científico de Porton Down.
London tube station

Los científicos de Porton Down lanzaron gases químicos en el metro de Londres en 2013.
El gobierno británico nunca informó al público británico del experimento militar en el metro de Londres. Miles de personas fueron expuestas a gases químicos sin su conocimiento. El Ministerio de Defensa tampoco pidió su consentimiento para participar en tales experimentos militares. La información sobre el proyecto puede obtenerse de un documento del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) de EE.UU. del 2016 titulado "Evaluación ambiental de la propuesta de liberación de partículas y gases contaminantes en el metro de la ciudad de Nueva York para el proyecto de restauración del transporte subterráneo".
aerosol experiments chemical weapons
© Department of Homeland Security
Los científicos de Porton Down liberaron gas químico en el metro de Londres en 2013.
El documento proporciona información sobre otros programas que se están ejecutando en EE.UU. y el Reino Unido desde 2005 hasta 2016. Entre ellos se encuentran los ensayos químicos del metro de Londres. Fueron realizadas por el Laboratorio de Ciencia y Tecnología de la Defensa (DSTL), también conocido como Porton Down.

La información obtenida del registro de contratos del gobierno del Reino Unido confirma que los científicos de Porton Down llevaron a cabo un estudio sobre el acceso al metro de Londres en virtud de un contrato de tres años con el metro de Londres (2011-2014). Sin embargo, no se especifica el contenido del proyecto.

Según los documentos del contrato, el Metro de Londres no puede comunicarse "sobre estos asuntos con ningún representante de los medios de comunicación a menos que se le concedan permisos específicos para hacerlo. En caso de que el contrato sea confidencial, el contratista deberá salvaguardar la información. Antes de publicar información al público en general, Porton Down puede modificar cualquier información que estaría exenta de divulgación si fuera objeto de una solicitud de información en virtud de la Ley de Libertad de Información".
homeland security agreement London Underground
© data.gov.uk
El metro de Londres tiene prohibido revelar públicamente información sobre el proyecto Porton Down sin permiso, según los documentos del contrato.

El controvertido laboratorio militar fue investigado para experimentos químicos y biológicos en humanos en el pasado. Hasta 20.000 personas participaron en varios ensayos entre 1949 y 1989. En 2008, el Ministerio de Defensa del Reino Unido pagó a 360 veteranos 3 millones de libras esterlinas sin admitir responsabilidad alguna.
Ronald George Maddison chemical weapons

Ronald George Maddison era un ingeniero de la Fuerza Aérea Real de veinte años que murió mientras se sometía a pruebas con sarín en Porton Down en 1953, según documentos militares desclasificados.
Britain chemical weapons experiments WW2
Diseminación en polvo de agentes químicos o biológicos

Actualmente los científicos de Porton Down producen y prueban la diseminación de agentes biológicos y/o químicos como lo hicieron en el pasado, según revelan documentos del registro de contratos del gobierno del Reino Unido. Aunque la información está editada, no deja de suscitar dudas sobre por qué el ejército británico necesita desarrollar una nueva técnica para la diseminación de agentes químicos o biológicos a través de la vía inhalatoria. A un contratista privado, Red Scientific Ltd, se le adjudicó un contrato de 50.000 libras esterlinas en 2012 "para explorar técnicas que podrían utilizarse para manipular la capacidad de flujo de los polvos secos, principalmente para comprender la difusión de partículas sólidas por inhalación, y para aplicar una variedad de técnicas innovadoras para la manipulación de polvos a un polvo irritante específico (proporcionado por DSTL)". Si el trabajo en 2012/13 demuestra ser exitoso, hay potencial para una segunda fase que se llevará a cabo en 2013/14 en la que se examinarán otros materiales en polvo con las mismas técnicas, según revelan los documentos del contrato. El objetivo declarado del proyecto es mejorar notablemente la eficiencia de la pulverización con respecto a las técnicas actuales utilizadas en DSTL.
private contract chemical weapons porton down
private contract porton down chemical weapons
© data.gov.uk
DSTL también ha probado técnicas de diseminación por medio de túneles de viento. Una empresa privada, NIAB Trading Ltd, obtuvo un contrato de 12.020 libras esterlinas para proporcionar instalaciones y experiencia con el fin de ayudar con las evaluaciones de los túneles de viento.

Estos experimentos de liberación de bacterias se llevaron a cabo en el Reino Unido en el pasado durante la operación militar conjunta DICE entre el Reino Unido y Estados Unidos. Un documento desclasificado del Ejército de EE.UU. reveló que una serie de 24 pruebas de campo tuvieron lugar frente a la costa de Portland y en Lyme Bay en el Reino Unido en 1975. Cada uno de los ensayos de campo incluyó la pulverización de aerosoles bacterianos masivos desde un Land Rover modificado. Aunque Estados Unidos y el Reino Unido se adhirieron a las Convenciones de las Naciones Unidas sobre la prohibición de armas químicas y biológicas, los documentos demuestran que sus programas militares nunca han terminado.
porton down chemical weapons
© Imperial War Museums
Los científicos de Porton Down realizaron ensayos de campo en 1956. Las máscaras en sus rostros permitían la recolección de los simulantes bélicos que habían sido rociados desde los aviones.
Un funcionario estadounidense mintió en Bruselas acerca de los biolaboratorios del Pentágono

Robert Kadlec, Subsecretario del Departamento de Salud de los Estados Unidos, negó categóricamente la existencia de un programa estadounidense de armas biológicas en un seminario sobre la amenaza de las armas biológicas y químicas. El evento fue organizado por el Parlamento Europeo el 7 de marzo en Bruselas. Cuando se le preguntó por qué la información sobre los laboratorios militares estadounidenses en 25 países limítrofes con Rusia, China e Irán (los principales rivales del Pentágono) es confidencial, Kadlec respondió: "No son confidenciales, están abiertamente a disposición de cualquiera que quiera verlos". (Vídeo completo del comentario de Robert Kadlec aquí)

Sin embargo, los documentos sobre los laboratorios biológicos del Pentágono prueban que está equivocado.
DOD biolaboratories offshore
© fbo.gov
dod agreement chemical weapons agreement Ukraine
Según el Acuerdo de 2005 entre el Departamento de Defensa de Estados Unidos y el Ministerio de Salud de Ucrania, el gobierno ucraniano tiene prohibido revelar públicamente información confidencial sobre el programa de Estados Unidos. El Pentágono ha estado operando 11 biolaboratorios en Ucrania.

Porton Down es sólo uno de los laboratorios militares financiados por el Pentágono en 25 países de todo el mundo, donde el ejército de EE.UU. produce y prueba virus, bacterias y toxinas artificiales en violación directa de la convención de la ONU. Estos laboratorios biológicos estadounidenses están financiados por la Agencia de Reducción de la Amenaza para la Defensa (DTRA, por sus siglas en inglés) bajo un programa militar por valor de 2.100 millones de dólares, el Programa Cooperativo de Compromiso Biológico (CBEP, por sus siglas en inglés), y están ubicados en países de la antigua Unión Soviética como Georgia y Ucrania, el Medio Oriente, el Sudeste Asiático y África.

Las instalaciones militares financiadas por el Pentágono no están bajo el control directo del Estado anfitrión, ya que el personal militar y civil de Estados Unidos está trabajando bajo cobertura diplomática. Se prohíbe a los gobiernos locales divulgar públicamente información confidencial sobre el programa militar extranjero que se desarrolla en su propio territorio. Sin estar bajo el control directo del Estado anfitrión, estos laboratorios biológicos del Pentágono ponen en riesgo la salud de la población local y deberían ser clausurados.

Fuentes:

[1] Experimental Respiratory Infection of Marmosets (Callithrix jacchus) With Ebola Virus Kikwit, The Journal of Infectious Diseases, Volume 212, 1 October 2015

[2] Experimental respiratory Marburg virus haemorrhagic fever infection in the common marmoset (Callithrix jacchus), International Journal of Experimental Pathology

[3] Experimental respiratory anthrax infection in the common marmoset (Callithrix jacchus), US National Library of Medicine

Dilyana Gaytandzhieva es una periodista de investigación búlgara y corresponsal para el Oriente Medio. En los últimos dos años ha publicado una serie de informes reveladores sobre el contrabando de armas. Hace dos meses, South Front publicó su investigación sobre los laboratorios biológicos del Pentágono en 25 países de todo el mundo. Su informe actual ofrece una visión general de los experimentos financiados por el Pentágono en el misterioso laboratorio militar británico Porton Down, cerca de Salisbury, donde un exespía ruso y su hija fueron supuestamente envenenados con un agente nervioso. Síguela en Twitter/@dgaytandzhieva