Imagen
© inah
Investigadores del INAH trabajan en el sitio arqueológico de Cuzam
Fueron descubiertos siete nuevos sitios arqueológicos mayas y una importante concentración de entierros humanos prehispánicos en el estado de Yucatán, informó ayer el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en un comunicado.

Entre los vestigios importantes destacan diversas estructuras arquitectónicas, piezas de cerámica, lítica y entierros humanos en la comunidad rural de Sitpach, a cinco kilómetros del oriente de Mérida, capital de Yucatán. Por ahora, las piezas recuperadas, se informó, permanecerán en las oficinas del INAH en Yucatán.

Los nuevos sitios hallados se ubican en un área que abarca aproximadamente mil hectáreas en las regiones de Oxmul, Polok Ceh, Cuzam, Chan Much, Nichak, Tzakan y Chankiuik, áreas que durante mucho tiempo se pensó no estaban pobladas por grupos prehispánicos tan remotos.

De estas regiones se destacó Oxmul, donde fueron descubiertos 75 entierros humanos de indígenas sepultados con piezas de cerámica y vasijas policromas nunca antes vistos en esta región maya, lo que prueban un intenso desarrollo social y económico temprano en la región.

Después de estos hallazgos, "ahora sabemos que en el espacio que hoy ocupa la ciudad de Mérida existe una arquitectura temprana, piezas de cerámica, lítica y entierros humanos, elementos fundamentales que servirán para completar la historia de esta región del norte de Yucatán", señaló el arqueólogo Luis Raúl Pantoja Díaz, coordinador del Proyecto Arqueológico Región Mérida.

Además, explicó que con estos descubrimientos se modifica la cronología en la región norte de Yucatán, por lo que se ha confirmado que fue desde el año 400 a.C. cuando esta región comenzó a poblarse, y no en el 200 d.C., como se pensaba originalmente.

Hasta ahora se han explorado más de 15 sitios ubicados en el área conurbana de la ciudad, donde se ha detectado 29 puntos con vestigios arqueológicos, y en el municipio de Mérida se tienen registrados 170 sitios.