Traducido por el equipo de Sott.net en español

Después de que nuestra hija de quince años se conmoviera hasta las lágrimas por el discurso del otro día de Greta Thunberg en la ONU, se enfadó con nuestra generación "por haberse quedado de brazos cruzados durante treinta años".


Así que decidimos ayudarla a prevenir, según el empleo de los términos utilizados por la niña de la televisión: "la erradicación masiva y desaparición de ecosistemas enteros".

Actualmente estamos comprometidos en darle a nuestra hija un nuevo futuro otra vez, haciendo lo que esté en nuestras manos para contribuir en el enfriamiento del planeta de unos cuatro grados.
Planeta tierra se hunde

El planeta tierra se hunde. ¿Somos realmente los culpables?
A partir de ahora se desplazará a la escuela en bicicleta ya que llevarla en coche supone unos gastos de combustible acompañados de emisiones de CO2 en la atmósfera. Por supuesto que pronto llegará el invierno, y entonces se subirá al autobús para no tener que pedalear en una atmósfera congelada ya que la resistencia es mayor.

Está pidiendo una bicicleta eléctrica, ¡cómo no!, pero hemos conversado sobre la devastación de ciertas zonas del planeta resultante de la minería para la extracción de Litio y otros minerales destinados a la fabricación de baterías para bicicletas eléctricas, así que seguirá pedaleando, o caminando.

Lo que le evitará complicaciones tanto a ella como al planeta. También nosotros solíamos ir en bicicleta o andando hasta la escuela.

Desde que la niña de la televisión exigió que "tenemos que deshacernos de nuestra dependencia de los combustibles fósiles", idea que nuestra hija aprueba, hemos desconectado el calentador de su habitación. Ahora, la temperatura está bajando hasta doce grados por la tarde y seguirá bajando por debajo cero en invierno. Le hemos prometido comprarle un suéter, un gorro, unas mallas, unos guantes y una manta.

Por la misma razón, hemos decidido que a partir de ahora sólo se ducharía con agua fría. Lavará su ropa a mano, con una tabla de lavar de madera ya que la lavadora también consume energía, y como la secadora utiliza gas natural, colgará su ropa en el tendedero para secarla igual que solían hacerlo mis padres y mis abuelos.

Hablando de ropa, la suya es sintética, sin excepción. Dicho de otra manera, está hecha de petróleo. Por lo tanto, este lunes llevaremos toda su ropa de diseño a la tienda de segunda mano.

Hemos encontrado una tienda ecológica donde la única ropa que venden está hecha de lino y yute sin teñir ni blanquear. Tampoco sirve la ropa de lana debido a las emisiones de las ovejas tirándose pedos y que serían las causantes del mal tiempo.

No debería importar lo bien o mal que le quede la vestimienta, ni que se rian de ella por llevar ropa incolora, insípida y con sujetadores inalámbricos, pero ese es el precio que tendrá que pagar si es que quiere beneficiar al Clima.

El algodón queda fuera de discusión, pues proviene de tierras lejanas donde lo rocían con pesticidas. Pésimo para el medio ambiente. Acabamos de constatar en su Instagram lo enfadada que está con nosotros. No era esa nuestra intención.

A partir de ahora apagaremos el WiFi a las 19 horas, y mañana sólo lo dejaremos encendido un par de horas después de la cena. De esta manera ahorraremos electricidad para evitar cualquier síntoma de estres. Así mismo quedará totalmente aislada del mundo exterior. Eso le ayudará a centrarse únicamente en sus deberes. A las once de la noche bajaremos la palanca del cuadro eléctrico de la casa para cortar la electricidad de su habitación, lo que le permitirá darse cuenta de lo oscuro que llega a ser la oscuridad. Con estas normas preventivas ahorraremos mucho CO2.

Abandonará los deportes de invierno en los diferentes centros de esquí, y dejará de pasar las vacaciones con nosotros ya que nuestros destinos vacacionales son prácticamente inaccesibles en bicicleta.

Dado que nuestra hija está totalmente de acuerdo con la niña de la televisión en que las emisiones de CO2 y las huellas de sus bisabuelos son las culpables de "aniquilar nuestro planeta", también ella tendrá que vivir en las mismas condiciones que sus bisabuelos, es decir: sin vacaciones, ni coche, ni siquiera una bicicleta.

Aún no hemos hablado del indicio de carbono en los alimentos.

Un indicio cero de CO2 significa renunciar al consumo de carne, pescado y ave, sin olvidar los sustitutos de la carne basados en la soja (después de todo la soja crece en los campos de agricultores que utilizan maquinarias en su cosecha de frijoles, camiones para transportarlos a las plantas de procesamiento, las cuales a su vez utilizan energía, y otra vez las cargan en el camión para su entrega en tiendas), sin olvidar los alimentos importados por su efecto ecológico negativo. Quedan completamente descartados el chocolate de África, el café de América del Sur y el té de Asia.

Sólo se ingerirán aquellas patatas, verduras y frutas de producción propia que se hayan cultivado en tierra local a baja temperatura ya que los invernaderos funcionan con calderas, tuberías de CO2 y luz artificial. Aparentemente, estas cosas también son nefastas para el clima. Le enseñaremos a nuestra hija cómo cultivar sus propios alimentos.

Se admite el pan, pero la mantequilla, la leche, el queso y el yogur, el requesón y la crema provienen de vacas y emiten CO2. La margarina y los aceites serán exluidos de toda fritura por tratarse de aceite de palma que salen de las plantaciones de Borneo, lugar donde crecieron por primera vez los bosques tropicales.

Adios a los helados durante el verano. Adios refrescos y bebidas energéticas con sus burbujas de CO2.

También prohibiremos cualquier plástico puesto que ha sido manipulado en fábricas químicas. Cualquier cosa de acero y aluminio también debe ser eliminado. ¿Alguna vez han observado la cantidad de energía que consume un alto horno o una fundición de aluminio? ¡Cuán pésimo para nuestro clima!

Sustituiremos su colchón superior de almohada de espuma con memoria por un saco de yute lleno de paja, con una almohada de crin.

Y finalmente, ya no usará maquillaje, jabón, champú, crema, loción, acondicionador, pasta de dientes y medicamentos. Los trapitos para lavarse la cara serán de lino, lavables a mano con la ayuda de una tabla de lavar de madera, idénticas a las que usaban sus antepasadas justo antes de que el cambio climático desatara su enojo hacia nosotros por haber destruido su futuro.

De esta manera, la ayudaremos a contribuir en la lucha contra la extinción masiva, la subida del nivel del agua, y la desaparición de ecosistemas enteros.

Si realmente está decidida en seguir los pasos de la niña de la televisión, lo aceptará con gusto y abrazará su nueva forma de vida con toda la felicidad del mundo.

Atentamente,

(Nombre reservado)