El mundo ha estado bajo la cuarentena del Covid-19 durante unos dos meses, gracias a nuestros líderes promotores del miedo, que han estado comparando la pandemia de coronavirus con una situación de guerra y aparentemente compitiendo entre sí para ver quién puede someter a sus poblaciones a las medidas más draconianas. Y afirman que todo esto es necesario para salvar vidas.
Stay home piper

Estar en casa salva vidas.
No importa que como consecuencia de la cuarentena sea probable que mueran MÁS personas de las que habrían muerto de otra manera, debido a una variedad de problemas, empezando por el cierre de la atención primaria de la salud, y particularmente en los "focos rojos del Covid-19", como el Reino Unido. Así que una extraña "guerra" está ocurriendo donde la gente se ve obligada a sentarse en casa y a darse un atracón de Netflix, mientras que se aterrorizan hasta la sumisión por las afirmaciones salvajemente exageradas de los medios de comunicación sobre las cifras de casos/muertes obtenidas de manera dudosa, y mientras los ancianos y los vulnerables pagan el precio más alto. Parece entonces que cuando se usa la justificación de "salvar vidas", se puede hacer literalmente cualquier cosa; como matar a un montón de gente. No deberíamos sorprendernos, porque sólo en los últimos 20 años, varias guerras, lideradas por gobiernos occidentales que mataron, literalmente, a más de 1,5 millones de personas, se justificaron por la necesidad de "salvar gente".

Al final de la Segunda Guerra Mundial, los Estados Unidos lanzaron dos bombas nucleares sobre ciudades japonesas, en Hiroshima y Nagasaki, matando a aproximadamente 200.000 civiles. Oficialmente, también se hizo "para salvar vidas". Cualesquiera que sean los crímenes inmorales contra la humanidad que se cometan, se racionalizan como necesarios para un bien mayor, incluso si eso significa hacer volar en pedazos a cientos de miles de personas con armas de destrucción masiva.

Si se puede hacer creer a la gente que el bombardeo nuclear de Japón se hizo para "salvar vidas"; si se puede hacer creer a la gente que invadir y ocupar Irak y matar a 1,5 millones de iraquíes fue para "salvarlos", entonces seguramente no es una gran tarea convencerlos de que someter a un tercio de la población mundial a prisión domiciliaria y arriesgarse a la destrucción de la economía mundial, también "salvará vidas".

Siempre hay cuentos de hadas para los niños y verdades duras para los adultos. El cuento de hadas se ofrece para que la gente se sienta cómoda y segura. La verdad, por otro lado, es lo que es, no algo que pueda ser moldeado y distorsionado para producir "el sentimiento correcto". Los adultos que permanecen como niños, creyendo en los cuentos de hadas, son peligrosos porque toman o apoyan acciones que pueden tener consecuencias muy serias para ellos mismos y para la sociedad en su conjunto.

The atomic cloud over Hiroshima
© GEORGE R. CARON/PUBLIC DOMAIN
La nube atómica sobre Hiroshima.
La verdad sobre por qué los EE.UU. vaporizaron dos ciudades japonesas en 1945 no es ampliamente conocida. En realidad la Segunda Guerra Mundial ya estaba terminando cuando la derrota de Alemania fue asegurada por el Ejército Rojo Soviético en la batalla de Berlín, y Japón estaba listo para rendirse. El emperador japonés había enviado un telegrama a los EE.UU. pidiendo la paz, y ambos países sabían que la URSS pronto ayudaría a los EE.UU. atacando Japón.

"La guerra terminará un año antes. Piensa en todos los niños que no serán asesinados," el presidente Truman había escrito a su esposa después de saber que la URSS se había unido a la guerra.

Lanzar bombas atómicas sobre Japón era innecesario. Fueron desarrolladas y utilizadas para "enviar un mensaje" a la URSS: ¡vean lo que tenemos! Como dijo el jefe del Proyecto Manhattan, el Teniente General Leslie Groves: "Nunca hubo, desde hace unas dos semanas desde que me hice cargo de este Proyecto, ninguna ilusión por mi parte de que Rusia fuera nuestro enemigo, y el Proyecto se llevó a cabo sobre esa base."

Las élites estadounidenses no estaban preocupadas por Japón; estaban pensando en lo que vendría después en el terreno geopolítico con Rusia -victoriosa en Europa del Este- y la nueva era que se convirtió en "la Guerra Fría". El cuento de hadas era que el bombardeo nuclear de Japón se trataba de salvar vidas; la dura verdad es que se trataba de poder y control: de la gente, los recursos y el propio planeta.

Los tipos de personas que gobiernan este mundo no ven el mundo y a sus habitantes como lo hacemos la mayoría de la gente. Para ellos, valores como la comunidad, la justicia y la honestidad son conceptos extraños. Cuando afirman gobernar sobre la base de tales valores, lo hacen sólo para manipular al público y mantener su dominio. Es más bien un útil truco de relaciones públicas: perciben el mundo a través de la retorcida lente de la Teoría del Juego, la mentalidad de un psicópata.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Japón tenía un programa de investigación biológica encubierto llamado Unidad 731, que incluía los más horribles experimentos con civiles (en su mayoría chinos) y prisioneros de guerra - desde inyectar enfermedades disfrazadas como vacunas en las personas hasta realizar vivisecciones sin anestesia. Se estima que 200.000 personas murieron en estos "experimentos científicos" de pesadilla.

Sin embargo, las personas detrás del programa, los llamados científicos y médicos, nunca tuvieron que rendir cuentas por sus crímenes (de hecho, muchos se convirtieron en expertos destacados en varios campos científicos y médicos). En su lugar, el gobierno de EE.UU. dispuso la compra de los datos de los abominables experimentos de estos criminales de guerra para continuar su trabajo.

De manera similar, el gobierno de los EE.UU. de entonces rescató a prominentes científicos nazis en la Operación Paperclip, cuando la inteligencia militar de los EE.UU. los pasó de contrabando a través del Atlántico después de la guerra y los incorporó a las instituciones científicas estadounidenses. Por ejemplo, el científico de cohetes alemán y mayor de las SS, Wernher Von Braun, que usó a judíos en campos de concentración para construir cohetes V2, se convirtió en el director del Centro Marshall de la NASA y hoy en día se le cita en los programas de entrenamiento de cadetes de la Fuerza Aérea de EE.UU. por su "perspicaz comentario sobre la ética del uso de armas nucleares".

La dura verdad sobre el final de la Segunda Guerra Mundial es que los civiles inocentes fueron sacrificados y los criminales de guerra recompensados porque los líderes occidentales se preocupaban más por "enviar mensajes" y la diabólica "influencia científica" que por la decencia humana y los valores morales. Estos hechos históricos ocultos y/o no contados sirven como "fallos en la matriz"; exponen la naturaleza ingenua pero reconfortante de los informes oficiales que se han establecido para mantener a la gente felizmente ignorante y desinteresada sobre la realidad más perturbadora que yace bajo la superficie. La mayoría de la gente acepta esta "oferta" y elige permanecer "conectada a la matriz", aliviada y encantada por las mentiras e ilusiones.

Lo que quiero decir aquí es que todos deberían, por ahora, pensar bien las razones que se nos han dado para que durante los últimos dos meses hayamos sido sometidos a arresto domiciliario y despojados de nuestras libertades. ¿Todavía creen que se trata de "salvar vidas"?

La economía mundial está en caída libre: El 80 por ciento de la fuerza de trabajo mundial está parcial o totalmente parada. Más de 30 millones de personas han perdido su trabajo en seis semanas sólo en los Estados Unidos. La ONU ha advertido que cientos de miles de niños morirán este año debido a los cierres. Los datos científicos reales han demostrado que la mortalidad de Covid-19 es mucho más baja que las estimaciones anteriores (ver, por ejemplo, aquí, aquí, aquí y aquí), aunque a estas alturas es como si casi todas las afecciones se contaran como "muertes de Covid-19", como morir por una sobredosis de drogas.

Aunque algunos pueden afirmarlo, es muy poco probable que se trate de un caso de incompetencia de los líderes mundiales. Más bien, los líderes mundiales están obviamente usando la situación para su propio beneficio. Algunas de estas personas, como Bill Gates, se disfrazan de "filántropos" y utilizan las fundaciones benéficas para conseguir enormes recortes fiscales y dirigir el dinero a negocios insanamente rentables como las vacunas, y para aumentar su influencia dentro de las organizaciones gubernamentales de salud. Las naciones del tercer mundo se utilizan entonces como conejillos de indias, y no importa cuántos de esos pobres desgraciados mueran o queden discapacitados por estos experimentos con vacunas, nunca es suficiente para generar la atención de los medios de comunicación en Occidente porque eso arruinaría el cuento de hadas que muchos quieren creer desesperadamente.

Cuando logro que alguien se dé cuenta de que los números de covid 19 no suman una pandemia digna de destrozar la civilización, la siguiente pregunta que me hacen es: "pero ¿por qué harían esto?

Respondo preguntándoles: ¿alguien piensa que las élites gobernantes megarricas con un historial probado de asustar o manipular a la gente para avanzar en su riqueza y control tendrían reparos morales en exagerar la amenaza de un virus estacional con el fin de avanzar en las medidas policiales estatales existentes y latentes, mientras hacen montones de dinero con las vacunas que pronto serán obligatorias?

Los gobiernos están hoy literalmente liberando a criminales empedernidos de las cárceles mientras arrestan a los ciudadanos respetuosos de la ley por andar solos por las playas y los parques. Los drones y las aplicaciones telefónicas se usan ahora para rastrear cada uno de nuestros movimientos. ¿Qué sigue, una pantalla gigante en tu casa con el Gran Hermano asegurándose de que se sigan las reglas de distanciamiento social? (En realidad, ni siquiera será tan obvio. Alexa ya te está diciendo exactamente cómo te sientes y qué estás haciendo).

Recuerden la Unidad 731. Ese es el tipo de cosa que emerge de las profundidades de la psique humana: psicopatía "médica" pseudocientífica que crea un infierno literal y absoluto en la Tierra para cualquiera lo suficientemente desafortunado como para rozarla. Eso es lo que somos capaces de hacer como especie, así que es mejor que la gente empiece a usar un poco más de su intelecto e imaginación para superar la inverosímil narrativa de que no hay nada de qué preocuparse sobre cómo se está desarrollando la pandemia de Covid-19.

Tal y como están las cosas, no somos mejores ni más sabios que las generaciones y naciones anteriores que cambiaron su libertad por una falsa seguridad. La arrogante creencia de que nuestra "democracia moderna" es de alguna manera inmune a la degradación y la corrupción sólo acelerará este proceso.

Esencialmente estamos repitiendo los horrores del pasado. Hay un bucle de retroalimentación sociopsicológica donde los "buenos tiempos" crean hombres débiles que se rinden a hombres malvados que provocan el colapso de la sociedad. La gente trabaja duro, construye sociedades y carácter, contempla las artes y la filosofía, pero poco a poco se acostumbra a la riqueza y la conveniencia, pierde el contacto con su "brújula moral", discute con los vecinos, envidia a los hermanos, y pronto hace guerras y lo estropea todo. La vida comienza de nuevo, pero muy pronto, el ciclo se repite y la mayoría de la gente no se da cuenta.

Como escribe el psiquiatra polaco Andrzej Łobaczewski en Ponerología Política:
Durante los buenos tiempos, la gente pierde de vista la necesidad de pensar, la introspección, el conocimiento de los demás y la comprensión de la vida. Cuando las cosas están "bien", la gente se pregunta si vale la pena reflexionar sobre la naturaleza humana y los defectos de la personalidad (la propia o la de otro). En los buenos tiempos, generaciones enteras pueden crecer sin comprender el significado creativo del sufrimiento, ya que nunca lo han experimentado ellos mismos. Cuando todas las alegrías de la vida están ahí para tomarlas, el esfuerzo mental para entender la ciencia y las leyes de la naturaleza -para adquirir conocimientos que pueden no estar directamente relacionados con la acumulación de cosas- parece un trabajo inútil. Ser "de mente sana" y positivo -un buen tipo sin una palabra desalentadora en la boca- es visto como algo bueno, y cualquiera que prediga consecuencias nefastas como resultado de tal despreocupación es etiquetado como un aguafiestas.

La percepción de la verdad sobre la realidad, especialmente una comprensión real de la naturaleza humana en todos sus rangos y permutaciones, deja de ser una virtud a ser adquirida. Los escépticos reflexivos son "entrometidos" que no pueden dejar en paz lo suficiente. "No lo arregles si no está roto". Esta actitud conduce a un empobrecimiento del conocimiento psicológico, incluyendo la capacidad de diferenciar las propiedades de la naturaleza y la personalidad humanas, y la habilidad de moldear creativamente mentes sanas.

El culto al poder suplanta así los valores mentales y morales tan esenciales para mantener la paz por medios pacíficos. El enriquecimiento o la involución de una nación en lo que respecta a su visión psicológica del mundo podría considerarse un indicador de si su futuro es bueno o malo.

En los buenos tiempos, la búsqueda del sentido de la vida, la verdad de nuestra realidad, se vuelve incómoda porque revela factores inconvenientes. La eliminación inconsciente de datos que son, o parecen ser, inoportunos, comienza a ser habitual, una costumbre aceptada por sociedades enteras. El resultado es que cualquier proceso de pensamiento basado en esa información truncada no puede llevar a conclusiones correctas. Esto conduce entonces a la sustitución de las mentiras convenientes que se dice uno mismo y que sustituyen a las verdades incómodas, acercándose así a los límites de los fenómenos que deben considerarse como psicopatológicos.
Tal vez entonces no tenga sentido preocuparse por cómo "arreglar el mundo". Los problemas que nos llevaron a este punto muerto son aparentemente más profundos que la corrupción política y la subversión de la democracia por los lunáticos. Diablos, "arreglar el mundo" y "salvar vidas" es lo que nos metió en este lío en primer lugar. Algo más está sucediendo aquí, algo que la pandemia y la cuarentena están "encubriendo". No sé qué sea ese algo, y ni siquiera sé si el "poder detrás del trono" sabe lo que es, pero mi corazonada me dice que es más grande de lo que cualquiera de nosotros puede imaginar.

El cuento de hadas de Covid-19 para niños es que los gobiernos, por muy defectuosos que sean, son padres responsables que llevan en el corazón el deseo de velar por los intereses de la gente. Quédate en casa, mantente a salvo y lávate las manos. ¡Estamos todos juntos en esto! La dura verdad que este cierre global trae a la luz para los adultos reales es que los gobiernos se han vuelto peligrosamente corruptos y patológicos, y sus muchos seguidores autoritarios nos están llevando a todos hacia una crisis global potencialmente severa y realmente mortal.