Una casa ofrecida como regalo es algo llamativo y que nadie se atreva a aceptarla, muchísimo más.
La casa de Louisiana se ofrece como regalo, solo hay que trasladarla.

La casa de Louisiana se ofrece como regalo, solo hay que trasladarla.
Esto es lo que sucede con la pintoresca vivienda ubicada Louisiana, en el sur de Estados Unidos. La construcción es de fines de la década de 1920 y tiene el típico estilo de las primeras construcciones industrializadas, que pueden desarmarse.

La agente agente inmobiliaria Sylvia McLain publicó en su Facebook que los actuales propietarios proponen donarla para "trasladarla a otro lugar para su restauración", y así conservar el terreno de 67 hectáreas en el que está edificada. La idea, tal como explica McLain, es "salvar la identidad de la casa".

a publicación en Facebook tuvo una gran repercusión

La publicación en Facebook tuvo una gran repercusión
La sorpresa para McLain llegó con las respuestas a su publicación. Algunos exhabitantes contaron haber experimentado sensaciones extrañas en la residencia. En especial, ruidos en la cocina, cuando nadie estaba ahí.

Hasta hubo quien llamó a un "cazador de fantasmas" para tratar de limpiarla y "el intento no dio sus frutos", contó en el diario Daily Star.

Según los testimonios, el espíritu que vive en esa casa todavía es el de Adele, descendiente de la familia propietaria de la casa durante varias generaciones.

"Creemos que la tatarabuela Adele es el fantasma, pero que no significa una amenaza. Ella vivió casi 90 años y siempre estaba en la cocina. Por eso, se la escucha sacudir las ollas".

La esperanza de encontrar quien quiera la casa está intacta. Destruirla sería desaprovechar este singular patrimonio. "Esperamos que alguien la sepa apreciar", comentó uno de los descendientes.