Traducido por el equipo de Sott.net

En 2020, el Inrap, en colaboración con el Servicio de Arqueología de la ciudad de Autun (Drac Bourgogne-Franche-Comté), excavó parte de la necrópolis situada cerca de la antigua iglesia paleocristiana de Saint-Pierre-l'Estrier. En un sarcófago de piedra se encontró un notable vaso jaula ("diatretic vase"), fechado en el siglo IV de nuestra era. Completa pero muy fragmentada, fue confiada al Römisch-Germanisches Zentralmuseum de Mayence (Alemania). Tras su restauración y estudio, esta pieza excepcional ha vuelto a Autun.
Diatretes-decouvert-archeologues-lINRAP-necropole-Saint-Pierre-lEstrier-Autun-Saone-Loire_0.webp

Diatretes-decouvert-archeologues-lINRAP-necropole-Saint-Pierre-lEstrier-Autun-Saone-Loire_0.webp
Un vaso excepcional

Sólo unos pocos de los raros conocidos como diatreta (vaso o copa preciosos de metal o vidrio, artísticamente grabados y con relieves), fueron encontrados en contexto arqueológico. Estas obras maestras del arte del vidrio romano, esculpidas a partir de un bloque de vidrio, requerían varios meses de trabajo por parte de un obrero vidriero experimentado. Como objetos de prestigio, estos vasos se ofrecían a personajes destacados, probablemente cercanos al poder imperial. Este pequeño cuenco (15 cm de diámetro, 12,6 cm de altura), se inclina ligeramente hacia un lado y su borde no es perfectamente circular. En la banda central aparece una inscripción en latín VIVAS FELICITER ("Vive en la dicha"), superpuesta por una banda de ovas (motivos en forma de huevo). El pie del vaso está decorado con ocho óvalos tallados que forman un corazón con una roseta circular.

vase diatretum Autun

vase diatretum Autun
La inscripción, formada por grandes letras talladas, es muy rara en los contextos de la Antigüedad. Todas ellas, excepto una, están muy bien conservadas, y un separador en forma de "V" estriada marca el final de la frase. El vaso presenta un defecto sorprendente: la letra C parece haber sido añadida posteriormente. El vidrio con el que se hizo esta reparación es químicamente idéntico pero visualmente diferente, ya que su superficie es mate, casi lechosa. El artista cometió un error durante la fabricación de esta letra. Así pues, se fundió un poco de vidrio para sustituir la C, lo que probablemente contribuyó al aspecto y la textura inusuales de este vidrio. Al haber desaparecido durante la Antigüedad, sólo queda una pequeña parte.
vase diatretum Autun
© Hamid Azmoun/Inrap
El ámbar gris más antiguo del mundo

Probablemente, la vasija se expuso sobre un soporte para asegurar su estabilidad y preservar su contenido. Los análisis de impregnación permitieron identificar la composición de estos contenidos, revelando una mezcla de aceites, plantas y flores, y ámbar gris. El ámbar gris, una concreción intestinal del cachalote, se suele recoger en las playas. Su origen se debatió durante mucho tiempo antes de que se comprendiera finalmente durante el siglo XVIII. Este material extremadamente raro y precioso, a veces llamado "trufa de mar" o "vómito de ballena", se utiliza por sus propiedades aromáticas y medicinales. Aëtius de Amida, médico griego de los siglos V y VI de nuestra era, lo menciona como ingrediente del "nardo", un perfume utilizado en la iglesia. Los análisis de la vasija diatreta demuestran que actualmente es la evidencia arqueológica más antigua del uso de esta sustancia tan rara.

La necrópolis de los primeros cristianos de Autun

church

La antigua iglesia paleocristiana de Saint-Pierre-l'Estrier
map church
© Google
La ubicación de la iglesia se encuentra en el centro del mapa
La necrópolis en la que se descubrió el vaso diatreta funcionó desde principios del siglo III hasta mediados del siglo V, y la mayoría de las tumbas datan del siglo IV. Los textos antiguos indican también que los primeros obispos de Autun fueron inhumados en este vasto espacio mortuorio de tres hectáreas. Por tanto, es probable que los cristianos se encuentren entre los difuntos enterrados allí, junto con individuos de otras religiones antiguas. Se descubrieron unos quince ataúdes de plomo y seis sarcófagos de piedra. Estas tumbas contenían muy pocos artefactos, pero prestigiosos: tejidos de hilo de oro y púrpura de Tiro, alfileres de ámbar y joyas de oro. La pieza más bella es el vaso diatreta, encontrado a los pies de uno de los difuntos.