Traducido por el equipo de Sott.net

De todos los misterios de la antigua Roma, el silfio es uno de los más intrigantes. Los romanos amaban esta hierba tanto como nosotros el chocolate. Utilizaban el silfio como perfume, medicina, afrodisíaco y lo convirtieron en un condimento, llamado láser, que echaban a casi todos los platos. Era tan valioso que Julio César guardó más de media tonelada en su tesoro.
silphium roman
© Alamy
El rey Arcesilao II de Cirenaica supervisando el envasado del silfio.
Sin embargo, se extinguió menos de un siglo después, en tiempos de Nerón, y durante casi 2.000 años la gente se ha preguntado por la causa.

Los investigadores creen ahora que fue la primera víctima del cambio climático provocado por el hombre, y advierten que deberíamos seguir la lección del silfio o arriesgarnos a perder plantas que son la base de muchos sabores modernos.


Comentario: Eso es una verdadera exageración del término "cambio climático". Además, se sabe que hubo un Período Cálido Romano que abarcó desde aproximadamente el año 250 a.C. hasta el 400 d.C., a lo largo de grandes distancias, y que fue seguido por un período repentino de enfriamiento significativo, que se observó en lugares tan lejanos como el suroeste de Florida, junto con una variedad de otros fenómenos inusuales; ¿ahora tratan de afirmar que la actividad humana causó todo eso también? ¿Aunque no hay pruebas de que la "actividad humana" de ese tipo pueda tener un efecto tan amplio e inmediato?


Paul Pollaro y Paul Robertson, de la Universidad de New Hampshire, afirman que su investigación, publicada en Frontiers in Conservation Science, demuestra que el crecimiento urbano y la deforestación que lo acompaña cambiaron el microclima local donde crecía el silfio.

"A menudo se dice que se extinguió por una mezcla de sobreexplotación y sobrepastoreo, ya que las ovejas eran muy aficionadas a él y eso hacía que la carne fuera más valiosa", explica Pollaro. "Nuestro argumento es que, independientemente de la cantidad cosechada, si el clima estaba cambiando, el silfio iba a extinguirse de todos modos".
silphium
© Alamy
Una moneda de Cirene muestra la hierba silfio en una de sus caras.
Se cree que el silfio es una especie de férula cuyos homólogos modernos son el hinojo y la asafétida, una especia muy utilizada en la cocina india. Era un arbusto que crecía de forma silvestre sólo en una franja de tierra de 30 millas de ancho y 125 millas de largo en Cirenaica, en lo que hoy es Libia.

Los antiguos griegos, que colonizaron el territorio norteafricano hacia el año 630 a.C., intentaron cultivar el silfio durante siglos sin conseguirlo. "Hablaban de las frustraciones de intentar trasplantarlo: 'por qué no crece esta estúpida planta de silfio'", explica Robertson. "Tenía estos requisitos microclimáticos y no podían resolverlo".


Comentario: No es sólo el clima, porque hay una biología en el suelo que se ve afectada por todo, desde el clima hasta la simple alteración del suelo.


Los administradores de Cirene ordenaron limitar la cantidad de silfio que se podía cosechar y vallaron las zonas donde crecía, dijo Pollaro. "Hay pruebas de que sabían que estaba disminuyendo y trataron de preservar la planta. Pero todas estas tácticas fueron finalmente irrelevantes porque habían cambiado el microclima".

El silfio crecía en la parte más seca y orientada al mar de la meseta libia de Jebel al-Akhdar, una región fértil y boscosa. Después de la cosecha, se exportaba a Roma y más allá.

"Es difícil exagerar la importancia del silfio porque los romanos, en particular, estaban absolutamente obsesionados con él", explica Pollaro. "Acuñaban monedas en la antigua Libia que tenían silfio en el anverso de la moneda y el dios o la cara del emperador en el reverso".

Heródoto, Teofrasto y Plinio el Viejo escribieron extensamente sobre la planta y el láser. Plinio la ensalzó como cura para las mordeduras de perro, el veneno de serpiente y las hemorroides. Podía utilizarse como anticonceptivo y la propia planta era un vegetal muy apreciado.

Apollonia
© Amr Dalsh/Reuters
Unos niños pasean por Apolonia, cerca de la antigua ciudad griega y romana de Cirene, en Libia. Apolonia servía de puerto para la exportación de silfio.
Las exportaciones traían riqueza, lo que significaba expansión. Los griegos y los romanos, que tomaron el control de Cirenaica hacia el año 90 a.C., talaron los bosques de la meseta para construir casas más grandes y mejores y despejar la tierra para los cultivos de la creciente población.

La deforestación modificó el régimen de lluvias, provocando una mayor erosión en las laderas donde crecía el silfio, lo que, según Pollaro, fue confirmado por las excavaciones realizadas en la cueva de Haua Fteah, cerca de Bengasi. El microclima del silfio se arruinó y desapareció rápidamente.


Comentario: Parece que no fue sólo el microclima lo que cambió, sino que el extremadamente delicado y limitado hábitat fue casi destruido.


"En cierto modo, el valor del silfio fue la causa de su propio declive", dijo Pollaro. "Sin el silfio, la economía de Cirene no habría crecido tanto".

El cambio climático moderno está teniendo un impacto similar. La asafétida, una savia extraída de una hierba que crece de forma silvestre en partes de Afganistán y países vecinos, se utiliza mucho en la India. Pero su huella se está reduciendo debido a los cambios en el clima local.

La profesora Monique Simmonds, de Kew Gardens, afirmó que el café, las zanahorias y el arroz corren el mismo riesgo. "Dependemos de entre 10 y 12 especies para la mayoría de nuestros alimentos", dijo. Kew estaba recogiendo semillas de especies silvestres para su banco de semillas del milenio y esta diversidad era crucial, ya que las variedades modernas podrían resultar vulnerables a los cambios climáticos de forma imprevisible.

"Si no investigamos y recogemos especies silvestres, no tendremos las reservas de material genético en los bancos para realizar cruces en el futuro", añadió Simmonds.