Traducido por el equipo de Sott.net

Los giros de la saga del Nord Stream 2 (NS2) han dado lugar a otro sorprendente cambio de juego.
Aleksandr Novak

El viceprimer ministro ruso, Aleksandr Novak
Comenzó con la revelación por Gazprom de que el ramal de la línea B del NS2 está intacto; no sólo ha escapado al terrorismo de los gasoductos, sino que puede utilizarse "potencialmente" para bombear gas a Alemania.

Esto confirma una vez más que el NS2 es una maravilla de la ingeniería. De hecho, todo el sistema: las tuberías son tan resistentes que no se rompieron, sino que simplemente se pincharon.

El viceprimer ministro ruso, Aleksandr Novak, siguió con una advertencia: la restauración de todo el sistema, incluido el NS, es posible, y "requiere tiempo y fondos adecuados". Pero primero, en el orden de prioridades de Rusia, hay que identificar de forma concluyente a los responsables.

Fuentes en Moscú confirmaron la evaluación de Gazprom sobre el NS2. Incluso Bloomberg tuvo que informar de ello.

Posteriormente, en Viena, al asistir a la reunión de la Opec+, Novak comentó que la Federación Rusa está "dispuesta a suministrar gas a través de la segunda línea del Nord Stream 2. Esto es posible si es necesario".

Así que sabemos que es posible. "Necesario" dependerá de una decisión política de Alemania.

Novak también señaló tajantemente que ni Rusia ni los operadores de Nord Stream están autorizados a investigar el terrorismo de los gasoductos. Rusia insiste en que sin su participación la investigación está viciada.


Comentario: Es una valoración justa. La investigación, con la ayuda de EEUU, se asegurará de que los autores estén protegidos y de que la culpa recaiga en el chivo expiatorio habitual, Rusia.


Sea cual sea el modus operandi del terrorismo de los gasoductos, la incompetencia formaba parte del paquete. No se colocaron ni detonaron cargas explosivas en la línea B del NS2.

Eso significa, como dijo Novak, que está prácticamente lista para funcionar. La línea B es capaz de bombear 27.500 millones de metros cúbicos de gas al año, que resulta ser la mitad de la capacidad total de NS.

La capacidad de NS se había reducido al 20%, debido a la interminable historia de las turbinas, antes de que se cerrara por completo. Lo más importante es que la línea B del NS2 seguiría bombeando 2,75 veces la capacidad del la recientemente inaugurada tubería Baltic de Noruega a Polonia vía Dinamarca. Lo que básicamente beneficia a Polonia, a diferencia del NS2 que da servicio a varios clientes de la UE.


Comentario: La capacidad del gasoducto del Báltico es de 10.000 millones de metros cúbicos de gas al año.


La OTAN investiga a la OTAN

En un mundo racional, Berlín desecharía la pila de sanciones rusas y ordenaría inmediatamente la puesta en marcha del eternamente retrasado NS2, lo que garantizaría al menos atenuar el proceso de desenergización, desindustrialización y profunda crisis socioeconómica en curso impuesto por los sospechosos habituales contra Alemania.

Pero el Occidente colectivo sigue esclavizado por psicópatas geopolíticos guiados por la irracionalidad. Así que no es probable que eso ocurra.

Para empezar, la "investigación" de cómo ocurrió el terrorismo de los gasoductos parece Kafka reescrito por la OTAN.

Los operadores del NS y NS2 (Nord Stream AG y Nord Stream 2 AG, con sede en Suiza) no pueden llegar a la escena del crimen debido a las absurdas restricciones impuestas por los daneses y los suecos. Los operadores necesitan no menos de 20 días hábiles para obtener los "permisos" para realizar sus propias inspecciones.

La policía de Copenhague se ocupa de la escena del crimen cerca de la zona económica exclusiva (ZEE) danesa, en paralelo a la guardia costera sueca alrededor de la ZEE sueca.

Si esto parece una de esas series negras escandinavas populares en Netflix, es porque lo es. Con un giro crucial: es la OTAN la que se está investigando a sí misma (Suecia está a punto de entrar en la OTAN) y no se permiten rusos. Todas las hipótesis de trabajo más importantes sobre el terrorismo de los gasoductos apuntan a una operación sucia dentro de la OTAN contra Alemania, miembro de la OTAN.

Así que cualquier prueba inquietante que apunte a los actores de la OTAN puede "desaparecer" convenientemente o ser manipulada en esos largos 20 días necesarios para que se concedan los "permisos".

Mientras tanto, las consecuencias de la guerra energética impuesta por EEUU a Europa contra Rusia seguirán acumulándose y costarán a la UE hasta la friolera de 1,6 billones de euros, según un informe de Yakov & Partners, la antigua división de McKinsey en Rusia.

Si a la falta del NS2 en la UE se suma el aumento incesante de los precios de la energía en el mercado al contado, el PIB de la UE podría disminuir hasta un 11,5% (1,7 billones de euros), y unos 16 millones de personas se verían abocadas al desempleo.

El alto nivel actual de almacenamiento de gas en la UE (90%) no significa que haya suficiente para el invierno. El almacenamiento total de gas equivale a unos 90 días de demanda. La UE podría quedarse sin él en marzo, o incluso antes, si el ritmo actual es de apenas un goteo de gas.

Esto significa que la UE tendrá que reducir el consumo de gas en un 20% como mínimo. Y no hay que olvidar que el gas noruego o estadounidense importado es ridículamente más caro que el ruso de contrato fijo.

El regreso del Plan Morgenthau

Sin embargo, la demencia de las sanciones nunca se detiene. El G7, en tres etapas sucesivas, tendrá como objetivo el crudo, el gasóleo y la nafta rusos, según el Tesoro estadounidense. Siguen insistiendo en un tope para el precio del petróleo, que ni Rusia ni varios clientes del Sur Global seguirán.

El panorama sigue siendo el mismo. El terrorismo de los gasoductos fue una táctica desesperada para evitar que Alemania concluyera un acuerdo de sanciones para los Nord Streams con Rusia.

Un canal secreto de negociación estaba en marcha. Es esclarecedor considerar que todas las acciones anteriores de Berlín y Moscú, retrasando y restringiendo el flujo de gas, se llevaron a cabo para evitar que el Imperio siguiera con su amenaza de terminar el NS2.

Entonces el Imperio hizo su jugada.

Desde el punto de vista de Moscú, eso no cambia nada en el gran tablero de ajedrez. El Kremlin ha manipulado la absoluta desesperación de Washington al negarse a admitir la mayor debacle en política exterior desde Vietnam; mientras tanto, los rusos siguen persiguiendo los objetivos de la Operación Militar Especial (OME), que está a punto de hacer metástasis en una Operación Antiterrorista (OCT).

Tal como están las cosas, Moscú no se ve afectado por las crisis interconectadas de energía, combustible y recursos, junto con las inmensas interrupciones de la cadena de suministro en todo el mundo.

Los rusos son esencialmente espectadores perplejos que contemplan la ralentización de la producción industrial en la eurozona junto con las salidas de capital, el aumento de la inflación y las protestas sociales a punto de estallar.

Hay una ventana peligrosa para las acciones imperiales irracionales desde ahora hasta el G20 del próximo mes en Bali. Después tendremos una pelota de juego completamente diferente, no sólo en los campos de batalla ucranianos, sino sobre todo en una UE sumida en la angustia.

El Plan Morgenthau, después de la Segunda Guerra Mundial, fue concebido para matar literalmente de hambre a Alemania mediante la destrucción de las minas de carbón del Ruhr. Es sorprendentemente similar al plan Straussiano de los psicópatas neoconservadores estadounidenses para cortar a Alemania el gas natural ruso bombardeando el NS y el NS2.

El primer Plan Morgenthau habría llevado a la desindustrialización de Alemania. Según la cláusula 3, todo el Ruhr "no sólo debía ser despojado de todas... las industrias existentes, sino que debía ser debilitado y controlado de tal manera que no pudiera convertirse en un futuro previsible en una zona industrial".

El fin de Alemania como estado industrial habría creado un desempleo masivo y permanente que afectaría a 30 millones de personas, según Henry Stimson, el Secretario de Guerra estadounidense. La respuesta de Morgenthau fue que el excedente de población podría ser vertido en el norte de África.

La inteligencia estadounidense era muy consciente del acercamiento entre Berlín y Moscú. Golpear al NS y al NS2 fue la táctica principal del Plan Morgenthau remezclada por el combo straussiano/neocon.

Sin embargo, esto no termina hasta que la dama wagneriana cante. No es necesario el Gotterdammerung (Ocaso de los dioses): Alemania puede tener su propio destino en sus manos después de todo. Basta con encender el interruptor del NS2.

Pepe Escobar es un veterano periodista, autor y analista geopolítico independiente centrado en Eurasia.