Imagen
Se hallan 5 animales vacunos muertos en la zona de Puerto Curtiembre, los animales presentaban extrañas marcas en la zona de la quijada y el costado izquierdo. Dicha localidad se encuentra situada a unos 60km de la ciudad de Paraná (Entre Ríos). Los propietarios de los animales se comunicaron con la policía de la zona para expresar su preocupación y los efectivos iniciaron actuaciones de oficio para esclarecer la circunstancia en que murió el ganado, según confirmaron fuentes policiales a Elonce.com.

Personal policial de la Comisaría de la localidad entrerriana de Cerrito, inició actuaciones de oficio para establecer las formas y circunstancias en que cinco animales vacunos murieron en dos establecimientos rurales de la zona de Puerto Curtiembre.

El productor José Luis Estrada contó al personal policial que en su campo encontró muerta a dos vacas, con extrañas mutilaciones en la zona de la quijada y en la "paleta" del costado izquierdo, según explicó al oficial López que lo entrevistó.

Asimismo, Franco Lorenzutti, otro trabajador de campo, se comunicó con la Policía para denunciar que un fenómeno similar había ocurrido en su propiedad entre los días 18 y 22 del corriente mes. Lorenzutti indicó que también encontró en su campo animales muertos que presentaban las mismas características que los encontrados en un lote del señor Estrada.

Las muertes de estos animales ya generaron preocupación en los vecinos de la zona ya que conocidos son los antecedentes de hechos similares a pocos kilómetros del lugar señalado, más precisamente en el Departamento La Paz.

En muchos de los casos y dada la falta de explicación certera de dichas muertes, los pobladores se remiten a las creencias populares para argumentar los episodios que se han dado esporádicamente en territorio provincial.

De esta manera, las especulaciones y las fabulas comienzan su camino. Así, se habla de "chupacabras", ovnis y extraterrestres, el ratón hocicudo y otras leyendas asociadas a explicar, lo que no encuentra una explicación científica.

Sin embargo, según se indicó a Elonce.com, la policía ya tomó intervención en el hecho y busca esclarecerlo. Además, llamó a la tranquilidad a los vecinos de la zona.

Los propietarios de los animales muertos aportaron fotografías, pero el soporte es de baja calidad y las imágenes son muy difusas, aunque se puede apreciar los extraños cortes que presentan los vacunos.

La investigación

Por su cercanía a dicha localidad el día 29 de junio se conforma en Santa Fe un equipo de investigación integrado por Luis Brussa, Oscar Mendoza y Ariel Maderna. Nos hacemos presentes rápidamente en la zona de los hechos presentándonos en primer lugar en la comisaría de Cerrito, una vez notificados el personal policial de nuestra presencia, somos escoltados por un móvil hasta la zona donde aun se hallaban los restos de 2 de los 5 animales.

Allí nos recibe el sargento Juan Ramón Müller del destacamento Puerto Curtiembre junto al productor José Luis Estrada. Nos dirigimos a inspeccionar los restos de los animales que presentaban un alto grado de descomposición por el tiempo transcurrido en que nos hacemos eco de la noticia y nuestra presencia en el lugar.

José Estrada nos comenta que esa noche del suceso se produjo un estampido de los animales, pues ese día los había encerrado en un potrero donde había como protección un cerco de palos y alambres, pero que por alguna causa alguien o algo los asustó a un total de 100 animales,emprendiendo una desenfrenada carrera volteando dicho cerco y entrando por un estrecho camino de unos 50 metros de largo que desemboca al campo abierto, huyendo en cualquier dirección e incluso pasando por tres hilos de boyero eléctrico ,el primero de los animales cae a unos 1000 metros del potrero ,y el segundo a unos 500 metros mas adelante buscando ya casi la salida de la tranquera.

Así que comenzamos tomando fotos de los restos de los animales desde varios ángulos mientras Oscar Mendoza y Luis Brussa realizaban pruebas con el contador Geiger para descartar toda posible presencia radioactiva en la zona circundante a los animales. Esto es siguiendo la hipótesis de que el agente o factor de estas mutilaciones fuera desconocido, terrestre o no para el hombre, ya que en lugares de los Estados Unidos se habían encontrado alteraciones de este tipo.

Imagen
© Desconocido
Imagen
© Desconocido
Los animales muertos presentaban una serie de cortes tanto en su costado izquierdo, en su cabeza zona frontal y desgarro de ano como el que producen los animales carroñeros, además de faltarles sus ojos.

Imagen
© Desconocido
Según dichos del propietario del campo, José Estrada, al momento de encontrar los animales solo presentaban unos cortes arriba de la paleta izquierda delantera , como desgarro producido por el presunto ataque de algún animal , en un caso uno de ellos tenia mordeduras en su hocico ,y otro aun estando vivo se podía constatar la misma mordida en el mismo lugar.

Esto fue confirmado luego que los examinara una veterinaria de la localidad de María Grande quien se hace presente en el lugar a pocas horas de los hallazgos, contactada por la policía de Cerrito quienes ante este tipo de casos piden un examen profesional. La doctora realizó los cortes que podemos ver en las fotos anteriores en la zona de las heridas para examinar si faltaba algún (órganos, vísceras, etc.). La profesional se especializa y viene siguiendo desde hace algunos años en la provincia de Entre Ríos de las distintas muertes de animales, tanto mutilados o no.

En este campo pudimos constatar la muerte de dos de los cinco animales hallados en la zona, los otros tres están en un campo vecino del Señor Franco Lorenzutti.

Luego de ser invitados por el sargento al destacamento de Puerto Curtiembre para examinar la fotos que él había tomado al día siguiente del suceso nos llama la atención revisando las imágenes como era notorio la sangre derramada en el lugar donde yacían muertos los 5 vacunos presumiblemente por el ataque de algún depredador, entre el 18 y 24 de junio, ninguno de estos vacunos aparentemente según pudimos ver, había sido devorado.

Esto nos motivó a contactarnos con la doctora veterinaria Gladys Uzman , quien realizo las primeras pericias en el lugar, dándonos cuenta de lo que ella pudo observar. "De todos los animales examinados y luego de practicar cortes para poder apreciar bien si allí faltaba algún órgano que fue descartando, solo encontró tejido y músculos desgarrados como los hechos por el ataque de un depredador, por eso la presencia de sangre en el lugar .Otro de los animales presentaba una fuerte mordida en su hocico realizado por algún animal no muy pequeño ya que había roto y triturado huesos".

Ante nuestra pregunta a la veterinaria si había observado alguna mordida en la zona del cuello a estos animales, ella contesta que sí, había encontrado en uno de ellos dicha mordida lo cual también nos hace suponer la hipótesis de que estos vacunos (terneros en su totalidad) hayan sido atacados por un felino salvaje de la zona (no se descarta algún puma).

La hipótesis del puma fue mencionado también por la veterinaria; como la posibilidad de que unos perros salvajes o cimarrones fueran responsables de estas muertes ya que habrían sido vistos en el lugar de los hechos la noche del los ataques en el campo del Sr Lorenzutti ,distante a unos 15km del campo del Sr Estrada esto según dichos del sargento de la policía, queda por establecer si los animales presentaban mordedura en sus patas, donde los perros tienden a lastimar para que el vacuno caiga y así darle muerte en el piso, y una de las características que ya hemos mencionado en párrafo anterior es la mordedura en la parte superior del hocico según se aprecia en la foto con faltante de hueso, que si pueden hacerlo los caninos y no los felinos que solo comen la carne. Estos cimarrones no son de una raza en especial, pero entre ellos sobrevivieron posiblemente algunos de gran tamaño y cuando atacan lo hacen de noche y en jauría.

Imagen
© Desconocido
En estos últimos años el avance de los cultivos más precisamente el de la soja por los extraordinarios precios internacionales, provoco que fuera aumentando el desmonte para así tener más superficies para la siembra de estos cereales. Esto hizo que muchos animales salvajes autóctonos (aves, zorros, felinos salvajes, liebres, guazuncho, etc.) perros muchas veces abandonados por sus dueños en el campo fueran migrando de un campo a otro en procura de alimentos y resguardo.

Conclusión

Es evidente que si observamos las siguientes fotografías no queda lugar a duda que estos 5 vacunos la causa de su muerte fuera por el ataque de uno o más depredadores que se encontraban migrando por la zona.

Allí en las fotografías se pueden apreciar las huellas de pisadas de sus atacantes, estas parecieran de perros pero hay una en particular que no parece atribuirse a las anteriores quizás sea la de un felino desplazándose en busca de alimentos y esto ocurre en la estación invernal cuando mas escaso es este. La hipótesis del felino se atribuye a un puma o porque no de un yaguareté.

Imagen
© Desconocido
Imagen
© Desconocido
Imagen
© Desconocido
En cuanto al análisis de un ataque por un presunto puma también podría no ser probable, cuales son los motivos: Se sabe que el puma o león americano es un felino que habita en todo el territorio de la Argentina, en lugares montañosos aunque en la provincia de Misiones también es factible encontrarlos, investigaciones mas recientes han comprobado que no habita en la provincia de Entre Ríos y gran parte de la pcia de Buenos Aires.

Además es un animal que casi nunca ataca al ganado vacuno, y si ataca no lo hace solo por matar, solamente lo hace en caso de adiestramiento de sus cachorros por parte de la hembra, y generalmente con ovejas que son mas pequeñas o débiles y en un estado si es posible cuando una oveja se encuentra enferma o incapacitada, el puma solo ataca y lo hace siempre para comer, nunca deja su presa, solamente en este caso en particular para adiestrar a los cachorros.

Otro importante felino es el yaguareté de mas porte que el puma, su hábitat aparentemente no se extiende hasta esta zona, aunque si hasta Chaco, Formosa y Noreste Santiago del Estero, pero si debemos tener en cuenta que además de alimentarse de otros animales salvajes se a confirmado que si ataca al ganado vacuno incluido como alimentación, y aquí de nuevo la pregunta, porque no comió a ninguno de los cinco vacunos.

Otros felinos que habitan la zona de Entre Ríos es el ocelote, gato montés, chiví, yaguarundí conocida en esa zona como panterita negra por los agricultores, pero debemos destacar que ninguno de estos pequeños felinos que varían entre un peso de 2 a11kg pueden atacar aun animal de 200kg y no se tienen registros o conocimientos al ganado vacuno.

Estaría la posibilidad de perros cimarrones, siendo una hipótesis viable también, dado a que fueron vistos en la noche del ataque en el campo de Lorenzutti, además de tener los vacunos algunas mordidas en la parte de arriba del hocico con desprendimiento de huesos incluso, como se aprecia en la foto, queda aun por contactar si los animales presentaban mordeduras en la zona de las patas para debilitarlo y así darle caída.

Imagen
© Desconocido
Pisada hecha supuestamente por un perro
Imagen
© Desconocido
Otra pisada un tanto "extraña"
Imagen
© Desconocido
Pisadas de puma
En la primer fotografía podemos ver la pisada de un presunto perro, en la segunda imagen tomada en el lugar también de las muertes se puede observar otro tipo de pisada que se parece mucho a la tercera imagen abajo donde se ve el cortaplumas, que es la pisada de un puma. Por la forma de sus dedos notemos la coincidencia en el talón también en ambas imágenes. Creo y a nuestro parecer más de un 90% de coincidencia en las fotos.

El caso no queda cerrado, en los próximos días llegaremos nuevamente para complementar la visita al campo del Sr Lorenzutti y determinar y trabajar en algunos puntos con la veterinaria en cuanto a las zonas mas afectadas de los vacunos durante el ataque como el cuello y patas ,por supuesto queda la incógnita, porque los cinco animales fueron atacados del mismo lado (izquierdo),distantes entre si a 15km de un campo a otro y con una semana de diferencia.