Imagen
© Desconocido
Fósil de "Juramaia sinensis" que vivió en China hace 160 millones de años
Un proyecto de investigación conjunto llevado a cabo por científicos de China y Estados Unidos encontró un fósil bien preservado del mamífero placentario más antiguo de que se tenga conocimiento.

El fósil Juramaia sinensis, o "madre jurásica de China", fue encontrado en la provincia de Liaoning, en el noreste de China en 2009, y tiene aproximadente 160 millones de años de antigüedad, según la declaración emitida hoy por el Instituto de Geología de la Academia de Ciencias Geológicas de China. El hallazgo del fósil marca un nuevo hito en la investigación sobre la evolución ya que prueba que los mamíferos comenzaron a evolucionar 35 millones de años antes de lo que se pensaba con anterioridad, se indicó en la declaración. El descubrimiento provee nueva información sobre los ancestros más antiguos de los mamíferos placentarios actuales y llena un vacío importante en los registros fósiles, se dijo en la declaración.

La edad de Juramaia ayudará a establecer una línea temporal más exacta sobre cuándo se separaron los mamíferos placentarios de otros mamíferos, agregó la declaración.

Según ésta, el fósil está compuesto de un cráneo incompleto, parte del esqueleto del animal e impresiones de tejido blando residual como pelo. El Juramaia fue un mamífero insectívoro y se calcula que tenía una masa corporal de 13 gramos, señaló la declaración.

Los mamíferos placentarios se caracterizan por una placenta que provee nutrientes a los fetos en formación, dijo Ji Qiang, miembro del equipo conjunto de investigación e investigador del instituto. El origen de los mamíferos placentarios fue un evento importante en la historia evolutiva de los mamíferos ya que los placentarios representan más del 90 por ciento de todos los mamíferos vivos, dijo Ji.

El proyecto de investigación fue llevado a cabo por un equipo de científicos chinos y estadunidenses que incluyó al Dr. Zhe-Xi Luo del Museo de Historia Natural Carnegie con sede en Estados Unidos, a los doctores Ji Qiang y Yuang Chongxi del Instituto de Geología de la Academia de Ciencias Geológicas de China con sede en Beijing y al Dr. Meng Qingjin del Museo de Historia Natural de Beijing. El hallazgo fue pubilcado hoy en Nature, una revista científica.