Bienvenido a Sott.net
sab, 30 jul 2016
El Mundo para la Gente que Piensa

Salud y Bienestar
Mapa

Snakes in Suits

El fracaso de las políticas de control y regulación de los productos químicos: del DDT al BPA (parte 1)

Traducción por el blog Noticias de abajo.

Poco a poco, y por fin, los fabricantes de productos químicos han empezado a retirar el bisfenol A (BPA), que es un conocido disruptor endocrino, del plástico de los productos que venden.
Sunoco ya no vende BPApara los productos utilizados por los niños menores de tres años. Francia ha prohibido la utilización de BPA en los envases de alimentos. La Unión Europea ha prohibido el Bisfenol A en los biberones. Estas prohibiciones y retirada de productos es el resultado de una épica investigación científica y una intensa campaña por parte de los grupos de defensa ambiental. Sin embargo, esta serie de restricciones no suponen una victoria para la salud humana. Ni siquiera suponen pérdidas para la Industria Química.


Códigos de identificación y símbolos de los diferentes tipos de plástico. De la lectura del artículo se desprende que uno no puede fiarse siquiera de los plásticos que son considerados más seguros. Los sistemas de regulación de los productos químicos están fallando estrepitosamente. Cabe poner en duda, por tanto, la labor de las Agencias de Regulación
Por un lado, la Industria Química ahora se beneficia de la venta de productos libres de BPA con un incremento en el precio. Esto se hace generalmente utilizando otro producto químico sustituto, el BPS, que las actuales investigaciones sugieren que es aún más peligroso para la salud que el BPA. Pero desde luego, el BPS ha sido menos estudiado que el BPA, de modo que es probable que pasen muchos años antes de que se puedan reunir las suficientes pruebas para su prohibición.

Pero el verdadero escándalo del BPA es que esto se viene repitiendo una y otra vez: se prohíben los productos sintéticos o son retirados del mercado, pero enseguida son sustituidos por otros que son igual de perjudiciales, e incluso peores. Los neonicotinoides, que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) les hace responsables de una enorme catástrofe ambiental, están siendo sustituidos por los plaguicidas organofosforados. Los organofosforados ya habían sido anteriormente los sustitutos del DDT y otros plaguicidas organoclorados, de cuyos efectos muchas especies de aves sólo se empiezan a recuperar ahora.

Así que la pregunta más importante y urgente es la siguiente: si las prohibiciones de productos químicos no son efectivas ( o incluso peores), ¿qué debemos hacer cualquiera de nosotros para protegernos, y a los demás, de los retardantes de llama, de los pesticidas, de los herbicidas, de los disruptores endocrinos, de los plásticos y un largo etcétera, pero que no esperan recibir ayuda de los Gobiernos ni de aquellos que contaminan?

¿Cuál será la estrategia básica eficaz para la protección de las personas y de los ecosistemas frente a la exposición de sustancias tóxicas? ¿El objetivo debiera ser la reducción de la exposición de toda la población o la venta de una menor cantidad de productos químicos? ¿O se debiera extender la prohibición, afectando a clases químicas enteras? ¿O se debieran prohibir para usos específicos (por ejemplo, en todos los alimentos y en la agricultura)? ¿O prohibir el uso de productos químicos en algunas zonas en particular (por ejemplo, en zonas cercanas a las escuelas)? ¿O tal vez fuese mejor solicitar el desmantelamiento de las Agencias de Regulación ( con o sin su sustitución), tales como la actual EPA (Agencia de Protección Ambiental)? ¿O debiera considerarse el homicidio químico como un crimen legalmente establecido? ¿O todo lo anterior en su conjunto? Y por último, pero no menos importante, ¿cómo se podrían lograr estos objetivos dado el Régimen político y económico actual?

Comentario: Muy buena pregunta. Pero en un mundo donde nuestros gobiernos hacen de todo para obedecer a las corporaciones (muchas veces porque existen grupos de presión que insisten para disminuir las regulaciones o pasar por alto las evidencias), es difícil poder esperar a que las instituciones de regulación realmente hagan algo para detener todo este espectáculo de contaminación que ha conducido, literalmente, a una catástrofe sanitaria global. ¿No creen que sea tan grave? Tan solo vean el exponencial aumento de enfermedades de todo tipo, desde las consideradas "físicas" hasta las más "psicológicas", y se darán cuenta de que realmente es grave que estemos tan enfermos. Por supuesto que hay muchos factores en juego además de la contaminación por productos químicos (como el estilo de vida desconectado, aislado, acelerado, etc., que llevamos), pero quizás esta toxicidad representa una gran parte de todas las posibles causas que, combinadas, llevan a una humanidad enferma.

Recomendamos leer: No dejen de leer los Enfoques SOTT: También les invitamos a ver nuestro programa de SOTT Radio Network en español Medicina alternativa en un mundo tóxico: Entrevista al nutricionista Doug DiPasquale (vídeo)




Pills

Los antibióticos afectan a la memoria y al crecimiento de nuevas neuronas

© Mohle et al. | Cell Reports.
Esquema relacional entre el cerebro, el sistema inmune y el intestino.
Investigadores de Alemania han demostrado en ratones que los antibióticos que matan bacterias del intestino también detienen el crecimiento de nuevas células cerebrales en el hipocampo, una región del cerebro relacionada con la memoria. Un tipo de glóbulo blanco comunica el cerebro, el sistema inmune y el intestino. Sin embargo, un tratamiento probiótico y el ejercicio físico recuperan la memoria y la neurogénesis.

Los antibióticos lo suficientemente fuertes como para matar las bacterias del intestino también pueden detener el crecimiento de nuevas células cerebrales en el hipocampo, una sección del cerebro asociada con la memoria, según un estudio en ratones publicado en Cell Reports.

Los investigadores también han descubierto una pista de por qué: un tipo de glóbulo blanco parece actuar como comunicador entre el cerebro, el sistema inmunológico, y el intestino.

"Hemos encontrado que un tratamiento antibiótico prolongado podría afectar a la función cerebral", dice la autora Susanne Asu Wolf, del Centro Max Delbrueck de Medicina Molecular de Berlín (Alemania), en la nota de prensa de Cell Press, recogida por EurekAlert! "Sin embargo, los probióticos y el ejercicio pueden equilibrar la plasticidad cerebral y deben ser considerados como una opción real de tratamiento".

Lobo vio por primera vez indicios de que el sistema inmune podría influir en la salud y el crecimiento de las células del cerebro investigando las células T hace casi 10 años. Sin embargo, había pocos estudios que hubieran encontrado un vínculo que fuera desde el cerebro hasta el sistema inmunológico y de nuevo al intestino.

Comentario: Tanto su salud física y mental están profundamente influidos por la salud de su intestino y sus microbios. Sus microbios intestinales afectan a su función cerebral en general, causando desde oscilaciones del estado de ánimo hasta el desarrollo de enfermedades graves como el autismo, la enfermedad de Alzheimer y la esquizofrenia. La actividad física produce cambios bioquímicos que fortalecen y renuevan las áreas del cerebro asociadas con la memoria y el aprendizaje. El ejercicio ayuda a proteger y mejorar la función cerebral, mejorando y aumentando el flujo de sangre al cerebro, aumentando la producción de compuestos protectores de los nervios, mejorando el desarrollo y la supervivencia de las neuronas y la reducción de las placas perjudiciales en el cerebro. Nunca es demasiado tarde para empezar ya que su cerebro es capaz de rejuvenecerse y regenerarse en cualquier momento de la vida.


Water

Descubren cómo hace engordar un químico presente en el procesado de alimentos

© Desconocido
Científicos de EE.UU. han demostrado el mecanismo por el cual el ftalato de bencilo y butilo (BBP) hace que aumenten las grasas del cuerpo, incluso antes de nacer. Lo hace alterando el epigenoma de las células madre. El BBP está prohibido en Europa en los juguetes para niños y el esmalte de uñas, pero está presente en los aparatos de las cadenas de procesado de alimentos.

En un estudio publicado hace un mes, científicos de la Universidad de Georgia (Athens, EE.UU.) demostraron con células de ratones que el ftalato de bencilo y butilo (BBP), un producto químico utilizado comúnmente en el proceso de fabricación de alimentos, puede fomentar la obesidad. Provoca acumulación de gotas de grasa, al igual que el bisfenol A, pero más grandes que las de éste.

Ahora, también con células de animales, investigadores de la Universidad de Texas A&M han mostrado que estos cambios se producen alterando el epigenoma de las células madre.

Un nuevo estudio publicado en Journal of Molecular and Cellular Endocrinology, dirigido por Mahua Choudhury, muestra que las líneas de células expuestas a niveles cada vez más altos de BBP también mostraron niveles más altos de adipogénesis, el proceso por el cual se desarrollan las células de grasa: hasta cinco veces superiores, dependiendo de la dosis.

"Nos quedamos muy sorprendidos por los resultados", dice Choudhury en la información de su universidad. "Habíamos pensado que veríamos un cierto aumento, pero no tan drástico."

Comentario: A pesar de sus dudas acerca de la nocividad de estos químicos, hay mucha evidencia que sugiere una fuerte relación entre el ftalatos y diversas enfermedades. Para más información, vea:


Health

Alerta epidemiológica en Cataluña: brote de enterovirus, 21 niños ingresados

El Departamento de Salud ha elevado a 48 los niños que sufren afectaciones neurológicas tras haberse infectado por un enterovirus. Apenas dos días después de que Salud lanzase la alerta epidemiológica, el Departamento ha reconocido que 21 menores permanecen ingresados en varios hospitales catalanes con un cuadro clínico de romboencefalitis (una inflamación del tallo cerebral y el cerebelo, la zona del cerebro donde se controlan las funciones vitales). Nueve de ellos tuvieron que ser atendidos en la unidad de cuidados intensivos (UCI) y dos todavía continúan hospitalizados en esta unidad en estado grave.

© Google
Alerta epidemiológica en Cataluña

Comentario: También:


Ambulance

España continúa sin prohibir las sustancias tóxicas en los juguetes infantiles

La Unión Europea quiere permitir que siga utilizándose en parques y jardines infantiles, entre otros muchos espacios el glifosato, un herbicida clasificado como "probablemente cancerígeno para los seres humanos". Las autoridades, en este caso el Gobierno español siguiendo indicaciones europeas, se muestran muy condescendientes también con la industria juguetera y la química al permitir que los juguetes infantiles continúen ofreciendo peligrosas sustancias.
Recientemente el Gobierno español ha cambiado los límites máximos permitidos de varias sustancias que se hayan en juegos para la infancia. Una de ellas es la formamida, que se encuentra por ejemplo en rompecabezas o puzzles de alfombra, con la que ya hubo una polémica.

En países como Francia o Bélgica han prohibido este tipo de juguetes, su peligrosidad es algo que se conoce desde hace mucho tiempo, como cuenta por ejemplo la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Comentario:
Artículos recomendados:



No Entry

Vacuna del papiloma humano: una muerte silenciosa y terrorifica

En gran parte del mundo se comienzan a conocer los efectos o reacciones adversos de la vacuna contra el papiloma humano en niñas de nueve a dieciséis años y que se hizo obligatoria en las instituciones educativas de Colombia. Lo más grave es que el sistema de salud evade su responsabilidad ignorando y ocultando estos efectos imputando sus consecuencias a otros diagnósticos o cuadros médicos

© Google
La vacuna mortífera del Papiloma Humano

Comentario: Puede seguir leyendo entre decenas de otros artículos sobre este tema tan importante:


Hotdog

Un premio Pulitzer explica cómo la industria alimentaria logra que no paremos de comer

"Saben que son culpables de la obesidad". El periodista Michael Moss, autor de Adictos a la comida basura, ha investigado durante décadas los entresijos de las grandes multinacionales. Y esto es lo que ha descubierto:
El 8 de abril de 1999 una larga hilera de limusinas y taxis se detuvo en la puerta de un complejo de oficinas de Mineápolis. De ella descendieron los jefes de las mayores empresas alimentarias de Estados Unidos: Nestlé, Kraft, Nabisco, General Mills, Procter & Gamble, Coca-Cola... Entre todos ellos controlaban a 700.000 empleados y 280.000 millones de dólares en ventas anuales.

La reunión secreta, sin actas ni grabaciones, se había convocado para tratar un solo asunto: la epidemia emergente de obesidad y cómo actuar frente a la misma. Por suerte, el periodista de The New York Times y premio Pulitzer Michael Moss, logró, tiempo después, hablar con alguno de los protagnistas de una cita que podría haber cambiado el devenir de la industria.

Según ha revelado Moss, James Behnke, un alto cargo de Pillsbury - una marca que elabora harina para pasteles y productos de repostería - , ejercía como anfitrión del encuentro. Él y otros cuantos ejecutivos de la industria, conscientes de que la gente empezaba a hablar sobre impuestos sobre el azúcar y de que la presión sobre las empresas alimentarias iba en aumento, habían trazado un plan de acción para asegurar su futuro.

Comentario: Para más información sobre qué es una alimentación sana:


Health

Errores médicos y daños por medicamentos son la tercera causa de muerte

Llegan noticias sobre un tema que es precisamente el que me impulsó a trabajar temas de salud. La iatrogenia o daños provocados por las intervenciones médicas y sobre todo por los medicamentos. Y las noticias que me llegan son que las cosas siguen como hace quince años, cuando comencé con ello. Los errores médicos son la tercera causa de muerte más común en Estados Unidos. Esos datos son los que yo manejaba entonces así que, por desgracia, nada ha cambiado.
Cada año mueren por este motivo más de 250.000 personas, según el último análisis publicado en la revista British Medical Journal (BMJ). Sus autores, Martin Makary y Michael Daniel, investigadores de la Universidad de Medicina John Hopkins, utilizaron estudios desde 1999 en adelante para concluir que los errores médicos suponen más del 9,5% de las muertes en Estados Unidos. Enfermedades de corazón y el cáncer son más mortales pero el sistema sanitario es la tercera fuente de decesos.

Comentario: Vea también:


Magnify

El microbioma de los bebés diferencia su sistema inmune

Investigadores de Finlandia y EE.UU. han descubierto que el microbioma intestinal de los bebés de Estonia y Finlandia está dominado por bacterias 'Bacteroides', a diferencia del de los bebés de la república rusa de Carelia, dominados por 'E. Coli'. Eso provoca que los primeros sean más proclive a estímulos inflamatorios.

© Universidad de Aalto
En los últimos decenios, la comunidad médica ha observado un fenómeno intrigante: las enfermedades relacionadas con el sistema inmune -la diabetes tipo 1 y otras enfermedades como alergias, y similares- se han hecho un hueco en los países que tienen economías pujantes y modernas, mientras que apenas afectan al mundo en desarrollo.

Una de las teorías más plausibles para explicar este peculiar patrón de salud pública se ha denominado la hipótesis de la higiene. La teoría se basa en la premisa de que la exposición a agentes patógenos en los primeros años de vida es realmente beneficiosa para la formación y desarrollo del sistema inmune humano.

"La exposición a las bacterias puede jugar un papel fundamental en el sistema inmunológico, y podríamos entender su papel mediante el estudio del microbioma humano", dice Aleksandar Kostic, estudiante postdoctoral en el laboratorio de Ramnik Xavier en el Instituto Broad de MIT (Massachusetts Institute of Technology) y Harvard (ambos de EE.UU.).

Ambas universidades han realizado un trabajo en colaboración con la Universidad de Aalto y la Universidad de Helsinki (Finlandia), el Instituto Novartis de Investigación Biomédica, y otras organizaciones de todo el mundo que trabajan en el Grupo de Estudio DiabImmune.

Al observar el microbioma intestinal de bebés de tres países diferentes, el equipo descubrió evidencia que no sólo es compatible con la hipótesis de la higiene, sino que también apunta a interacciones entre las especies bacterianas que pueden explicar, al menos en parte, la subida de los trastornos del sistema inmune observados en las sociedades occidentales.

Comentario: Es probable que la higiene excesiva tenga que ver con la alteración del microbioma, sin embargo, quizás no se debe a la higiene en sí misma sino a los diferentes componentes de los productos de limpieza. La medicina convencional no sabe lidiar muy bien con múltiples variables que podrían conducir a ciertas consecuencias sanitarias y no suele considerar muy seriamente el efecto de las toxinas ambientales provenientes en gran medida de los productos que usamos para la limpieza. Por lo que sabemos, Rusia parece ser más estricta con normas ambientales y la protección al consumidor con respecto a los tóxicos añadidos y presentes en productor de consumo familiar; quizás esto tenga algo que ver con el hecho de que su microbioma se encuentra más preservado. Otros factores a considerar son la alimentación, los niveles de estrés, la exposición a vacunas y antibióticos, el estilo de vida en general, infecciones ocultas causada por microorganismos difíciles de identificar, etc..

Sin embago, éste sigue siendo un estudio interesante que saca a relucir lo que algunos investigadores ya han estado proponiendo, principalmente en el ámbito clínico. Le recomendamos leer:


Bacon

Murió la mujer más longeva del mundo a los 116 años en Nueva York; comía panceta de cerdo todos los días

La persona más anciana del mundo y la última que había nacido en el siglo XIX en Estados Unidos, Susannah Mushatt Jones, murió el jueves a los 116 años, informó la residencia de ancianos Vandalia Houses en el distrito de Brooklyn, en Nueva York.

"Miss Susie", nacida el 6 de julio de 1899 en un pequeño pueblo del estado de Alabama, en el sur de Estados Unidos, falleció en el geriátrico en el que pasó las últimas tres décadas. Le sobreviven más de cien sobrinas y sobrinos.

Comentario: No nos extrañaría que la Organización Mundial de la Salud, que ha acusado a la panceta de todo tipo de males imaginarios, argumente que precisamente por eso es que esta mujer murió (a los 116 años).

Vea nuestro show de la SOTT Radio Network en Español para descubrir más sobre los beneficios de las grasas: