"... El pueblo está cabreado ya con estas noticias que están dando porque es increíble de que esta nena, con esta edad, a esa hora, pudiera andar cuatro kilómetros cuando sin embargo mis hijos, los compañeros, profesionales de ruta y élite de hacer maratones, es imposible que esa niña haya podido andar eso, porque ellos hicieron una hora y pico con linternas a partir de las doce de la noche cuando ya el tren no estaba y es imposible que la niña pudiera llegar allí. Las autoridades dicen que si, pero vamos eso es totalmente... el pueblo está indignado con el que ha dicho esto, con el que deja de decir cosas que no son verdades y ya, por favor, ya estamos hartos de que nos equivoque y de que hable de lo que no debe. Y, bien digo, que si el que dice que la niña se ha puesto a andar allí, que venga conmigo, nos vamos a poner unas chanclas, que eso lo conozco yo desde chico, y nos vamos a poner con unas chanclas, a ver si el tío es capaz de aguantar cuatro kilómetros en chanclas como la niña iba. De noche y sin luz..."

Francisco Vicario, abuelo de Lucía.
(España) - El post dedicado a Lucía se ha convertido en uno de los más leídos del blog. En tan sólo una semana alcanzó el cuarto lugar entre las entradas más populares, con casi 30.000 accesos. (Ahora ya ocupa el tercer lugar, superando los 32.000).

Esto quiere decir que los lectores perciben que hay algo que no cuadra en este caso, por más que ciertos medios intenten presentarlo como "un accidente".

La gran mayoría de los lectores no creen posible que una niña de 3 añitos recorriera, en una noche oscura como boca de lobo, con sus piececitos calzados con tan sólo unas chanclas y cubierta con un vestidito, una distancia de cuatro kilómetros sobre piedras, traviesas, cables, vías, latas y cristales; (1) cruzara un puente de altura considerable que no tenía barandilla y, finalmente, se tumbara entre las vías -y sobre las piedras- y se quedara dormida porque estaba cansada, para terminar siendo atropellada por el primer cercanías de la mañana. Y que sólo presentara "un traumatismo cráneoencefálico severo", sin una sola herida, rozadura, contusión o ampolla en el resto de su cuerpo.

(1) Narrando su odisea al reconstruir el trayecto de la pequeña Lucía, una locutora del programa "Espejo Público" comentó que al hacer el recorrido se cruzaban a ambos lados de las vías con fincas o naves industriales custodiadas por perros que inmediatamente comenzaban a ladrar. Al hablar con la dueña de una de las fincas les dijo que en la noche de autos no había ladrado ni un sólo perro.
Muchos nos preguntamos qué ha sucedido con la autopsia. Algunos medios hablan de la participación de hasta cinco forenses, pero lo único que ha trascendido es que el fallecimiento se produjo a consecuencia de un traumatismo craneoencefálico severo y que no se observa ninguna otra lesión.

Como sabemos, el levantamiento de un cadáver -ordenado por el Juez de Guardia- se lleva a cabo por un equipo formado por miembros de la Policía Judicial y peritos forenses, no siendo necesario que acuda el Juez de Guardia -que delega en el forense- a no ser que se aprecien indicios de criminalidad, en cuyo caso se constituye la llamada Comisión Judicial.

La primera pregunta es: ¿acudió el Juez de Guardia al levantamiento? Y, como corolario, ¿qué protocolo se siguió?

Al llegar al lugar del levantamiento se acordona la zona del hallazgo y se realiza un reportaje fotográfico y una inspección ocular, procediendo a la identificación del cadáver y a la recogida de los objetos, documentos y muestras que proceda. También se efectúa un cronotanatodiagnóstico; es decir, la determinación de la fecha y hora de la muerte, para lo que se recurre a tomar la temperatura del cadáver y el entorno, observando la posible presencia de livideces, rigidez y fauna cadavéricas.

¿Se llevó a cabo este protocolo? ¿Por completo, parcialmente o nada?

Ya en el caso de la niña Asunta Basterra se omitió la toma de la temperatura del cadáver. La forense se disculpó diciendo que no había querido destruir pruebas tomando la temperatura rectal (por si se había producido una agresión sexual). Pero es que no la tomó en el recto, ni en el oído, ni intravisceral. ¿Cuál será la excusa, esta vez? Porque hasta la fecha, y ya ha llovido, no nos han dado ni siquiera una hora aproximada del fallecimiento.

En un programa de 13Tv del 27.07.2017, Juan Baño declaró que había trascendido que Lucía había fallecido sobre la una y media de la madrugada, hora en la que no pasa ningún tren y, por tanto, ningún tren pudo atropellar a la niña.

La segunda pregunta es: la hora que cita Juan Baño ¿es correcta y el motivo por el que todavía no se ha informado oficialmente de la data de la muerte?

También sabemos que el mejor perro rastreador del dispositivo perdió la pista de la niña a pocos metros de la estación, junto a una carpintería, en dirección Cártama.

La tercera pregunta es: ¿para qué se utilizan perros adiestrados si son inútiles?

Deben de ser inútiles, porque se les da a oler el chupete de la niña -que apareció bajo un banco metálico en la zona del andén más cercana a Cártama- y tras seguir el rastro en la misma dirección lo pierden al llegar a una zona en la que hay una carpintería. ¡Y a los encargados de la investigación no les parece extraño que la niña aparezca en dirección contraria, hacia Álora! De lo que se deduce que piensan que los perros son inútiles.

Lo que pasa es que los perros no leen los periódicos. Y Lucía no iba a Coolor, iba en dirección contraria.

La cuarta pregunta es: ¿qué pasó con el primer tren de cercanías?

El primer tren de la mañana sale de Málaga a las 6.03, pasa por Pizarra a las 6.35 y llega a Álora a las 6.41. Al parecer es en este viaje cuando el maquinista ve algo en la vía y decide que se va a parar en el viaje de vuelta.

El viaje de vuelta sale de Álora a las 6.45 y llega a Pizarra a las 6.51. Es en este intervalo cuando el conductor del cercanías detiene el tren y encuentra el cuerpo de la nena.

Ahora bien, si el conductor no atropelló a Lucía en el viaje de ida y se detuvo en el viaje de vuelta, ¿quién atropelló a Lucía? ¿La atropelló alguien? ¿O sólo dejaron su cuerpo en las vías o junto a ellas una vez la mataron de un fuerte golpe en la cabeza? ¿Por qué no se prohibió la circulación de los trenes hasta completar las tareas de búsqueda?

La quinta pregunta es: si prácticamente todos los medios e incluso el Secretario de Estado de Seguridad afirman que un tren golpeó a la niña en la cabeza, ¿Cómo es que Francisco Cabanilles, jefe de la policía local de Pizarra, afirma todo lo contrario? "El tren no ha sido".

Dado que al parecer ningún medio ha explicado en profundidad las circunstancias del hallazgo del cadáver, la sexta pregunta es ¿había sangre sobre las vías o no la había?

Todo indica que no la había, ya que ningún medio ha mencionado que la hubiera. Si dicha ausencia se confirmara constituiría un claro indicio de que la niña habría sido asesinada en otro lugar para ser abandonada más tarde en las vías del tren.

Casi nadie entiende que se pueda secuestrar a una niña, matarla sin más de un golpe en la cabeza y abandonarla en las vías del tren. ¿Cuál sería el móvil de tan extraño crimen? Así que la séptima pregunta es ¿se ha pretendido ocultar por medio del traumatismo craneoencefálico algún otro tipo de lesiones más significativas?

La octava pregunta es: si a los encargados de la investigación les molestan tanto las especulaciones "conspiranoicas", ¿por qué no hacen público el vídeo en el que se ve -según Espejo Público- a "una persona pequeña, del tamaño de la niña" andando hacia el badén que conduce hacia las vías en dirección Álora?

El vídeo no demostraría que Lucía consiguió caminar cuatro kilómetros, pero al menos tendrían algo en que basar su absurda teoría.

Para finalizar, sea cierto o no, en uno de los comentarios al post de Lucía un lector afirmaba lo siguiente: "Participo activamente en la investigación y en este momento os puedo decir que hay varias líneas abiertas. Por favor, respetad la estrategia del proceso porque todos queremos llegar a la verdad. Saludos."

De modo que la última pregunta -una pregunta múltiple- es la siguiente: ¿Cómo va la estrategia del proceso en las siguientes desapariciones?:

Francisco Román Fontalba, 1977
Juan Pedro Martínez Gómez, 1986
David Guerrero Guevara, 1987
Angustias Roldán Fernández, 1987
María Dolores Sánchez Moya, 1990
Pilar Iglesias Muñoz, 1991
Manuela Torres Bougeffa, 1992
Virginia Guerrero Espejo, 1992
Gloria Martínez Ruiz, 1992
Adela Bercianos San Ceferino, 1994
Ana Belén Jiménez Armiñana, 1994
Cristina Bergua Vera, 1997
Ana Franco Salguero, 1997
María José Valdés Morales, 1998
Concepción Cerdán Luján, 2000
María Teresa Fernández Martín, 2000
Mari Sol Zaragoza Ancalla, 2000
Aurora Almudena Martín Bartolomé, 2001
María del Mar Fusté Coll, 2001
Ana Eva Guasch Melis, 2001
Aurora Mancebo Leirós, 2004
Sofica Elena Sabau, 2005
Josué Monge García, 2006
Sara Morales Hernández, 2006
Yeremi Vargas Suárez, 2007
Victoria Argüello Carmona, 2007
Jacqueline Tennant, 2007
Mari Cielo Cañavate Valverde, 2007
Amy Fitzpatrick, 2008
Lourdes García Carreño, 2009
Natascha Jelle Agerhotl-Nielsen, 2012
Malén Zoé Ortiz Rodríguez, 2013
Khrystyna Savenchuk, 2014
Sibora Gagani, 2014 Agnese Klavina, 2014
Caroline del Valle Movilla, 2015
Sharon Santos Montero, 2015
Francisco Molina Sánchez, 2015
Diana María Quer López-Pinel, 2016
Manuela Chavero Valiente, 2016
¿Han aparecido ya?

¿Se ha detenido ya a los asesinos de las siguientes victimas? ¿Cómo va la estrategia del proceso?:

María Isabel Segura Sánchez, 1972
Verónica Carlier Corell, 1977
María Jesús Calaforra Burgos, 1979
Fermín Villegas Córdoba, 1980
Pablo López Burguete, 1985
Santiago López Burguete, 1985
Mari Carmen Santiago Navarro, 1985
Belén González Ortiz, 1985
David Martínez Berná, 1986
Juana Mira Pageo, 1986
Andrés Amador Torres, 1986
José Amador Torres, 1986
Jesús Carrasco Guerrero, 1986
Javier Martín Pérez, 1986
José Antonio Narváez Toscano, 1986
Andrés Carreres Rodríguez, 1986
Ángeles Díez Gil, 1987
David Badía burillo, 1987
Francisca Rodríguez Beneyto, 1987
Montserrat Ávila Jiménez, 1987
Gemma Biosca Sentís, 1987
Silvia Cobos Ruano, 1987
María Aixa Sánchez Hita, 1987
Yasmina Soto-Quiroga Peralba, 1988
Sonia Barriga Santos, 1988
Pilar Ruiz Barriga, 1989
Rosario Sayete Moedra, 1989
Valeriano Flores Sánchez, 1989
Estefanía Úbeda Simón, 1989
Carolina Pueyo Nogales, 1990
Olga Casas Rodríguez, 1990
Laura Domingo Alonso, 1991
José Antonio Paulos Pérez, 1991
Sandra Muñoz Muñoz, 1991
Azucena Martínez García, 1991
Almudena Martínez García, 1991
Cristina Mercedes Llorca Pastor, 1992
Mercedes Lázaro Sanmiguel, 1992
Francisco Javier Santos Gómez, 1992
Ana María Torres Castillo, 1992
Oscar Arroyo Cámara, 1992
Soledad Donoso Toscano, 1992
Andrés Mayordomo Bolta, 1993
Susana Ruiz Llorente, 1993
María Leal Martínez, 1993
Patricia Marí Ribas, 1993
Cristina Villaescusa Navalón, 1993
Manuel Brión Brión, 1994
Leticia Temiño Chapinal, 1995
Casterina Carrillo Fernández, 1995
Alicia Bueso Zaera, 1995
Eva Lavandeira Fernández, 1995
Mónica Juan Roig, 1995
Francisca Iborra Gil, 1997
Jonathan Vega Barrull, 2000
Donovan Párraga Rodríguez, 2002
Francisca Saila Barrios, 2003
Sheila Barrero Fernández, 2004
Alejandra Soto-Alján López, 2009
Gabriel Vidrascu, 2012
Anyulis Esther Albis Julio, 2013
María Isabel Sierra Cuerva, 2013
María Cristina Montes López, 2013
Emanuel Gómez Patiño, 2013
Mohamed Er Rafiy, 2013

Y no le pregunto por Miriam, Toñi y Desirée porque me diría usted que el culpable fue Antonio Anglés Martins y que la sentencia está ratificada por el Tribunal Supremo. Tampoco le mencionaré el caso de Anabel Segura Foles, porque me diría que fueron el churrero y el fontanero; ni tampoco el de Eva Blanco Puig, porque me diría que fue Ahmed Chelch Gerj, ese que se suicidó en prisión antes de llegar a juicio.

¿Tendremos alguna vez respuesta para todas estas preguntas o para alguna de ellas?

----------------------------------------------------------------
Medicina legal y toxicología
Juan Antonio Gisbert Calabuig
Página 244.4
Temperatura

4. Cuánto más precozmente se recojan los datos mejores resultados se obtienen. Ello quiere decir que habría que adiestrar a la policía judicial en la toma de algunos parámetros (temperatura) o en la observación de los fenómenos cadavéricos más clásicos. Pero, como acertadamente expone el profesor B. Knight, la toma de la temperatura rectal o vaginal requiere la manipulación del cadáver y de los vestidos, y en casos de delitos contra la libertad sexual se podrían introducir artefactos o pérdida de pruebas o invalidación procesal de ésta. Por ejemplo, el esperma... ¿estaba en la región perianal o al introducir el termómetro se introdujo también el material espermático dentro del recto? La calificación jurídica es bien distinta, si hubo o no penetración, por lo que la localización del material biológico es trascendental. Por tanto, ante la duda, la toma de la temperatura en el ]omento del levantamiento debe hacerse, bien en el oído, cavidad nasal o, incluso, con los nuevos dispositivos, intravisceral..."

Página 246.b
Livideces

El esquema de B. Mueller sigue siendo de plena vigencia:

0-1 h. Pequeñas manchas en la parte posterior del cuello.
1-5 h. Livideces abundantes en partes declives.
5-8 h. Desaparición a la presión. Palidez de la antigua posición declive en 15 min. Difusión de la hemoglobina y focos de hemólisis.
8-14 h. Palidez a la presión sin desaparición total. No desaparición a cambio de postura. Extravasación a la dermis. Hemólisis intravascular (infiltración de hemoglobina del epitelio).
14 h. No palidez a la presión. No aparición de nuevas manchas en otra posición declive tras 24 h. Infiltración de hemoglobina del epitelio.

Página 249
Rigidez cadavérica

La rigidez cadavérica es un proceso de contracción muscular en anaerobiosis...

Las etapas de la rigidez que pueden proporcionar información relativa a la data son las siguientes: fases de instauración, generalización, restauración y lisis.

Como criterio más generalizado respecto a las cuatro fases señaladas, puede aceptarse el propuesto por Niderkorn, quien tras el estudio de 113 cadáveres estableció que en 76 casos la rigidez era completa entre las 4 y las 7 h; en 31 casos después de 4 h; en 14, después de 5 h; en 20, después de 6 h; y en 11, después de 7 h. En dos casos la rigidez era completa después de 2 h. y en otros 2, después de 13 h...

Fuentes:
  1. Lucía Vivar Hidalgo: http://lawebdelassombras.blogspot.com.es/2017/07/lucia-vivar-hidalgo.html
  2. Juan Antonio Gisbert Calabuig. Medicina legal y toxicología.
  3. A3. Espejo Público. Declaraciones del abuelo de Lucía. 2017.08.03: http://www.dailymotion.com/video/x5vqhxn
  4. Diario Sur. Los cuatro kilómetros de Lucía. 2017.08.04: http://www.dailymotion.com/video/x5vx9hh
  5. 13Tv. El Cascabel. La hora del fallecimiento. 2017.07.27 https://www.youtube.com/watch?v=QHB2G10qF2U
  6. Cope. Herrera en La Cope. Entrevista a Paco Cabanilles, Jefe de la policía local de Pizarra. 'El tren no ha sido': https://www.youtube.com/watch?v=-Xe0duEJP0A
  7. Cope. Herrera en La Cope. Entrevista a Paco Cabanilles, Jefe de la policía local de Pizarra. 'El tren no ha sido': http://www.cope.es/audios/herrera-cope/paco-cabanilles-jefe-policia-local-pizarra-malaga_402950
  8. Guardias civiles tildan a la AUGC de 'ruin' por dudar de su eficacia: https://gaceta.es/espana/guardia-civil-tilda-augc-ruin-dudar-eficacia-20170804-2047/
  9. http://lawebdelassombras.blogspot.com.es/p/desaparecids.html
  10. http://lawebdelassombras.blogspot.com.es/p/fallecid.html
  11. http://lawebdelassombras.blogspot.com.es/2015/06/desaparecidos.html