(España) - El presidente de la Generalitat ha ha dicho: "Asumo el mandato del pueblo para que Cataluña se convierta en un Estado independiente".


Comentario: Un Estado independiente, no una nación independiente. Un matiz importante.


© EFE
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, a su llegada esta tarde al Parlament.
Carles Puigdemont ha cruzado la línea roja. El presidente de la Generalitat ha declarado de forma unilateral la independencia de Cataluña: "Asumo el mandato del pueblo para que Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de república; eso es lo que hacemos hoy con toda solemnidad".

Acto seguido, Puigdemont ha pedido que el Parlament suspenda dicha "declaración de independencia para emprender un diálogo para llegar a una solución acordada".

Antes de anunciar su declaración de independencia en diferido, Puigdemont ha aludido a los más de 2,2 millones de catalanes que, según el Govern, votaron en el referéndum ilegal del primero de octubre, asegurando que "lo que voy a exponer no es una decisión personal, sino el resultado del 1-O".

El presidente de la Generalitat ha aludido a los recursos y modificaciones en el Estatut como las causas que han llevado a "millones de ciudadanos" a decidir que "la única forma de mantener el autogobierno es que Cataluña se constituya en un Estado. Las últimas elecciones al Parlament son prueba de ello".