La portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, calificó las declaraciones de la primera ministra británica, Theresa May, sobre la probable implicación de Moscú en la presunta intoxicación del exagente ruso Serguéi Skripal y su hija como un espectáculo de circo.
Theresa May, una payasa presidiendo el Reino Unido

Theresa May, una payasa presidiendo el Reino Unido
"Es un espectáculo de circo en el Parlamento británico; la conclusión es clara: es una nueva campaña informativa y política basada en una provocación", dijo Zajárova a los periodistas.
Previamente la primera ministra británica, Theresa May, responsabilizó a Rusia de la intoxicación de Serguéi Skripal y su hija Yulia.

El 4 de marzo la Policía británica encontró a dos personas inconscientes en un centro comercial en Salisbury, en el condado británico de Wiltshire, aparentemente envenenadas con un agente nervioso.

Skripal fue reclutado por la agencia británica MI6 cuando servía en el Ejército ruso en los años 1990.

En 2006 una corte rusa le condenó a 13 años de cárcel por espiar a favor de un Estado extranjero.

Cuatro años después fue canjeado junto con otros dos individuos condenados por espionaje por diez personas detenidas en Estados Unidos.

En el mismo condado en que fueron envenenadas las dos personas se ubica uno de los laboratorios más secretos del Reino Unido en el que se desarrollaron agentes tóxicos durante la Guerra Fría.