El Gobierno alemán prevé pedir a Estados Unidos que libere a las empresas alemanas de apoyar las sanciones contra Rusia, escribe The Wall Street Journal.
merkel complain sanctions
© Internet
Las sanciones de Washington están haciendo un desastre en la economía europea
Durante una visita a Washington, el ministro de Finanzas de Alemania, Olaf Scholz, va a llevar a cabo negociaciones para proteger la industria alemana. La canciller Angela Merkel también planea plantear el problema al presidente de EEUU, Donald Trump, cuando se reúnan a fines de abril, según informaron algunos funcionarios alemanes.

Además de expresar sus inquietudes sobre las sanciones, Merkel también tiene la intención de advertir a Trump sobre el potencial impacto económico de las políticas comerciales de EEUU, dijo un asesor de la canciller. "No será una visita fácil", destacó.

Las nuevas sanciones estadounidenses, anunciadas a comienzos de abril, mencionan a más de tres docenas de ciudadanos rusos, incluidos funcionarios gubernamentales y empresarios, y prohíben a las empresas que operan en EEUU hacer negocios con estas personas o las empresas que controlan.

Mientras tanto, los gigantes industriales alemanes, incluidos Siemens AG, Daimler AG y Volkswagen AG, están involucrados en negocios con organizaciones sujetas a sanciones. Los ejecutivos alemanes aseguran que las restricciones podrían amenazar a las empresas conjuntas, impedir a los bancos financiar nuevos proyectos en Rusia y causar pérdidas de cientos de millones de euros a la industria alemana.

Alemania mantiene negocios importantes con Rusia. El comercio entre los dos países aumentó a 54.500 millones de euros (67.400 millones de dólares) el año pasado -desde los 45.000 millones de euros en 2016-. A pesar de las sanciones antirrusas cada vez más estrictas, las empresas alemanas han invertido más de 20.000 millones de euros en el país euroasiático en los últimos años.