Traducido por el equipo de SOTT.net en español.

En una movida totalmente predecible, la administración estadounidense amenaza una vez más con bombardear Siria si se produce un "ataque con armas químicas".

Esto era totalmente previsible porque los charlatanes estadounidenses han leído de ese guion de un ataque químico, con saladas lágrimas de cocodrilo, preocupación falsa e indignación fingida a lo largo de los años; de hecho, desde 2012, cuando el propio ex presidente Obama trazó su línea roja en relación a Siria.

National Security Advisor John Bolton
© Global Look Press
Asesor de Seguridad Nacional John Bolton
El más reciente lector de guiones que ha seguido la línea de la estafa química es el asesor de seguridad nacional del presidente Trump, John Bolton, quien el 22 de agosto declaró: "...si el régimen sirio usa armas químicas responderemos muy fuertemente y realmente deberían pensar largamente en esto".

Más allá del desgastado velo de superioridad moral que caracteriza a la propaganda bélica de Estados Unidos, las palabras de Bolton fueron claramente una orden muy explícita a Al-Qaeda y otros extremistas para que perpetraran otro ataque químico falso.

Agencia de Noticias AFP: Bolton: EEUU actuará "muy fuertemente" si Siria utiliza armas químicas en Idlib.
La declaración de Bolton fue precedida por una declaración conjunta del 21 de agosto de Francia, el Reino Unido y Estados Unidos (FUKUS, por sus siglas en inglés), en la que también se amenazaba con un nuevo bombardeo ilegal contra Siria en caso de que ocurriera un ataque químico en ese país (con base en pruebas que Estados Unidos nunca ha revelado ni necesita revelar).

Recordemos que la última vez que respondieron a una amenaza así, en abril de 2018, Estados Unidos y sus aliados intervencionistas ni siquiera esperaron a que se descubriera la mentira sobre Duma, ni hablar de que se materializara cualquier tipo de evidencia mítica, antes de bombardear ilegalmente Siria con 103 misiles. Los bombardeos ocurrieron antes de que la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) tuviera la oportunidad de visitar las localidades de Duma en cuestión.

Parece que no se satisfizo el apetito de FUKUS por destruir Siria en abril de 2018, ni en los bombardeos de abril de 2017 contra Siria tras las acusaciones infundadas en torno a Khan Sheikhoun, Idlib.

Las afirmaciones de Bolton están respaldadas por los sospechosos comunes de la prensa corporativa, los falsos grupos de derechos humanos, los "activistas mediáticos" e individuos vinculados al grupo de reflexión de propaganda bélica de la OTAN, el Atlantic Council.

El dictador de Human Rights Watch (HRW) durante más de dos décadas, Ken Roth (quien ni siquiera pudo discernir si un video que había tuiteado en 2015 se trataba de Shuja'iyya, Gaza, arrasada por Israel, sino que la confundió con Alepo, Siria) está reavivando la causa perdida de Guta en el 2013 para asustar a los aspirantes a humanitarios de todo el mundo. La narrativa occidental de los acontecimientos de Guta fue ampliamente desacreditada por los periodistas y por los llamados "rebeldes" mismos.


Kenneth Roth: Me corrijo: éste es un video de la destrucción de Gaza posterior al verano pasado, no de Alepo.
Sin embargo, mucha gente está justificadamente escéptica e incrédula respecto a los gritos de alarma, habiendo visto este tipo de drama antes. La propaganda bélica aumentó drásticamente justo antes y durante la liberación de Alepo oriental y de Guta oriental, por citar sólo dos ejemplos.

De hecho, el hilo de Twitter de la AFP sobre la amenaza de Bolton está lleno de comentarios casi exclusivamente burlones sobre la repetición de un escenario de ataque químico de bandera falsa, y otra propaganda de guerra increíble y sobreutilizada. Lo mismo con el video de NBCNews en el que Bolton hace las amenazas.

Otros hacen el trabajo de los medios de comunicación corporativos y continúan planteando preguntas valiosas sobre este último estallido de propaganda sobre ataques con armas químicas.

Los propagandistas belicistas de la OTAN no son ni un poquito originales

Las acusaciones de armas químicas se encuentran entre las tácticas de propaganda belicista más utilizadas durante la guerra contra Siria. Desde finales de 2012 hasta abril de 2018, los portavoces de la OTAN han lanzado alarmas estrepitosas sobre el cloro o el sarín. Pero una y otra vez, se ha revelado que son unos mentirosos intelectualmente discapacitados y extremadamente poco originales, por decirlo cortésmente. Voces menos estridentes han señalado las muchas ocasiones en que los llamados "rebeldes" tuvieron acceso al sarín, el control de una fábrica de cloro, y los motivos para que ocurriera un ataque, entre otros argumentos prudentes.

Algunas de las afirmaciones más ruidosas fueron: Marzo de 2013, en Jan al-Assal (Alepo); agosto de 2013, en las zonas orientales de Guta; abril de 2017, en Khan Sheikhoun (Idlib); y abril de 2018, en Duma (Guta oriental).

RT: Sorprendidos mintiendo, EE.UU. y sus aliados bombardean Siria la noche anterior a la llegada de los inspectores internacionales. (Artículo de opinión de @EvaKBartlett)
En cuanto a las acusaciones en Khan al-Assal, Carla Del Ponte, miembro principal de la comisión de investigación del CDHNU, declaró que fueron los "rebeldes" quienes utilizaron el sarín, al afirmar que: "Estaba un poco estupefacta por los primeros indicios que obtuvimos... eran sobre el uso de gas nervioso por parte de la oposición".

Un periodista de Mint Press News que fue a las zonas en cuestión escribió acerca de sus conversaciones con "rebeldes" y sus familiares que culparon al príncipe Bandar de Arabia Saudita de enviarles armas que no sabían que eran armas químicas y que no sabían cómo usar.

El periodista de investigación Seymour Hersh escribió y habló sobre las acusaciones relativas al sarín, y señaló (entre otras cosas) que "el sarín que tiene el ejército sirio tiene un componente químico diferente al que tendría el sarín fabricado por al-Nusra".

Entre las muchas preguntas que los periodistas deberían haber planteado en torno a las acusaciones de Khan Sheikhoun de abril de 2017 se encuentra la cuestión de cómo podemos confiar en cualquiera de las muestras de la OPAQ cuando está claro que no existía una cadena de custodia: la zona está controlada por Al Qaeda o grupos afiliados, grupos que tienen un interés personal en amañar los resultados.

Como se señala en un artículo de Moon of Alabama, también existe una clara falta de certeza en torno a las acusaciones sobre Khan Sheikhoun. El artículo señala además que en el informe de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) sobre Khan Sheikhoun existen lo que ellos llaman suavemente como irregularidades: los 57 casos de pacientes que fueron admitidos en hospitales antes de que ocurriera el supuesto incidente, y los resultados contradictorios de las muestras de sangre y orina en las "víctimas del sarín".

Tras la acusación de la Casa Blanca en abril de 2018 de que el gobierno sirio utilizó gas sarín en Duma, y a pesar de la insistencia de Damasco en que se llevara a cabo una investigación de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), FUKUS bombardeó Siria, incluyendo el distrito densamente habitado de Barzeh en Damasco, destruyendo un local que se dedicaba a la producción de componentes para el tratamiento del cáncer, pero no de armas químicas.

En Duma, el personal médico dijo que los pacientes no habían mostrado síntomas de un ataque químico. Los ciudadanos de Duma también negaron que hubiera ocurrido un ataque químico. Diecisiete civiles y médicos de Duma testificaron sobre esto en La Haya. La prensa corporativa descartó estos testimonios de manera sarcástica.

En el informe provisional de la OPAQ de julio de 2018 sobre Duma se señalaba que en las muestras tomadas de los presuntos lugares no se habían detectado sustancias químicas prohibidas en la Convención sobre las armas químicas. La OPAQ encontró rastros de "productos químicos orgánicos clorados", pero no de sarín, como alegaron el supuesto experto Eliot Higgins y la Casa Blanca, entre otros.

¿Quién se beneficia de estas repetidas acusaciones? ¿Se habría beneficiado realmente el gobierno sirio si hubiera perpetrado alguno de estos supuestos ataques? No. ¿Habría sido lógico que el presidente sirio hubiera ordenado tal ataque químico, sabiendo que provocaría la ira de Obama, Trump y sus aliados? ¿Benefician estas acusaciones a la coalición para el cambio de régimen? .

En su reciente informe sobre las alegaciones acerca de Duma, el Grupo de Trabajo sobre Siria, la Propaganda y los Medios de Comunicación analizó los hechos en torno a las aseveraciones sobre Duma (y las anteriores), las discrepancias en torno a las narrativas oficiales, y los oscuros detalles tras los expertos que nos traen las "pruebas", incluyendo un experto con posibles vínculos con el Servicio de Inteligencia Secreta del Reino Unido, el MI6.

Estos son factores que podrían influir en el resultado oficial de las investigaciones.

En cuanto a las últimas preocupaciones de FUKUS sobre un ataque químico, estoy de acuerdo en un aspecto: deberíamos preocuparnos de que se produzca un nuevo ataque o una nueva escenificación del mismo, pero no por parte del gobierno sirio. Como ha ocurrido tantas veces antes, el ataque escenificado sería perpetrado por los títeres de la OTAN en Siria.

De hecho, los medios de comunicación sirios señalaron recientemente la probabilidad de que miembros de los Cascos Blancos y de Al Qaeda en Siria transportaran recientemente cargamentos de barriles desde una fábrica de reciclaje de cloro cerca de la frontera turca a las zonas de Idlib ocupadas por terroristas.

De ser cierto, de hecho son actividades extrañas para un grupo "neutral de rescate", y un escenario preocupante para una nueva ronda de acusaciones.

Ofuscando la legítima lucha contra Al-Qaeda en Idlib

Lo que Bolton, la CNN o cualquier otro portavoz de los intentos de intervención ilegal en Siria están evitando mencionar es el elemento evidente y deliberadamente ignorado de Al-Qaeda: el grupo clasificado como terrorista, que ahora se llama Hay'at Tahrir al-Sham (HTS), tiene el control de Idlib. El HTS supuestamente "rompió" sus vínculos con Al-Qaeda, pero sigue manteniendo la misma ideología.

Brett McGurk, enviado de la coalición liderada por EE.UU. (que finje combatir a ISIS), incluso catalogó a Idlib como "el refugio más grande de Al-Qaeda desde el 11-S, ligado directamente a Ayman al-Zawahiri (actual líder de Al-Qaeda)... y éste es un problema ENORME".

Sin embargo, la CNN estuvo de vuelta en Idlib (habiendo ingresado ilegalmente, una vez más), pasó por alto el asunto de Al-Qaeda, como se predijo, y comenzó lo que se convertirá en un flujo incesante de propaganda bélica centrada en la ciudad.

De hecho, muchos en los medios sociales predicen que veremos muy pronto más de los memes reciclados de propaganda bélica de la coalición para el cambio de régimen, que incluyen los "últimos hospitales", las cuentas de niños de twitter de Bana al-Abed 3.0 (se crearon cuentas de Bana 2.0 durante la liberación del Guta oriental), y el más reciente y emotivo hashtag #EyesOnIdlib (#OjosEnIdlib).

Hace unos días, Abu Mohammed al-Golani, del HTS, habló en contra de la rendición de los grupos armados en Idlib. Otro "rebelde sirio" en Idlib, un comandante egipcio de Al Qaeda, amenazó con crucificar a los sirios que podrían estar considerando la reconciliación.

No sólo los terroristas se oponen a la reconciliación. Los gobiernos occidentales ven ese concepto como una piedra en el zapato para su proyecto de intervención. La reconciliación ha traído paz y estabilidad a las zonas de toda Siria, más recientemente a la gobernación de Daraa. Cuando fui a Daraa en mayo de 2018, abundaban los proyectiles terroristas. Ahora, después de una combinación de operaciones militares y reconciliaciones en toda Daraa, reina la calma, como en el este de Guta y Alepo anteriormente.

Sin embargo, cada vez que se inicia el proceso en una nueva zona, los terroristas bombardean los corredores humanitarios, y los chalatanes occidentales chillan sobre "atrocidades" no verificadas, y deliberadamente hacen la vista gorda con respecto a Al Qaeda y sus afiliados en Siria, y satanizan a los gobiernos de Siria y Rusia por luchar contra el terrorismo en Siria.

La declaración de FUKUS del 21 de agosto también indicaba: "Imploramos a esos países que reconozcan que el uso descontrolado de armas químicas por parte de cualquier Estado constituye una amenaza inaceptable para la seguridad de todos los Estados".

Estoy bastante segura de que no soy la única que exige que Estados Unidos y sus aliados rindan cuentas por su uso documentado, desenfrenado y criminal de armas químicas contra civiles en todo el mundo.
Sobre la autora

Eva Bartlett es una periodista independiente y activista de derechos humanos con amplia experiencia en la Franja de Gaza y Siria. Sus escritos se pueden encontrar en su blog, In Gaza.