Jamal Khashoggi, quien desapareció de la embajada saudí en Estambul hace dos semanas y se presume muerto, es (o era) un periodista y autor saudí. Su abuelo (de origen turco) se casó con una mujer saudí y sirvió como médico personal del rey Abdulaziz Al Saud, fundador del reino de Arabia Saudita. Es sobrino del difunto y famoso traficante de armas saudí Adnan Khashoggi, conocido por su participación en el escándalo Irán-Contra, y su primo era Dodi Fayed, el amante de la princesa Diana, cuando ambos fueron probablemente asesinados en un accidente automovilístico deliberado en un túnel de París en 1997.
Khashoggi
Khashoggi era miembro de la Hermandad Musulmana, una organización a la que elogió en sus recientes columnas en The Washington Post, junto con los "rebeldes moderados" en Siria. La Hermandad Musulmana existe para liberar al mundo musulmán de la influencia occidental y sus seguidores aspiran a inculcar el Corán y la Sunna como el "único punto de referencia para ordenar la vida de la familia, el individuo, la comunidad y el Estado musulmanes". La única diferencia entre los miembros de la Hermandad Musulmana y los wahabistas islámicos radicales es que los primeros están dispuestos a aceptar alguna forma de democracia en su sistema político.

A finales de los años ochenta y noventa, Khashoggi fue contratado por los servicios de inteligencia saudíes (y supuestamente por las fuerzas estadounidenses) en Afganistán. Se afirma que fue asesor del ex jefe de la inteligencia saudí, el príncipe Turki Al Faisal, quien renunció a ese cargo apenas diez días antes de los atentados del 11 de septiembre. Khashoggi se hizo amigo de Osama Bin Laden en Afganistán y Sudán y apoyó su yihad contra los soviéticos en sus artículos periodísticos. Entrevistó a Bin Laden varias veces y se reunió con él en Tora Bora y Sudán en 1995. Khashoggi era, por lo tanto, el único saudí que no pertenecía a la realeza y que conocía las relaciones íntimas de la realeza con Al Qaeda en el período previo a los atentados terroristas del 11 de septiembre. Pero nadie debería pensar que Khashoggi era un simple periodista imparcial. Abajo hay una foto de él (arriba a la izquierda con lanzagranadas al hombro) con los mujaidines afganos, en un artículo de periódico que escribió él mismo.
Khashoggi-Afghanistan

"Jóvenes árabes luchan al lado de los mujaidines."

En marzo de 2003, Khashoggi se convirtió en redactor jefe del diario saudí Al Watan. Sin embargo, menos de dos meses después, fue despedido por el ministerio de información saudí porque había permitido que un columnista criticara al erudito islámico Ibn Taymiyya, considerado el padre fundador del wahabismo. Dos años más tarde, cuando su ex mentor, el príncipe Turki, fue nombrado embajador saudí en Estados Unidos en 2005, Khashoggi se convirtió en su asistente para los medios de comunicación.

En abril de 2007, Khashoggi volvió a trabajar como redactor en jefe para Al Watan. Pero en mayo de 2010 supuestamente renunció "para enfocarse en sus proyectos personales", aunque se especuló que se vio obligado a dimitir debido al disgusto del gobierno saudí por los artículos publicados en el periódico que criticaban las duras normas islámicas del Reino.

Después de 2010, Khashoggi mantuvo vínculos con las élites saudíes, incluidas las de su aparato de inteligencia. En 2015 lanzó el canal de noticias por satélite Al-Arab, con sede en Bahrein, fuera de Arabia Saudita, ya que el país no permite que los canales de noticias independientes operen dentro de sus fronteras. El canal de noticias fue respaldado por el multimillonario y príncipe saudita Alwaleed Bin Talal, y se asoció con el canal de noticias financieras estadounidense Bloomberg Television. Pero el canal estuvo al aire menos de 11 horas antes de que Bahrein lo cerrara. Khashoggi también fue comentarista político para canales saudíes e internacionales, incluyendo la MBC de Corea del Sur, la BBC, Al Jazeera y Dubai TV.

En diciembre de 2016, un informe en el Middle East Eye decía que las autoridades saudíes habían prohibido a Khashoggi publicar o aparecer en televisión "por criticar al presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump".

En septiembre de 2017, Khashoggi huyó de Arabia Saudita después de que el gobierno saudí le prohibiera el acceso a Twitter, donde tenía casi 2 millones de seguidores. Se mudó a los Estados Unidos, donde comenzó a escribir para el periódico oficial de la CIA, The Washington Post. Desde entonces, ha escrito artículos que critican duramente al gobierno saudí y al príncipe heredero, Mohammad bin Salman, y al rey Salman. También se opuso a la intervención de Arabia Saudita en Yemen y, a principios de este año, estableció un nuevo partido político llamado Democracia para el Mundo Árabe Ahora (DAWN, por sus siglas en inglés), que fue visto por el Príncipe Heredero Mohammed como una amenaza para su gobierno:
Jamal Khashoggi, un prolífico escritor y comentarista, estaba trabajando en silencio con intelectuales, reformistas e islamistas para lanzar un grupo llamado Democracia para el Mundo Árabe Ahora. Quería crear una organización de vigilancia de los medios de comunicación para darle seguimiento a la libertad de prensa.

También planeaba lanzar un sitio web centrado en la economía para traducir informes internacionales al árabe con el fin de informar sobre realidades aleccionadoras a una población a menudo hambrienta de noticias reales, no de propaganda.

Parte del enfoque de Khashoggi era incluir a los islamistas políticos en lo que él veía como la construcción de la democracia. [...]

Khashoggi había constituido su grupo de defensa de la democracia, DAWN, en enero en Delaware, dijo Khaled Saffuri, otro amigo. Se esperaba que el proyecto llegara a los periodistas y presionara por el cambio, representando tanto a islamistas como a liberales, dijo otro amigo, Azzam Tamimi, un destacado activista palestino-británico y presentador de televisión.
Los movimientos de Khashoggi en esa dirección, sin duda con la ayuda de individuos de inteligencia y otras "partes interesadas" en los EE.UU., representaban una motivo de preocupación comprensible para Mohammed Bin Salman y compañía. "La promoción de la democracia" es, después de todo, la forma en que los occidentales (específicamente, la CIA) organizan a los disidentes para derrocar a los regímenes extranjeros.

El 2 de octubre de 2018, Khashoggi fue visto entrando por la puerta principal del consulado saudí en Estambul para obtener un documento que probara que estaba divorciado. Este documento le permitiría casarse con su prometida, Hatice Cengiz, ciudadana turca, que lo esperaba fuera. A las 4 de la tarde, Khashoggi no había aparecido a pesar de que el horario de oficina del consulado era hasta las 3:30 de la tarde. Su prometida denunció su desaparición cuando el consulado cerró. Mientras que el gobierno saudí afirma que había abandonado el consulado por una entrada trasera, las autoridades turcas han dicho que las cámaras de videovigilancia prueban que no lo hizo.

La policía turca cree que Khashoggi fue torturado y asesinado dentro del consulado saudí en Estambul por un equipo de 15 miembros traído desde Arabia Saudí para la operación. Una fuente anónima de la policía afirmó que el cadáver fue cortado en pedazos y sacado silenciosamente del consulado, y que todo esto fue "grabado en video para probar que la misión había sido cumplida y que la cinta fue sacada del país".
saudi assassins
Funcionarios de inteligencia de EE.UU. dijeron recientemente al Washington Post (casualmente) que se les han presentado estas grabaciones de video y audio del asesinato dentro del consulado en Estambul. Las grabaciones supuestamente capturan los momentos anteriores y durante lo que describieron como la muerte violenta del Sr. Khashoggi.

El gobierno saudí (como la mayoría de sus aliados occidentales) tiene un largo historial de asesinatos (incluyendo por crucifixión) o "desapariciones" de personas que no les gustan.
Atraer a los disidentes a las reuniones para que "desaparezcan" es una artimaña común utilizada por las autoridades de Arabia Saudita, dijo un príncipe del reino de Oriente Medio, antes de revelar que al menos cinco miembros de la realeza habían desaparecido en la última semana sólo por hablar en contra de la desaparición del periodista Jamal al-Khashoggi.
Si el gobierno oficial saudí quisiera deshacerse de alguien como Khashoggi, matarlo en una embajada saudí en Turquía sería la forma más destacada, contraproducente y, por lo tanto, la peor de hacerlo. La desaparición de Khashoggi y su probable desaparición es, por lo tanto, poco probable que sea obra del régimen saudí bajo Mohammed Bin Salman (MBS). Hay muchos miembros de la "Casa de Saúd" que le pueden guardar rencor a MBS y que mantienen contactos estrechos con agencias de inteligencia occidentales. Estas mismas personas tendrían fácil acceso a los pasaportes diplomáticos utilizados para entrar en la embajada en Turquía, ordenar al personal que se vaya y eliminar a Khashoggi, dejando que la culpa recaiga, naturalmente, en el gobierno oficial saudí.

A este respecto, el asesinato de Khashoggi recuerda la forma en que ciudadanos rusos de alto nivel (incluidos periodistas que criticaban al gobierno ruso) han sido asesinados en suelo extranjero, echándose la culpa, naturalmente, al gobierno ruso, y al propio Vladimir Putin (como pensarían algunos ignorantes). El asesinato de Khashoggi es más o menos una copia de este tipo de operación manipuladora.

El rey Salman hizo pública hoy una declaración en la que insinuaba la existencia de algún tipo de intriga política detrás del acontecimiento: enfatizó la fuerza de la relación de Riad con Ankara y "subrayó que nadie podía socavar su relación".

Pero si eso es así, quienquiera que haya hecho esto ha realizado un buen trabajo implicando a MBS. Los periodistas turcos han publicado fotos de la cabeza del equipo de 15 hombres presuntamente responsable, y afirman haber identificado a varios de ellos:

Ragip Soylu: Aquí están las fotos del escuadrón saudí que supuestamente jugó un papel central en la desaparición de Khashoggi, de acuerdo a un reporte de @sabah.

Ragip Soylu: GUAU, si esto se verifica, es enorme.

Esta foto y nombre coincide con el reporte de @sabah. @Qattouby dice que uno de los miembros del escuadrón saudí que visitó Estambul era el jefe de Evidencia Forense en el Departamento General de Seguridad Saudí.

Ragip Soylu: Un funcionario turco confirma al NYT que los 15 visitantes saudíes eran miembros del gobierno y servicios de seguridad saudíes. Uno era experto en autopsias, supuestamente presente para ayudar a desmembrar el cuerpo.

"Es como Pulp Fiction", dice el funcionario.

Ragip Soylu: Washington Post: "Antes de la desaparición de Khashoggi, la inteligencia de EE.UU. interceptó comunicaciones de funcionarios saudíes hablando de un plan para capturarlo, de acuerdo a una persona familiarizada con la información".
Según esta cuenta de Twitter, "De los 15 nombres publicados por @Sabah, hasta ahora parece que hay 2 médicos oficiales, 2 oficiales de inteligencia, 2 pilotos, y 8 de los 15 son de la Guardia Real, 6 de ellos de la oficina de MBS y su círculo más cercano". Al parecer, los medios de comunicación saudíes insisten en que sólo eran turistas.

Qutaiba: Al parecer no hay registros del #15 Saif Saad al-Qahtani. Sin embargo, el consejero más cercano del Príncipe Heredero, que conduce sus equipos de seguridad personales, es Saad Said al-Qahtani. ¿Podría ser él o su hijo mayor?

Qutaiba: De los 15 nombres publicados por @Sabah, hasta ahora parece que hay 2 médicos oficiales, 2 oficiales de inteligencia, 2 pilotos, y 8 de los 15 son de la Guardia Real, 6 de ellos de la oficina de MBS y su círculo más cercano.
Así que o bien MBS está realmente loco, enviando a miembros de su propia camarilla para llevar a cabo esencialmente un asesinato público y recibir toda las críticas de la prensa que obviamente le siguen, o alguien ha hecho un gran esfuerzo por utilizar a personas cercanas a él para implicarlo.

En cuanto a Trump, el horrible asesinato de alto perfil llega en un mal momento. Trump y los republicanos de EE.UU. se enfrentan (supuestamente) a una dura lucha por las elecciones de medio período el próximo mes, un día después de que las sanciones petroleras a Irán entren en vigor el 4 de noviembre. Para evitar una crisis petrolera y un aumento masivo de los precios del petróleo, Trump necesita que los saudíes aumenten gradualmente su producción de petróleo y mantengan razonables los precios de la gasolina, para no enemistarse con el automovilista estadounidense que va a las urnas -al menos esa es la teoría que ofrece Jim Krane, miembro de geopolítica energética del Instituto Baker de la Universidad de Rice. Por supuesto, el aumento de los precios del petróleo no sólo significa un aumento de los precios de la gasolina, sino también un aumento de los costos de fabricación en los EE.UU., un aumento de la inflación y una reducción del crecimiento económico.

Bajo la Ley Magnitsky de EE.UU., se supone que los EE.UU. imponen sanciones contra cualquier país involucrado en asesinatos extrajudiciales (ya sé, "el burro hablando de orejas"). En los últimos días, altos senadores de la Comisión de Relaciones Exteriores han pedido a Trump que imponga sanciones contra cualquiera que sea encontrado responsable del destino de Khashoggi. En el caso de Arabia Saudita, la opción obvia serían las sanciones petroleras, a las que los saudíes no reaccionarían bien -amenazaron con responder a las sanciones con precios del petróleo que alcanzarían "100 dólares, o 200 dólares, o incluso el doble de esa cifra", estableciendo el precio de los barriles en monedas distintas al dólar estadounidense, y "más de 30" otras respuestas que se aplicarían "directamente, sin pestañear". Sí, los sauditas saben fanfarronear tan bien como Trump.

Esto podría posiblemente frustrar el plan de Trump de ayuda saudí para embargar con éxito el petróleo iraní, y pondría en suspenso su relación con MBS (y la de Jared Kushner), por no hablar de esos miles de millones de dólares en ventas de armas. ¿Es esta una razón suficiente para que los enemigos de Trump del 'Estado Profundo' desempeñen un papel (aunque sólo sea a través de sus contactos en Arabia Saudita) en la organización del asesinato público de Khashoggi? ¿Para estropear la relación entre Trump y MBS y darle un problema importante en Oriente Medio? ¿Está Estados Unidos en un punto en el que está dispuesto a realizar un "cambio de régimen" contra su antiguo aliado y de vital importancia en Oriente Medio? Si nos fijamos en la opinión de John Brennan, un furioso anti-Trumpista, sobre el asesinato de Khashoggi, la respuesta parece ser "sí".
Estoy seguro de que las agencias de inteligencia de Estados Unidos tienen la capacidad de averiguar, con un alto grado de certeza, lo que le sucedió a Khashoggi. Si es hallado muerto a manos del gobierno saudí, su muerte no puede quedar sin respuesta -de parte de la administración Trump, del Congreso o de la comunidad mundial. Lo ideal sería que el rey Salman tomara medidas inmediatas contra los responsables, pero si no tiene la voluntad o la capacidad, Estados Unidos tendría que actuar. Eso incluiría sanciones inmediatas a todos los saudíes involucrados; un congelamiento de las ventas militares de Estados Unidos a Arabia Saudita; la suspensión de toda cooperación rutinaria de inteligencia con los servicios de seguridad saudíes; y una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, patrocinada por Estados Unidos, condenando el asesinato.
Pero mientras que MBS se enfrenta a un desafío directo a su gobierno, puede usted estar seguro de que no está completamente desprovisto de amigos:
Khashoggi y la cuestión judía

Eran Lerman, vicepresidente del Instituto de Estudios Estratégicos de Jerusalén y ex jefe adjunto del Consejo de Seguridad Nacional, dijo: "Definitivamente no nos interesa que el estatus del gobierno saudí disminuya en Washington."
[...]

Lerman prevé un escenario en el que las organizaciones políticas judías en Washington -como el Comité Judío Americano, para el que una vez trabajó como jefe de su oficina en Israel- puedan ir al Capitolio, como lo han hecho en el pasado, y presionar discretamente a favor de los saudíes, algo que paradójicamente podría acercar aún más a los dos países.
Cualquiera que sea la verdad sobre quién mató a Jamal Khashoggi, su muerte y el contexto en el que ocurrió no deja lugar a dudas de que le faltaban muchas piezas del rompecabezas y descubrió demasiado tarde que no era más que otro peón en un juego mucho más grande, y cada vez más sucio, de la geopolítica mundial.