Donald Trump asegura a Jair Bolsonaro que se inclina a dar a Brasil beneficios propios de la OTAN, que podrían facilitar compra de equipos militares de EE.UU.

BolsonaroTrump
© AM Post
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro (der) • El presidente de EEUU, Donald Trump (izq)
El presidente de EE.UU., Donald Trump, al recibir este martes a su par brasileño, Jair Bolsonaro, en la Casa Blanca, le ha asegurado que los dos países "nunca han estado más cerca", para luego afirmar que está "inclinado" a sugerir que se le otorguen a Brasil privilegios similares a los que reciben los aliados estadounidenses de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

"Vamos a ver eso muy, muy fuertemente, ya sea la OTAN o algo que tenga que ver con la Alianza", ha dicho el mandatario norteamericano.

Trump se ha referido aparentemente a la posibilidad de que el país norteamericano llegue a considerar a Brasil un aliado militar estratégico fuera de la Alianza Atlántica, un estatus especial que abre la puerta a la entrega de equipos militares de EE.UU. y la organización de entrenamientos conjuntos, el mismo trato que Washington le confirió a Colombia.

En ambos casos, la intención de Washington tiene que ver con su estrategia contra el Gobierno venezolano, presidido por Nicolás Maduro. De hecho, Brasil y EE.UU. fueron de los primeros en reconocer al líder opositor venezolano Juan Guaidó como "presidente encargado" de Venezuela.

En este sentido, uno de los principales temas en las conversaciones de la jornada de hoy entre ambos mandatarios ha sido Venezuela y, a este respecto, Trump ha vuelto a asegurar que "todas las opciones", incluida la militar, están sobre la mesa en lo tocante al país caribeño.

"Es una vergüenza lo que está pasando en Venezuela", ha dicho el inquilino de la Casa Blanca, además de indicar que es difícil creer "que uno de los países más ricos es ahora uno de los países más pobres y empobrecidos".


Comentario: Sin duda, es difícil de creer que la guerra económica dirigida por EE.UU. le pueda hacer tanto daño a un país con tantos recursos naturales. ¿Pero uno de los países más pobres del mundo? Todavía no.

Caracas, por su parte, advierte que Washington busca derrocar a Maduro y realizar un golpe de Estado para controlar el petróleo venezolano, precisando que, si de verdad le importa a EE.UU. la situación en Venezuela, debería levantar las sanciones que le ha impuesto.