La población musulmana hizo un llamado de atención al Gobierno británico luego de que se revelara el aumento del 600% en los crímenes de odio en el país, tras el ataque terrorista ocurrido en Nueva Zelanda.

protestar contra racismo fascismo
© Tayfun Salcı - Agencia Anadolu
LONDRES, REINO UNIDO - MARZO 16, 2019: Miles de personas se reunieron en el centro de Londres el 16 de marzo de 2019 para protestar contra la islamofobia, el antisemitismo, el racismo y el fascismo. Los manifestantes dieron mensajes de solidaridad con los musulmanes después del ataque terrorista del viernes en Christchurch, Nueva Zelanda. "Christchurch, nunca más", gritaban los manifestantes.
"La cuestión de la islamofobia ya no puede considerarse una cuestión abstracta", dijo Mohamed Mahmoud, imán de una mezquita ubicada al noreste de Londres.

"Ciertos individuos de ciertos partidos políticos han mencionado que hay una percepción entre la comunidad musulmana que la islamofobia existe dentro de ciertos partidos", le dijo Mahmoud a la Agencia Anadolu.

"No puede ser posible que 3 millones de musulmanes perciban falsamente algo. La verdad es que se ha demostrado que la islamofobia es un esfuerzo concertado, una campaña no solo para incitar al odio, sino para incitar a la violencia y atentar contra los musulmanes del Reino Unido, Europa y hasta Nueva Zelanda", aseguró el imán.

Luego de los ataques en Christchurch, Nueva Zelanda, en el que murieron 51, las comunidades están preocupadas de que se produzcan nuevos crímenes dirigidos contra musulmanes en el Reino Unido. "Rogamos a Alá que no ocurra nada en esa escala en ningún otro lugar del mundo, y mucho menos aquí en el Reino Unido".

Reconocer la islamofobia

El líder religioso considera necesario que el gobierno reconozca que la islamofobia no es un problema menor: "es un problema serio que afecta la seguridad de más de 3 millones de musulmanes que viven en el Reino Unido", dijo.

Además, aseguró que es necesario que los fondos para salvaguardar a la comunidad de este tipo de ataques sean suficientes: "no porque ellos no puedan protegerse, sino porque está en mano de las autoridades proteger a la comunidad", afirmó.

Acabando la islamofobia

Mahmoud consideró necesario erradicar la islamofobia todos los partidos políticos y no permitir que exista una plataforma donde este discurso se normalice y sea aceptado: "está incitando a la violencia contra un grupo que está siendo demonizado, deshumanizado y vilipendiado por la islamofobia".

La islamofobia no es una queja sobre la conducta de unas pocas personas, sino una campaña para legitimar el asesinato de creyentes, a quienes consideran no humanos. Esto quedó evidenciado en el caso en Christchurch, donde el atacante, sin ningún respeto por la vida humana, asesinó a mujeres y niños.

"Esos actos son llevados a cabo por alguien incapaz de ver a los musulmanes como seres humanos, alguien que los equipara a animales o, inclusive, menos que animales, porque ellos tienen derechos y hay campañas para su protección", aseguró el líder religioso.

Estas expresiones de odio y campañas para deshumanizar a un grupo de personas no pueden ser aceptadas por ninguna sociedad o comunidad, en ninguna parte del mundo, afirmó el imán.

"Es un tema difícil que requiere que existan personas con principios, que acepten la igualdad de las personas en todos los ámbitos y no basta con la retórica, sino que debe verse en la acción. Eso significa responsabilizar a las personas, incluso si es un miembro del parlamento inglés", concluyó.

El creciente odio antimusulmán

La islamofobia y el odio anti-musulmán están aumentando en toda Europa. afirmó, Abdullah Faliq, jefe de investigación de la Fundación Córdoba: "Ya vimos lo que sucedió en Nueva Zelanda, y después de eso, también hubo ataques contra mezquitas alrededor del mundo. Incluso dentro del Reino Unido, en Birmingham", afirmó Faliq a la Agencia Anadolu.

Para él, el gobierno tiene la labor de empoderar a las comunidades musulmanas y también de buscar la causa raíz del problema: "No se trata únicamente de tratar los síntomas, sino atacar la raíz de la causa. Lo que tienen que hacer el gobierno, es permitir que las comunidades, en particular la comunidad musulmana, aumente su propia seguridad, y reconozca que el problema existe y promulgar leyes que prohiban el discurso de odio" dijo el investigador.

Por el momento, según aseguró Faliq, los ataques supremacistas y el racismo que está en alza han sido ignorados. "Lo que sucedió en Nueva Zelanda es un llamado de atención para que el gobierno trabaje con la comunidad musulmana, y la comunidad en general, para tratar este problema", dijo Faliq.

Según el investigador nadie esperaba ese tipo de ataque sucediera en un país como Nueva Zelanda."Sabemos que hay ataques, pero a la escala de lo que pasó en Nueva Zelanda nos dejó conmocionados". Esto ha generado mucho miedo en la comunidad musulmana de Reino Unido: "Pero no podemos permitir que el miedo controle nuestras vida, o nos aísle de la comunidad", relata el investigador.

Durante los seis días luego del ataque en Nueva Zelanda, muchos musulmanes fueron atacados, tanto verbal, abuso físico y vandalismo. En 85 de los 95 ataques registrados, los agresores hacían referencia directa al horroroso ataque de Christchurch.

Pero no solo eso, también seis mezquitas fueron atacadas a martillazos en Birmingham. Una escuela musulmana también fue atacada en Newcastle, rompieron ventanas y dañaron algunas copias del Corán.

*José Báez G contribuyó con la redacción de esta nota.