Esas personas forman parte de una plataforma judía y protestaban por la política de inmigración de Washington.
truck ICE center
© Twitter / @NeverAgainActn
nstante en el que el vehículo del ICE embiste a los manifestantes, Rhode Island, EE.UU., 15 de agosto de 2019.
Un video muestra el momento en el que un hombre embistió con su camioneta contra una fila de manifestantes judíos que que bloqueaban la entrada al estacionamiento de un centro de detención de inmigrantes en Rhode Island (EE.UU.).

Esas personas, que protestaban contra la intensificación de las redadas contra los inmigrantes ilegales en los últimos meses, estaban sentadas en la acera para impedir el acceso del personal de la prisión cuando el conductor desvió su furgoneta, se dirigió hacia ellas y frenó a escasa distancia.

La plataforma judía Never Again Action ('Acción Nunca Más', en español) que convocó esa protesta ha denunciado que la acometida se produjo con un vehículo del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE.UU. (ICE) cuando sus integrantes bloqueaban "pacíficamente" la entrada al Centro de Detención Wyatt, de carácter privado.


Tras el incidente, los presentes se arremolinaron alrededor de la furgoneta y gritaron al chofer, quien sería un oficial del ICE. En ese momento, sus compañeros se dirigieron hacia ellos y rociaron a la concurrencia con aerosoles de pimienta. Los testigos aseguran que varios agentes de Policía presenciaron los hechos y no hicieron nada.

"Si esta es la forma en que ese oficial se comporta en público cuando la gente está grabando, no es difícil imaginar que su comportamiento es mucho peor tras las paredes de las instalaciones, donde nadie puede ver lo que sucede", declaró Amy Anthony, portavoz del grupo, al diario The Washington Post.

Never Again Action es un grupo recientemente formado que está cobrando fama por organizar actos de desobediencia civil: asegura que en las últimas seis semanas ha realizado 36 acciones a lo largo de todo el país y ha logrado cerrar "decenas de Centros de Detención y oficinas del ICE".


Ese colectivo sostiene que las acciones del Gobierno de EE.UU. "en la frontera y en las comunidades de inmigrantes de todo el país" son "una gran atrocidad", ya que encierran a los niños que "separan de sus padres" y autoriza más redadas del ICE que infunden "miedo y terror".