Alan Ruel, de 73 años, ha demandado al Departamento de Policía y a los agentes que no le prestaron ayuda médica ni le ofrecieron agua tras su detención.
carcel jail
© Pixabay / Ichigo121212
Imagen ilustrativa
Un hombre ha demandado por 4,5 millones de dólares a la Policía de Airdrie (Canadá), las agencias estatales que la dirigen y a los agentes que lo detuvieron en julio de 2015 bajo la acusación de intoxicación pública mientras él estaba sufriendo un derrame cerebral, reporta CBC.

Como resultado de la confusión, Alan Ruel, de 73 años, pasó más de 18 horas en una celda sin asistencia médica, lo cual empeoró las consecuencias del accidente cerebrovascular.

"Parecía estar intoxicado"

Ruel fue detenido cerca de un bar tras sufrir una primer ataque de embolia. El hombre, con la ropa desordenada y los pantalones desabrochados, hablaba con dificultad e intentó sin éxito convencer a los agentes de que no estaba borracho y de que le hicieran la prueba del alcoholímetro.

Los materiales de defensa presentados ante la corte por la parte de la Policía señalan que la detención fue justificada y niegan la presencia de problemas médicos en ese momento.

"No culpo a la Policía por detenerlo. Probablemente parecía estar intoxicado", dijo el abogado de Ruel, Mathew Farrell, a CBC. Sin embargo, señaló que los agentes debieron prestar más atención al detenido, examinándolo antes o después del arresto. De haberlo hecho, "habrían notado que algo no estaba bien, algo no encajaba".


El video de las cámaras de vigilancia de la celda revela que nadie revisó al hombre durante las primeras 12 horas de detención ni le ofreció agua. Las dramáticas imágenes muestran además un empeoramiento del estado de Ruel en ese tiempo, durante el cual sufrió un segundo ataque más grave, según un reporte neurológico.


Los policías no se dieron cuenta del estado de Ruel hasta 17 horas después, cuando uno de los agentes finalmente entró a revisarlo y vio que no podía levantarse. Todavía tuvo que pasar una hora más para que fuera fue llevado a un hospital.

Cuatro años después

Después de cuatro años de terapia, Alan Ruel todavía cojea al caminar y aunque ha recuperado cierta movilidad en el lado izquierdo de su cuerpo, todavía tiene sus funciones reducidas, por lo afirma tener problemas financieros por sus dificultades para encontrar trabajo.

El reporte neurológico señala que una intervención médica y haberle ofrecido de beber en las etapas iniciales del derrame podrían haber aliviado las secuelas del ataque, aunque puntualiza que es muy difícil saber con exactitud cómo ello podría haber hecho cambiar la situación.