Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Expertos en España están perplejos por una misteriosa placa de la Edad de Piedra con grabados de animales en ella.
stone age plaque
La placa, que se cree que tiene más de 11.700 años, fue descubierta durante el proceso de excavación en la excavación arqueológica de las Coves del Fem el verano pasado.

"El equipo había estado trabajando en el sitio el verano pasado para reparar los daños causados por las inundaciones", dijo la profesora Raquel Piqué Huerta, del departamento de Prehistoria de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Coves del Fem es una cueva situada en el municipio de Ulldemolins, en la provincia española de Tarragona, en la región de Cataluña.

archeologists
© Antoni Palomo, Real Press
Un equipo de arqueólogos del Museu d'Arqueologia en Cataluña trabajando en el sitio arqueológico.
Los expertos están examinando varias teorías que tratan de explicar sus grabados y también por qué la placa es más antigua que el sitio en el que apareció.

Tiene grabados con seis figuras de animales - dos ciervos (macho y hembra), dos cabras o vacas y dos animales no identificados.


La pieza se exhibirá en el Museo Arqueológico de Cataluña, pero sólo después de que los expertos hayan terminado su análisis. Aún quedan muchas preguntas por responder, sobre todo en lo que respecta a la época y a las relaciones entre hombres y mujeres, así como el papel de los símbolos en el grabado.

El descubrimiento de la placa en sí mismo tomó a los arqueólogos por sorpresa ya que buscaban herramientas de la Edad de Piedra y no esperaban ninguna placa.

Huerta dijo que los arqueólogos estaban revisando todas las piedras localizadas en el área. "Sabíamos que la gente que vivía en la cueva entre el 6.000 y el 4.500 a.C. usaba las piedras para hacer herramientas, y por lo tanto, siempre comprobamos por si hay herramientas, pero no esperábamos este descubrimiento, un grabado en una placa de piedra, y fue una gran sorpresa", dijo la mujer de 56 años.
archeologists
© Antoni Palomo, Real Press
Un equipo de arqueólogos del Museu d'Arqueologia en Cataluña trabajando en el sitio arqueológico
Los arqueólogos creen que la placa tiene entre 15.000 y 11.700 años de antigüedad, y que pertenece al final del Paleolítico. Según los expertos, el período duró unos 2,5 millones de años y se utilizaron principalmente herramientas de piedra durante este período.

Los contextos estratigráficos son los principios centrales de la arqueología moderna. Ayuda a identificar la posible edad de un artefacto. "Esta placa no pertenece a lo que hacían esas sociedades, este tipo de grabado es más antiguo", dijo Huerta.

Su origen aún no está claro, pero hay diferentes teorías sobre su presencia en esa zona. "El río pudo haber movido restos antiguos y los habría trasladado a otros sectores más recientes", dijo, añadiendo que también era posible que "tal vez las comunidades más jóvenes, cuyos miembros tendían a cavar agujeros para guardar sus pertenencias allí, tocasen los niveles más antiguos y trasladaran esa pieza a su lugar".

La pieza es importante ya que parece hacer referencia al mundo ideológico de una comunidad de cazadores y coleccionistas cuando los grabados eran representaciones simbólicas. "Se conoce como 'arte en movimiento', no se usaba para cazar o producir alimentos, está ligada al mundo ideológico, con una forma de comunicación ideológica, pero no sabemos lo que significa", dijo la profesora.

Añadió que podría haber sido utilizado para compartir normas con el resto de la comunidad, o incluso para simbolizar la tribu o la comunidad. "Lo que sí sabemos es que para ellos, tenía un significado y este significado era compartido con otros individuos".

"Los grabados son muy naturales, como se pueden ver los detalles de los animales en los grabados, e incluso tienen algunas partes rellenas para representar el pelaje", dijo Huerta.

Los expertos siguen trabajando con la pieza para averiguar más sobre su origen, y lo que significan los animales y otras líneas grabadas allí. Sin embargo, creen que los grabados se hicieron con un sílex, ya que es la mejor piedra. La misma piedra fue encontrada en el sitio arqueológico.

Tampoco está claro si los grabados fueron hechos por una sola persona o por diferentes personas, y si fue creado en un momento dado o durante un período de tiempo más largo, ya que hay algunos animales grabados unos sobre otros.

Huerta dijo que se trata de sociedades móviles ya que no produjeron sus propios recursos porque no eran agricultores. "Necesitaban encontrar un equilibrio con su entorno y adaptar los recursos que tenían a mano".

Especuló que los grupos eran probablemente pequeños y no tenían una autoridad institucionalizada, "en cambio, eran más igualitarios como sociedad, en la que sin embargo, varias personas cumplían diferentes funciones".

No era la primera vez que se encontraban objetos, pinturas o grabados de importancia arqueológica en España, ya que el país alberga muchas obras de arte prehistórico.

En 2014, un asentamiento de la Edad de Cobre fue descubierto en la región central española de Azután.

Las cuevas de Altamira en Cantabria y un Sitio de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO albergan grabados y pinturas intrincadamente talladas del período prehistórico, mientras que las pinturas de la cueva de El Castillo en Puente Viesgo se encuentran entre las obras de arte rupestres más antiguas de Europa.