Traducido por el equipo de Sott.net

Los dirigentes de Taipei y EEUU son responsables de crear un conflicto entre las dos partes del estrecho de Taiwán, insistió Ma Xiaoguang, portavoz de la oficina de asuntos de Taiwán del Consejo de Estado chino.
Pelosi taiwan
© AP
La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, se inclinan el miércoles durante una reunión en Taipei.
La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, y el Partido Democrático Progresista (PDP), "confiando en el apoyo externo, asumieron voluntariamente el papel de peones e intensificaron las provocaciones en búsqueda de la independencia", dijo Ma el martes, en referencia a la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU, Nancy Pelosi, a la isla autogobernada, que Pekín considera parte de su territorio.

"EEUU intensificó sus esfuerzos para tratar de jugar la carta de Taiwán, echando continuamente leña al fuego, haciendo planes para contener a China a través de Taiwán", señaló el portavoz.


Comentario: El periodista John Pilger advertía sobre los planes de EEUU para contener a China ya en 2016, y las discusiones entre funcionarios estadounidenses revelan que, yendo aún más atrás, se han estado preparando para el ascenso de Rusia y China, y la amenaza que representan contra sus planes de dominación mundial.


Taipei y Washington no podrán blanquearse, independientemente de los "trucos" que puedan emplear para ello, porque "son los creadores del conflicto entre las dos partes del Estrecho de Taiwán [que separa la isla y China continental], los destructores de la paz y la estabilidad en el Estrecho de Taiwán", dijo.

Según Ma, los planes de los dirigentes taiwaneses de "contar con EEUU para la independencia" están condenados al fracaso. Y la ilusión de "buscar la independencia por la fuerza" no hará más que acelerar la caída de Tsai y del Partido Democrático Progresista, al tiempo que sumirá a Taiwán en un abismo de desastre, añadió.


Comentario: La disposición de los dirigentes de Taiwán a cooperar con las provocaciones de EEUU revela lo comprometidos y miopes que son, ya que, como revelan los últimos acontecimientos, un gran número de países está apostando claramente por el mundo multipolar.


El DPP es un partido nacionalista de centro-izquierda que domina la Coalición Pan-Verde, que tiene la mayoría en el parlamento taiwanés. El partido gobernante, presidido por Tsai, aplica políticas socialmente liberales en su país, al tiempo que aboga por un mayor gasto en defensa para poder defender la isla de China.

Pelosi, tercera en la línea de sucesión a la presidencia de EEUU, aterrizó en Taipei el martes, convirtiéndose en la funcionaria estadounidense de más alto rango en hacerlo desde 1997. El viaje siguió adelante a pesar de las enérgicas protestas de China, que calificó la medida de "peligrosa y provocadora".

Durante su estancia en Taipei, el presidente de la Cámara de Representantes se reunió con la presidenta Tsai y con diputados locales, asegurándoles que Washington "no abandonará nuestro compromiso con Taiwán" y describiendo la isla como "una de las sociedades más libres del mundo".

Pekín reaccionó al viaje anunciando una serie de ejercicios militares y simulacros con fuego real en seis zonas marítimas alrededor de Taiwán. El Ministerio de Asuntos Exteriores chino también ha advertido del "grave impacto de la visita en los fundamentos políticos de las relaciones entre China y EEUU".

Taiwán, que se autodenomina oficialmente República de China (ROC), se autogobierna desde 1949, pero nunca ha declarado oficialmente su independencia de Pekín.

A pesar de reconocer oficialmente a Pekín como la única autoridad legítima de China desde 1979, EEUU mantiene fuertes lazos no oficiales con Taiwán, vendiendo armas a la isla de 23,5 millones de habitantes y apoyando su lucha por la soberanía.