Traducido por el equipo de Sott.net

Las FDI han acusado a los militantes palestinos de utilizar a los civiles como "escudos humanos".
Rocket blasts
© AP/Fatima Shbair
Cohetes disparados por militantes palestinos hacia Israel, en la ciudad de Gaza, el 6 de agosto de 2022
El número de muertos en Gaza en medio de la Operación Amanecer de Israel ha aumentado a 24, entre ellos seis niños, con más de 200 personas heridas hasta el sábado por la noche, según funcionarios de salud palestinos. El ejército israelí acusa a los militantes de la Yihad Islámica Palestina (YIP) de utilizar a los civiles como "escudos humanos" y de matar a su propia gente en ataques fallidos con cohetes.

Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) confirmaron que atacaron múltiples "objetivos terroristas" en toda Gaza el sábado, pero negaron cualquier responsabilidad por una explosión mortal en el campo de refugiados de Jabaliya, en el norte del enclave, que al parecer mató al menos a seis personas, entre ellas tres niños.

Las Fuerzas de Defensa de Israel, en un tuit del sábado por la noche, dijeron:
"Tras los informes de los trágicos acontecimientos en Jabaliya, las FDI concluyeron un informe en profundidad. Sobre la base de todos los datos de los sistemas de las FDI, parece que este evento es el resultado de un disparo de cohete de la Jihad Islámica. [Las FDI] No realizaron ninguna actividad en Jabaliya en el momento del suceso".

Los militares israelíes dijeron que sus datos de radar pueden "probar sin lugar a dudas que no se trata de un ataque israelí". Un vídeo del supuesto lanzamiento fallido circuló por las redes sociales y fue emitido por las televisiones israelíes, pero su autenticidad no pudo ser confirmada inmediatamente. Una portavoz del primer ministro israelí, Yair Lapid, añadió:
"Esta noche, los terroristas de la Yihad Islámica en Gaza han disparado un cohete hacia niños israelíes, pero han acabado matando a niños gazatíes en su lugar".
El recrudecimiento de las tensiones comenzó el lunes, después de que Israel detuviera al líder de la Yihad Islámica en Cisjordania, Bassem Saadi, y un adolescente palestino muriera durante la redada. En medio de la protesta de los palestinos, la Yihad Islámica amenazó con tomar represalias y puso a sus combatientes en Gaza en estado de máxima alerta.

El viernes, las FDI lanzaron la Operación Amanecer, alegando la "amenaza inminente de ataque contra civiles israelíes que supone la organización terrorista Yihad Islámica". Los primeros ataques mataron a un alto comandante de la Yihad Islámica, Taysir al-Jabari, mientras que otros 10-20 agentes fueron supuestamente atacados con misiles y artillería.

En represalia, los militantes de la YIP lanzaron múltiples andanadas de cohetes contra Israel, más de 350 en total desde el viernes, según el Times of Israel. Las Fuerzas de Defensa de Israel afirman que al menos 90 de estos proyectiles se desviaron o se quedaron cortos dentro de Gaza, mientras que casi el 95% del resto fueron interceptados en el aire por los sistemas de defensa antimisiles Cúpula de Hierro.

El Ministerio de Sanidad de Gaza dijo que las hostilidades se habían cobrado hasta ahora 24 vidas, entre ellas seis niños y dos mujeres. No hubo informes de víctimas en el lado israelí.

Las Fuerzas de Defensa de Israel prometieron continuar la operación militar hasta alcanzar sus objetivos, diciendo el sábado que están preparados para una "semana de combates", y que no hay conversaciones de paz por el momento. El ministro de Defensa, Benny Gantz, tuiteó:
"[El] Estado de Israel está trabajando para defender a sus ciudadanos y... operaremos con decisión y con la mayor precisión posible contra los operativos e infraestructuras terroristas".