Traducido por el equipo de Sott.net

Un exempleado de Twitter ha sido condenado por no registrarse como agente de Arabia Saudí y por otros cargos tras acceder a datos privados de usuarios críticos con el gobierno del reino, en un caso de espionaje que abarcó desde Silicon Valley hasta Oriente Medio.
Ahmad Abouammo
© REUTERS
Ahmad Abouammo, mostrado en 2019, fue acusado de acceder a datos confidenciales de Twitter sobre los usuarios, sus direcciones de correo electrónico, números de teléfono y direcciones IP.
Ahmad Abouammo, ciudadano estadounidense y ex gerente de asociación con los medios de comunicación para la región de Oriente Medio de Twitter, fue acusado en 2019 de actuar como agente de Arabia Saudí sin registrarse con el gobierno estadounidense. Un jurado lo declaró culpable de seis cargos, incluyendo conspiración para cometer fraude electrónico y lavado de dinero. El jurado lo absolvió de otros cinco cargos relacionados con el fraude electrónico.

El caso marcó la primera vez que el reino, vinculado desde hace tiempo a Estados Unidos a través de sus enormes reservas de petróleo y acuerdos de seguridad regional, ha sido acusado de espiar en Estados Unidos.

Una denuncia del FBI de 2019 alegaba que Abouammo y el ciudadano saudí Ali Alzabarah, que trabajaba como ingeniero en Twitter, utilizaron sus cargos para acceder a datos confidenciales de Twitter sobre los usuarios, sus direcciones de correo electrónico, números de teléfono y direcciones IP, estas últimas para identificar la ubicación de un usuario.

Un tercer hombre nombrado en la denuncia, el ciudadano saudí Ahmed Al-Mutairi, habría trabajado con la familia real saudí como intermediario.

La denuncia de Estados Unidos afirmaba que se había accedido a los datos de los usuarios de más de 6.000 cuentas de Twitter, incluidos al menos 33 nombres de usuario para los que las fuerzas del orden saudíes habían presentado solicitudes de divulgación de emergencia a Twitter. Abouammo fue detenido en noviembre de 2019 y puesto en libertad bajo fianza. Se había declarado inocente. El FBI sigue incluyendo a Al-Mutairi y Alzabarah en su lista de buscados.

Los abogados de Abouammo y Twitter no respondieron inmediatamente a una solicitud de comentarios el martes.