El Ministerio de Exteriores de Rusia catalogó de irresponsable el veto de la ONU a una misión del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) a Ucrania para inspeccionar la central nuclear atacada por las fuerzas de Volodímir Zelenski.
«Esa decisión que bloqueó el viaje previsto de [director general del OIEA Rafael] Grossi a la central nuclear de Zaporiyia para realizar una inspección internacional, es irresponsable y conlleva una serie de eventos peligrosos», dijo la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova.
La portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova

La portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova

«Me parece que la secretaría de la ONU, que se ocupa del problema de la energía nuclear, incluidas las consecuencias de las catástrofes provocadas por el hombre, en los problemas generales en sentido amplio, debería comprender: el mundo camina al borde. Y no se trata de experimentos peligrosos de científicos que hacen experimentos en aras de la paz, el desarrollo, la búsqueda de fuentes de energía alternativas, sino que se trata de acciones criminales del régimen de Kiev en el marco de su actividad absolutamente anárquica, destructiva, cuyas consecuencias no estarán limitadas por ningún límite geográfico», aseguró la portavoz.
El 5 de agosto, las fuerzas de Zelenski volvieron a atacar con artillería pesada la planta nuclear de seis reactores, situada en el sureste de Ucrania, dañando dos líneas eléctricas de alta tensión. La ofensiva interrumpió el suministro eléctrico a una parte de los equipos del tercer reactor y redujo la capacidad de generación del cuarto reactor.

El OIEA y Rusia habían acordado el pasado 3 de junio el programa de la inspección a esa planta nuclear, protegida por las fuerzas rusas desde marzo para impedir la sustracción de materiales radiactivos y los ataques de las tropas de Zelenski.Zajárova advirtió a la ONU que «el mundo está al borde del abismo» y las consecuencias de los actos criminales destructivos del régimen de Zelenski no se limitarán a una zona geográfica específica.

El 9 de agosto el Ministerio de Exteriores de Rusia reveló que la Secretaría de la ONU frustró en el último momento el viaje de expertos del OIEA a la central nuclear de Zaporiyia.