El exmandatario estadounidense denunció que los agentes instaron a su personal en Mar-a-Lago a "apagar la cámara" y exigieron que nadie entrara en las habitaciones.
Mar a lago
© Steve Helber / AP
Mar-a-Lago, Palm Beach (Florida, EE.UU.), 10 de agosto de 2022.
Donald Trump sostiene que los agentes del FBI podrían haber 'sembrado' cualquier prueba en su contra durante el allanamiento de su residencia de Mar-a-Lago en Palm Beach (Florida, EE.UU.).

En una entrevista con Fox News difundida este lunes, el expresidente de Estados Unidos afirmó que los agentes "irrumpen y se llevan lo que quieren" y sugirió que "podrían haber plantado lo que quisieran" al momento de registrar su mansión.

"Podían coger lo que quisieran y meter lo que quisieran", declaró Trump en referencia al personal del FBI. "A mi gente le pidieron que se quedara afuera", agregó. También denunció que, durante el allanamiento, los agentes instaron a su equipo en Mar-a-Lago a "apagar la cámara" y determinaron que "nadie" podía pasar a las habitaciones.

El FBI allanó la residencia de Trump el 8 de agosto, en el marco de la investigación sobre una posible violación de la Ley de Espionaje por parte del exmandatario. Los agentes incautaron 11 juegos de documentos clasificados, algunos de ellos marcados como "ultrasecretos/SCI [información sensible compartimentada]", que es uno de los niveles más altos de información clasificada en EE.UU.

Trump niega la clasificación de esos registros, e insiste en que todos fueron desclasificados. En la entrevista, afirmó que sus representantes se habían puesto en contacto con el Departamento de Justicia para ofrecer ayuda en las pesquisas. "Si hay algo que podamos hacer para ayudar, yo y mi gente, sin duda estaríamos dispuestos a hacerlo", aseguró.
"Nunca ha habido un momento como este, en el que se hayan utilizado las fuerzas del orden para irrumpir en la casa de un expresidente de EE.UU., y hay una tremenda ira en el país, a un nivel que nunca se había visto antes, salvo en tiempos muy peligrosos", agregó Trump.

Ya en una publicación en la red social Truth Social, disponible solo en EE.UU., Trump acusó al FBI de "robar" durante la redada tres pasaportes suyos, incluyendo uno ya caducado, y reiteró que percibe lo sucedido como una persecución por motivos políticos, calificándola como "un asalto contra un oponente político a un nivel nunca visto antes" en el país.