Traducido por el equipo de Sott.net

El embajador ruso ante la ONU, Vasily Nebenzya, ha pedido a EEUU que "devuelva el dinero robado al pueblo afgano" en lugar de exigir a otros que contribuyan más a financiar la reconstrucción de un Afganistán devastado por la guerra.
Vasily Nebenzya
© TASS
El embajador ruso ante la ONU, Vasily Nebenzya

"Son ustedes los que deben pagar por sus propios errores", dijo Nebenzya el martes, dirigiéndose a la representante permanente de EEUU ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, quien afirmó durante una reunión del Consejo de Seguridad (CSNU) sobre Afganistán que Rusia contribuyó demasiado poco a financiar
la reconstrucción de un país arruinado en 20 años de guerra y ocupación por EEUU y sus aliados.

"Y, para empezar, es necesario devolver el dinero robado al pueblo afgano", dijo el enviado ruso. "Hemos ayudado y ayudaremos a Afganistán. Y les sugerimos que se centren en pagar las facturas al pueblo afgano por los 20 años de [su] ocupación inútil, que destruyó Afganistán y que puso a su pueblo al borde de la supervivencia".

Reprochando los comentarios de su homóloga estadounidense, Nebenzya dijo: "Por las largas especulaciones de nuestros colegas estadounidenses, esto podría percibirse como un llamamiento a Rusia y China para que paguen por la restauración de Afganistán". Supuestamente, son los EEUU y sus aliados los que están pagando todo, mientras que todo lo que Rusia y China hacen es pura palabrería".

"El cinismo de tales afirmaciones es sencillamente chocante", dijo, señalando que "se nos pide que paguemos por la restauración del país cuya economía fue efectivamente destruida por la ocupación de 20 años por EEUU y la OTAN", refiriéndose a la alianza militar liderada por EEUU, que participó en la ocupación de Afganistán.

"En lugar de admitir sus propios errores y tratar de solucionarlos, se nos acusa de no estar dispuestos a pagar la factura de otros", dijo Nebenzya. "Es una propuesta interesante".

Las declaraciones se produjeron después de que el gobierno del presidente estadounidense, Joe Biden, declarara a principios de este mes que no tenía previsto liberar miles de millones de dólares en activos congelados del gobierno afgano en breve, invocando la supuesta preocupación de que los fondos pudieran acabar en manos de "terroristas".

La decisión de no liberar los fondos afganos se produjo casi seis meses después de que Biden firmara una orden ejecutiva que permitía que los activos congelados financiaran potencialmente los litigios presentados por las familias de las víctimas de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en EEUU.

Sin embargo, un juez estadounidense dictaminó la semana pasada que las víctimas de los atentados del 11 de septiembre no debían ser autorizadas a embargar los activos afganos.

El enviado ruso a la ONU criticó los comentarios de su homólogo estadounidense durante la sesión del martes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre Afganistán, y añadió: "No todo puede medirse en dinero. Las vidas de los que murieron durante su imposición de la democracia en Afganistán no pueden medirse con dinero; ni el dinero puede comprar la lealtad del pueblo de Afganistán, que los EEUU ha perdido por completo, aparentemente".

EEUU teme que Afganistán planee un ataque contra su territorio

El ejército estadounidense dijo que había matado al líder de Al Qaeda Ayman al Zawahiri en Kabul el 31 de julio, afirmando que el líder terrorista había estado viviendo en el corazón de la capital afgana. Los funcionarios estadounidenses han citado desde entonces ese asunto como prueba de que los talibanes podrían estar dando cobijo a Al Qaeda. Los talibanes han rechazado tales especulaciones.

A principios de este mes, el director del FBI, Christopher Wray, citó la supuesta preocupación por la amenaza potencial de Al Qaeda, diciendo durante una audiencia en el Congreso: "Me preocupa la posibilidad de que veamos a Al Qaeda reconstituirse".

Al preguntársele si le preocupaba un ataque a la patria estadounidense "procedente de lugares como Afganistán", Wray dijo: "Nos preocupa. Especialmente ahora que estamos fuera, me preocupa la posible pérdida de fuentes y de recolección allí".

Las tropas estadounidenses se retiraron de Afganistán hace casi un año, después de que los talibanes firmaran el acuerdo de Doha de 2020, en el que se comprometían a no permitir que Afganistán volviera a ser utilizado como plataforma de lanzamiento de terroristas internacionales.

La administración talibán de Afganistán ha pedido en repetidas ocasiones a los gobiernos extranjeros que reviertan las sanciones impuestas a Kabul y descongelen los activos del Banco Central del país.

Los expertos sanitarios afganos han lanzado una severa advertencia sobre la grave situación sanitaria del país, agravada por la escasez de medicamentos relacionada con los activos congelados de la nación en EEUU. Afirman que es necesario tomar medidas urgentes para contener la pandemia de Covid-19 y un brote de sarampión en el país, al tiempo que citan la desnutrición aguda como otro problema de salud que requiere una acción rápida.