Ambos gobiernos han celebrado el fin de los ataques armados mientras que la ONU ha mantenido una reunión para buscar una solución al conflicto

Armenia y Azerbaiyán han firmado un acuerdo de alto el fuego durante la madrugada de este jueves para poner fin a la cruzada iniciada el martes y que ha dejado hasta el momento un balance de 155 muertos, según ha informado un alto funcionario armenio.
Armenia y Azerbaiyán por Nagorno Karabaj.
© GEVORG GHAZARYAN (Xinhua News)
Entierro de una víctima del conflicto armado entre Armenia y Azerbaiyán por Nagorno Karabaj.
El secretario en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para Armenia, Armen Grigoryan, ha asegurado en la televisión pública del país que, gracias a la ayuda de la comunidad internacional, se ha llegado a un acuerdo para que ambos bandos depongan las armas.

«Gracias a la implicación de la comunidad internacional, acordamos un alto el fuego con Azerbaiyán a partir de las 20.00 horas (hora local) del 14 de septiembre», ha asegurado Grigoryan, añadiendo que espera que Azerbaiyán «continúe cumpliendo el alto el fuego», según ha recogido News Am.

Horas antes, las autoridades de Azerbaiyán ofrecieron a Armenia un alto al fuego humanitario, pese a que después ha acusado al país vecino de no aceptarlo.

Con todo, el Consejo de Seguridad de la ONU ha celebrado este miércoles una reunión a puerta cerrada para tratar la situación en la frontera entre Azerbaiyán y Armenia.

En la reunión, Rusia ha subrayado a los participantes sus propios esfuerzos y el trabajo de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) para poner fin al conflicto, según ha dicho el representante permanente de Rusia ante la ONU, Vasily Nebenzya, en declaraciones a la agencia TASS.

Armenia y Azerbaiyán, un nuevo viejo conflicto

Armenia y Azerbaiyán protagonizaron un enfrentamiento en 2020 por hacerse con el control de Nagorno Karabaj, un territorio con población mayoritariamente armenia que es foco de conflicto desde que decidiera separarse en 1988 de la región de Azerbaiyán integrada en la Unión Soviética.

Las hostilidades entre ambos países se prolongaron durante seis semanas y dejaron miles de muertos. Finalmente cesaron cuando los dos países alcanzaron un acuerdo sobre el alto el fuego con la mediación de Rusia, por el que se permitía que las fuerzas de paz rusas se establecieran en Nagorno Karabaj por un periodo de cinco años.

Ahora, durante la madrugada del pasado martes, este territorio volvió a ser escenario de enfrentamientos, en el marco de los que ya han perdido la vida más de 150 soldados, en su mayoría del lado armenio. Rusia anunció el mismo martes un acuerdo de alto el fuego, mientras que Azerbaiyán ha ofrecido este miércoles un alto al fuego humanitario.