Este comportamiento "devalúa" el papel del Consejo de Seguridad y de la Naciones Unidas como "plataformas de diálogo serio", advirtió el representante permanente de Rusia ante la ONU.
Vasili Nebenzia
© Lev Radin / Legion-Media
El representante permanente de Rusia ante la ONU, Vasili Nebenzia.
El representante permanente de Rusia ante la ONU, Vasili Nebenzia, denunció este martes que durante la intervención virtual del presidente de Ucrania, Vladímir Zelenski, en la Asamblea General en Nueva York, la semana pasada, se reuniera "de forma intencionada" una multitud de personas en la sala para con el fin de "mostrar un amplio apoyo" al mandatario entre los miembros del órgano.

Sostuvo que muchas delegaciones expresaron su "desconcierto" cuando "estos grupos de delegados supuestamente prooccidentales entraron y salieron de forma centralizada", tras "cumplir su función". "No crean que nadie se dio cuenta", puntualizó el diplomático ruso durante una sesión del Consejo de Seguridad.

Este tipo de técnicas "torpes y primitivas" de relaciones públicas "devalúan" el papel del Consejo de Seguridad y de la ONU como "plataforma de diálogo serio", lo que deriva en "un espectáculo de relaciones públicas políticas", aseguró.

Nabenzia subrayó que el hecho "demuestra una vez más la verdadera actitud de las delegaciones occidentales hacia las Naciones Unidas". "No les importa la integridad de sus fundamentos, ni su credibilidad, ni su percepción a los ojos de la comunidad internacional", indició. Y añadió: "en su frenesí rusófobo ustedes están dispuestos a sacrificar todo".

Entretanto, el diplomático aseguró que Moscú no se opone a la participación del presidente ucraniano en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, si bien recalcó que "debería ser en persona". En este sentido, argumentó que no se trata solamente del cumplimiento de las normas existentes, sino que "es una cuestión de respeto" al organismo. "El Consejo no debe convertirse en una plataforma de espectáculos políticos ni de cine", indicó.


Asimismo, denunció las prácticas discriminatorias entre los miembros de la ONU, dado que "gran parte" de la ayuda humanitaria internacional se centra en Ucrania, mientras que los necesitados en otras partes del mundo son "olvidados". Nebenzia acusó igualmente a Europa de "doble rasero" en relación a los migrantes. "Se da luz verde a los refugiados en todas las fronteras europeas, mientras se rechaza a los refugiados de África, Oriente Medio y otras regiones", señaló, al tiempo que instó a los Estados miembros de la ONU a adoptar "una postura de principios en esta cuestión".