Islas Atlánticas
© EFE
El equipo ya ha realizado el trabajo de campo arqueológico y ahora analiza muestras
España. Siete entidades arqueológicas inéditas, diversos puntos de conjuntos de materiales tanto líticos como cerámicos y de metal, así como un importante volumen de información que ha permitido establecer que la ocupación y desocupación de las Islas Atlánticas fue una constante desde la Prehistoria hasta 1970. Estas son algunas de las primeras revelaciones del proyecto multidisciplinar desarrollado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), a través del Instituto de Ciencias del Patrimonio (Incipit).

El estudio, «Procesos de formación y cambio del paisaje cultural del Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia», se realiza con una perspectiva interdisciplinar con el objetivo general de indagar desde diferentes puntos de vista en los procesos de interacción de la sociedad con las Islas tanto en el pasado como en el presente.

«A priori, se puede pensar que el PNIA de Galicia es un paisaje natural que apenas ha experimentado transformaciones provocadas por la acción humana. Sin embargo, desde el CSIC queremos llamar la atención sobre que estas Islas estuvieron ocupadas por comunidades que fueron dejando su huella, transformando el paisaje (por ejemplo, a través de la instalación de poblados o la explotación de los recursos naturales) y que, a día de hoy, la sociedad sigue interviniendo en ellas (por ejemplo, a través de la población que vive en Ons o el turismo)», destaca la investigadora Paula Ballesteros Arias.

Iniciativa pionera

Hasta ahora no se había planteado una aproximación integral de este tipo al Parque, extremo que hace pionera la iniciativa, caracterizada por tener como eje el paisaje cultural y «por integrar perspectivas disciplinares complementarias como la historia, la arqueología, la antropología y el paleoambiente», señala Felipe Criado Boado, director del Incipit (CSIC).

Desde su inicio en 2011, con un horizonte a dos años vista, una de sus primeras acciones consistió en la prospección arqueológica de los archipiélagos de Sálvora, Cortegada y Ons, lo que ha proporcionado nuevos datos sobre las ocupaciones prehistóricas, protohistóricas e históricas que allí tuvieron lugar. Yacimientos inéditos y singulares que han permitido adentrarse en los modos de explotación del litoral, por ejemplo, la explotación de moluscos evidenciada a través de los concheiros de Sálvora y Cortegada o la manufactura de salazón de pescado situada en Canexol en Ons.

Otra de sus acciones fue la de establecer el ranking del estado de vulnerabilidad y el estado de conservación de algunos de los yacimientos situados a pie de costa. Así, Elías López Romero, investigador, indica que «los resultados son positivos, y el menor riesgo de destrucción que en general presentan estos yacimientos se explica en parte por el hecho de que el Parque es un área natural protegida con acceso regulado en muchas áreas». En estos momentos, el equipo tiene reconstruida parte de su historia y ahora está procesando los datos obtenidos y elaborando un catálogo con los elementos patrimoniales del PNIA.