araña prehistórica
© Universidad de Oregon
Fósil en ámbar de 100 millones de años, descubierto en Birmania.
Los investigadores de la Universidad de Oregón sorprendieron al mundo con la publicación de un ataque de araña prehistórico a una avispa ocurrido hace 100 millones de años atrás e inmortalizado en un fósil de ámbar. Es el primer evento de esta naturaleza captado de esta manera.

Esta escena ocurrió en el Valle de Hukawng de Birmania, ahora llamado Myanmar, en el período Cretácico temprano, entre 97 y 110 millones de años atrás, y según el equipo de estudio, "casi con toda seguridad con los dinosaurios vagando cerca", comunicó la Universidad.

"Los fósiles son extraordinariamente raros en un trozo de ámbar, conservan el evento con gran detalle", destacó el profesor, George Poinar, zoólogo de la Universidad Estatal de Oregón, experto mundial de insectos atrapados en ámbar.

En el ámbar se observa que una joven araña está atacando a su presa, una avispa macho. Al costado hay una pata de una araña macho. Esto llamó la atención al doctor Poinar, ya que es una conducta social que solo existe en algunas especies, "pero es bastante rara", informó.

"La mayoría de las arañas tienen sus vidas solitarias, a menudo caníbales, y los machos no dudarían en atacar a especies inmaduras en su misma casa", agregó.

Observando con detalle, también se capturaron 15 líneas ininterrumpidas de seda de la araña prehistórica.

Según cuenta el especialista, una avispa parásito macho quedó atrapado en una tela de araña y estaba a punto de ser el menú de un joven dueño de casa. Cerca de ambos se aprecia la presencia de una araña adulta macho. El ataque no se logró concretar ya que en ese momento una resina de árbol cayó sobre los tres.

"Esta fue la peor pesadilla de la avispa, y nunca se terminó", agrega el Dr. Poinar.

La evidencia más antigua de un fósil de araña, hasta el momento data de hace 130 millones de años y un ataque real de una araña sobre su presa atrapada en su red, nunca había sido estampado en un fósil, dijeron los investigadores de Oregón. Ellos estiman que las arañas existen desde hace unos 200 millones de años.

La avispa que se ve atrapada es un tipo de parásito de los huevos de arañas y tanto ella como la araña pertenecen a especies extintas.

"Sus grandes ojos aterrorizados probablemente ahora mirarán por toda la eternidad a su atacante", dice bromeando el Dr. Poinar.