extinción masiva
© Universidad de Leeds
El escenario cambió hace 250 millones de años atrás y las temperaturas se alzaron a 50 y 60 grados Celsius en la Tierra a nivel de los trópicos, mientras que en el mar subió a los 40 grados C.
Científicos de Alemania, China y Estados Unidos, confirman que una de las peores extinciones masivas de todos los tiempos ocurrida hace 250 millones de años atrás, en una era anterior a la de los dinosaurios fue causada por el aumento de la temperatura a niveles de 50 y 60 grados Celsius en la Tierra y a 40 grados Celsius en la superficie del mar.

Según el reporte publicado por la Universidad de Leed, sobre una investigación que duró 20 años, por primera vez un grupo de científicos registró las temperaturas del período prehistórico entre 252 millones de años de años atrás y los 247 millones de años, lo que les permite concluir que la alza de temperatura fue una de las causas del colapso.

Esta extinción a finales de la era llamada Pérmico, acabó con casi toda la vida terrestre y marina, y la zona muerta, donde no se vieron más especies vivas, duró decenas de miles de años, según el reporte.

Esta zona muerta se prolongó en el tiempo y la describen como una zona húmeda que se encontraba en los trópicos. En ella, no existía casi nada de crecimiento. No había bosques y solo se fueron desarrollando algunos arbustos y helechos. No existían tampoco los pescados o los reptiles marinos característicos de estos lugares, solo algunos mariscos.

Tampoco existían animales terrestres. Los investigadores creen que la alta tasa metabólica los imposibilitó de hacer frente a las temperaturas extremas. Sólo las regiones polares proporcionaron un refugio contra el calor abrasador, destacan.

El escenario antes de la extinción masiva de finales del Pérmico de la Tierra era lleno de numerosas especies de plantas y animales, incluyendo reptiles y anfibios primitivos y una gran variedad de criaturas marinas, incluyendo los corales y los lirios de mar.

Según los científicos, creen que esto cambió al interrumpirse el ciclo global del carbono. En circunstancias normales, las plantas ayudan a regular las temperaturas al absorber CO2 y enterrarlo como la materia vegetal. La desaparición de las plantas hizo que los niveles de CO2 subieran sin control y las temperaturas aumentaran a niveles letales.

En toneladas de rocas en China se detectaron unos 15 mil dientes de un diminuto pez llamado conodontos. En ellos se estudiaron los isótopos de oxígeno y de esta manera se pudo detectar la temperatura del pasado prehistórico de la Tierra.

"Nadie se ha atrevido a decir que los climas del pasado habían alcanzado estos niveles de calor. Esperamos que el calentamiento global futuro no adquiera temperaturas como las de 250 millones de años, pero si lo hace, hemos demostrado que puede tardar millones de años en recuperarse", concluyen los investigadores.