Régimen chino
© Weibo.com
Lei Zhengfu y Dacai Yang, cuyos escándalos fueron expuestos recientemente en línea, en una caricatura. En el pizarra dice: "Internet no está fuera de la ley".
Los medios estatales dieron a conocer la intención del Partido Comunista chino de sancionar la libertad de expresión en Internet.

El 20 de diciembre, la Agencia de Noticias Xinhua, el Diario popular y Guangming Daily, voceros principales del régimen, circularon editoriales de primera plana sobre Internet como "sujeto a la ley", y repitieron este tema el 21 de diciembre. Sitios webs que habitualmente estan al servicio de los objetivos de la propaganda del Partido hicieron lo mismo, con Sina, Sohu, Netease dirigiendo editoriales sobre "el fortalecimiento de las restricciones impuestas por la ley a través de Internet".

Los artículos son signos típicos de un cambio de política, utilizando noticias para indicar la campaña que se aproxima. Weibo (la versión china de Twitter), y otras plataformas de Internet fueron anfitrionas de discusiones francas y animadas en respuesta a la noticia.

Por lo menos dos funcionarios de alto rango fueron recientemente avergonzados por los escándalos de publicidad en Internet. Lei Zhengfu y Dacai Yang tienen buenas razones para desear tales restricciones. Una caricatura publicada por el periodista, Liu Xiangdong en El Observador Económico sugiere un motivo para las medidas enérgicas propuestas, con Lei y Yang y señalando el titular: "Internet no está fuera de la ley".

"Creo que esta es una señal de represión", dijo el disidente Shen Liangqing en una entrevista con la emisora, Sonido de la Esperanza.

El influyente economista Han Zhiguo denunció la llegada de más represión poco después del reciente cambio de liderazgo en el 18º Congreso del Partido, cuando muchos chinos tenían esperanzas de reforma política. Escribió en Weibo a sus cuatro millones de seguidores: "La luna de miel no ha pasado, y Weibo se enfrenta a un nuevo peligro. Durante este tiempo cuando la sociedad tiene esperanza, este tipo de pensamiento habitual [de las autoridades] es inconcebible".

Este mismo sentimiento de decepción fue respaldado por otro autor popular. Xu Xiaonian, profesor en China Europe International Business School, quien comentó a sus más de cinco millones de seguidores, "¿Quién va a creer, incluso si otras políticas de reforma se promueven en el futuro?"

Algunas personas estaban desdeñosas de más censura de Internet. "De mi experiencia personal, creo que el Diario del Pueblo debería llamarse la fuente del mal, Guangming Daily debería llamarse la fuente del pecado, y CCTV, que es la fuente de todos los males", escribió el internauta Chen VI 1968.

Otro usuario de Internet expresó su desafío: "El año pasado se implementó un sistema de registro de nombre real en Weibo, y esto fue muy intimidante para nosotros. Sin embargo, debido a la valentía de todos, el nuevo sistema falló. Ahora, dicen que Internet no está fuera de la ley, y tratan de utilizar un método diferente para intimidarnos. A Yugong le gustaría decir unas pocas palabras: Internet no está fuera de la ley pero China tampoco es propiedad privada de la dictadura autoritaria, por lo que pido a todos ustedes por favor salgan de China, cuanto más lejos, mejor".

Más tarde comentó "Yugong alejándose del Partido", refiriéndose a un cuento chino en el que un anciano sigue tratando de mover una montaña una y otra vez de enfrente de su casa. Su determinación toca a los dioses, y mueven la montaña para él.